Publicidad

martes, febrero 22, 2005

¡No te ajunto! ¡Hala!

Que la política es lo mas parecido que hay a un patio de un colegio, no hace falta mucho para comprobarlo. Viendo esta tarde las noticias en TV3 he podido ver el discreto apretón de manos de Bush a Zapatero en la cumbre de Bruselas. Me he imaginado lo que deben de pensar mas de un adicto al regimen anterior (el de Aznar, no malinterpretemos): que si hemos perdido peso exterior, que si antes eramos alguien en el mundo, que si ahora nos toman por el pito del sereno... en fin... un sinfin de "pedradas" a nuestro actual Presidente simplemente porque no es recibido por el reelegido (Dios nos coja confesados) Presidente de los EE.UU., mientras el anterior estaba todos los dias en su ranchito de Kansas y practicaba el "spanglish" con su amiguito yanqui.

Realmente choca mucho éste "ahora no te ajunto porque has echado a mi amiguito de la poltrona" con el cual obsequia a ZP ,y se despiertan muchas incógnitas al respecto. Por ejemplo, si el lazo de unión entre Bush y Aznar era el de amistad de presidentes de paises de cierto peso estratégico en la geopolítica mundial -el caso de EE.UU y Francia- el hecho de que cambie el presidente de uno u otro no impide un acercamiento de ambas políticas (aún divergentes y opuestas), ya que se necesitan en mayor o menor medida, aunque sea para controlarse mutuamente. Pero en el caso de España, resulta que el cambio de presidente por parte de una de las partes ha implicado un estancamiento, por no decir retroceso, de relaciones entre ambas naciones. El hecho, cuando menos resulta curioso. ¿Y porqué esto? Pues despues de hacer ejercicios anti-Alzheimer llegué a una curiosa conclusión: el verdadero interés de Bush no era España, sino el propio Aznar... y ahora no me sean mal pensados.

España, seamos sinceros, tiene poco que ofertar al Tio Sam. No tiene una gran economia, ni una situación privilegiada en el mundo, ni resulta un gran mercado para sus productos, pero sí tenía cierto interés en tanto que componente de la Union Europea como cuña para romper la unidad de acción que promovian Francia y Alemania (y con ellos intentando arrastrar el resto de EU) en contra de EE.UU en el conflicto petrolífero de Iraq. ¿Como hacerlo de forma sencilla? Aprovechando al "pelota" de turno (en este caso Aznar) y halagandolo de forma exagerada - ya se sabe que el halago debilita-, haciendolo hacer todo lo que a Bush le interesó con el fin de crear la incertidumbre dentro de la Union Europea. Y le funcionó a la perfección; la voluntad de todo el pueblo no tuvo suficiente peso para que su divinizado presidente no enviara las tropas a Iraq. Un par de fotos, un par de whiskies y sentirse integrado en el bando de las potencias mundiales obraron el milagro. La diplomacia norteamericana habia dorado la píldora al ego de Aznar con tal maestría que lo exprimieron como a un limón y sacaron de él lo que quisieron... hasta el 11-M. En España, el 14-M la tortilla dió la vuelta y descabalgó de golpe al partido entonces al mando, entrando un nuevo gobierno de talante totalmente opuesto al que salía, retirando a las primeras de cambio los hombres desplazados a Iraq.

El contingente desplazado no era en absoluto importante, pero su retirada significaba un cambio de tendencia al desaparecer la "cizaña" que representaba España hasta entonces en Europa. Vale que quedaban Italia y Polonia, pero Berlusconi no era tonto y decidió no implicarse demasiado y desapareció del punto de mira de la actualidad -aunque llevase las tropas que quiso y aún sigan allí-, y Polonia no tiene (aún, denles un poco de tiempo) el peso de España. Por lo tanto, desapareció el interés por España y por su presidente... aunque le permitiese saciar su ego en Georgetown, consideraciones del sentido del ridículo, aparte, claro está.

En fin... que posiblemente este pais esté ,según el peso mundial actual de España,en el sitio que se merece, es decir, un saludo cordial y poco mas. No hay que darle mas importancia por un saludito mas o menos. El gran reto es conseguir que España se desarrolle lo suficiente para que sean los grandes los que tengan que venir a saludarla. Hasta entonces habrá que trabajar duro... empezando por los presidentes, que está muy bien lo de los intérpretes, pero ¡coño! ¡A ver si aprende alguno el inglés, el francés y el alemán correctamente!

Así nos ha lucido el pelo siempre; al menos ZP habla francés. Jordi Pujol, además de castellano, habla inglés y francés fluido. Algunos tendrian que aprender, no como otros...

Que nadie me malinterprete.

1 comentario:

Armand dijo...

Hola Ireneu,

Sóc l'Armand, "l'altre perico" d'es.rec.deportes.futbol. He estat tafanejant una mica pel teu "blog" (fent cas de la teva invitació al peu dels "posts" que vas deixar a erdf) i m'ha sorprès gratament veure que no només coincidim en matèria futbolística (si més no tots dos som periquitos) sino també en altres temes. Realment signaria bona part de les coses que escrius aquí, entre elles aquesta que he triat per respondre't, i em fa l'efecte que en política tenim també idees bastant semblants.

Bé, només volia deixar constància de la meva visita i saludar-te. A veure si ens llegim més sovint a erdf, i prometo visitar de tant en tant el teu blog.

Armand

P.S.: Per cert, en Jordi Pujol també parla Alemany :-)