Publicidad

martes, marzo 01, 2005

Ha nevado en BCN; Catalunya se colapsa.

En este "santo" pais que es Catalunya, nos quejamos muy habitualmente del centralismo español ejercido por Madrid, la cual se convierte en la culpable -sin posibilidad de redención- de absolutamente todos nuestros males. Sin embargo, como siempre, nos olvidamos de mirarnos el ombligo. Vale que tenemos un ombligo muy majo y digno de enseñar, pero tambien tenemos vigas en los ojos que nos negamos a ver.

Barcelona (entiendase todo el area metropolitana), tiene el 33% de la población de toda Catalunya , o lo que es lo mismo, 2.275.000 personas respecto 6.813.000. Para que veamos cual es la proporción de esta desproporción, es como si en el conjunto de España, con más de 43 millones de españoles -que se se sientan o no, eso es otra historia-, el area metropolitana de Madrid tuviera mas de 14 millones de personas.

Este anterior dato, da una idea de la colosal centralización de los poderes y servicios respecto Barcelona ciudad y su entorno immediato. Madrid será centralista, con el 7% de población española, pero Barcelona ciudad lo es inmensamente más, con su 23% de la población catalana. Ello obliga muchas veces a considerar Catalunya, única y simplemente, Barcelona... para agravio del resto de población catalana , osea, el 66% restante que no vive en el area metropolitana.

Ello se puede ver reflejado en todos los ámbitos, desde la cantidad de servicios que se acumulan en educación, sanidad (cualquiera que se haga algo mas que un padrastro ha de ser trasladado a Barcelona), administración, de recreación... todo. Y ya no me meto en el mundo del deporte, mas concretamente el fútbol... solo los aficionados del F.C Barcelona son catalanes, el resto, no. Impresionante.

Y para muestra un botón. Ayer, con las misérrimas nevadas que se produjeron en Barcelona, parecia que una nueva época glaciar se había producido. Todos los medios de comunicación hablaron- y hablan- de ello; las redacciones de los periódicos catalanes sacan humo con tanta información sobre una nevada que , a lo sumo, dió unos 5 cms en la parte alta de la ciudad. Aún hoy todas las portadas de los periódicos catalanes destacan la nevada y el follón que se organizó.

Llevamos casi dos meses de temporales de frio y nieve en Catalunya, con carreteras cortadas y pueblos aislados, en los que Barcelona se habia quedado raramente al margen, y para los cuales la cobertura periodistica habia sido mas bien escasa. Ahora bien, ha sido caer cuatro copos en Barcelona y la estructura informativa de todos los medios de comunicación se ha volcado en masa, como si una de las noticias mas importantes de los últimos decenios se hubiera producido. En Berga o Lleida no pueden por menos que pensar que se está exagerando. Y tienen toda la razón.

Barcelona se queja de centralismo, pero no se da cuenta - o no quiere darse cuenta- que su centralismo es mas opresor si cabe. El caso del Carmel es un claro ejemplo de centralización mediatica: en Sallent tienen un problema similar al suyo - se hunden los pisos por la existencia de un agujero subterraneo-, pero llevan diez años en que ninguna administración les hace caso y sólo la situación del Carmel ha permitido dar un poco de publicidad a su situación.

Siempre nos quedará ver si , al menos, en este derby el resto de la población catalana se impone al F.C. Catalunya. De ilusión tambien se vive.

No hay comentarios: