Publicidad

lunes, marzo 14, 2005

¡Un poco de respeto, por favor!

Hoy me ha tocado ir a un entierro (y ya van no se cuantos en los últimos meses) y no me acostumbro. No es que me cueste el plantearme el asunto de la muerte, bien al contrario, como creo expresarlo claramente en el título de este blog. A lo que realmente no puedo acostumbrarme es a la reacción de un gran número de personas que asisten a un funeral. A muchos de ellos le recomendaria que se quedaran en casa.

Tal vez la culpa sea mia por ser demasiado exigente o demasiado estricto, pero creo que cuando asistimos a un entierro, ya sea en el tanatorio, al responso, o en el momento de la inhumación misma en el cementerio, el respeto al dolor de la familia y a la memoria del finado ha de ser total. Cualquier superficialidad sobra. Cualquier banalidad está de más.

Sin embargo, hay gente que se piensa que es un guateque y que un entierro,no deja de ser mas que una reunión social más. Que pena. Yo no digo que se tenga que ir de luto riguroso, ni que se inmole la familia con el muerto... no, eso es "show" para hacer bonito y es justamente eso lo que critico: hacer el paripé y cumplir por compromiso. Cada uno puede expresar sus sentimientos respecto la muerte como crea mejor, no hay nada que criticar, al contrario, pero siempre que se respete la trascendencia del momento.

¿Porqué un funeral se convierte en el mejor sitio para hablar de fútbol? ¿Es respeto el reirse a carcajadas? ¿Es solidaridad que suene el movil durante 30 segundos en pleno oficio religioso? ¿Es humano abalanzarse a los familiares próximos para ser el primero que los saluda una vez finalizado el acto? No, es una falta de consideración total y absoluta, pero queda muy bien estar en la foto. El "qué dirán", tiene mas peso que el sentido común. Así nos luce el pelo.

Soy del pensar que en una situación así la familia está destrozada, aclaparada, agobiada por la situación. Uno, ante esta perspectiva no ha de añadirse al dolor, sino que, con su presencia, ha de ser partícipe del momento amargo y si se quiere, en un momento mas íntimo, hacerles participes de tu solidaridad. Si consideras que has de ir por compromiso, lo menos que puedes hacer es no banalizar el acto, ya que para mucha gente es un momento de dolor profundo. El futbol puede quedar a un lado, el movil puede estar apagado, las risotadas, para una cena.

Hemos superficializado tanto la muerte en esta sociedad, tanto la hemos querido olvidar y olvidar lo que nos implica, que hemos convertido un evento doloroso en un cabaret. Nos hemos quedado con el "carpe diem", pero hemos ocultado y olvidado el "memento mori" que lo continúa.

A toda esa gente, simplemente recordarselo: ¡Memento Mori!

No hay comentarios: