Publicidad

lunes, abril 25, 2005

El despreciable voto del bonsai

Este fin de semana la asociación de bonsai a la que pertenezco (Associació Catalana Amics del Bonsai) ha organizado una exposición en L'Hospitalet con los árboles que los asociados buenamente hemos podido -o querido- aportar. Yo he presentado un modesto olivo, una pequeña joya de mi colección, pero que en comparación con los de los demás ha quedado a la altura del betún, o al menos esa sensación me ha dado al ver el nivelazo de lo presentado, pese a los comentarios favorables y dudosamente objetivos de mi novia. La exposición, por suerte, ha sido todo un éxito de participación. Un éxito en el cual, el ayuntamiento de la ciudad NO ha tenido gran parte de culpa.

El arte del bonsai no está muy extendido y somos pocos los que disfrutamos de este hobby que mezcla arte, amor a la naturaleza, algo de filosofía y un mucho de conocimientos botánicos, pero el resultado del cual gusta de ser observado por mucha gente. Sin embargo esta atracción no ha sido suficiente para que el ayuntamiento de L'Hospitalet haya tenido el más mínimo detalle de incluirte en ninguna de las millonarias propagandas que ha hecho de las fiestas de Primavera en las que el acto estaba incluido. Por no salir no hemos salido ni en el programa oficial de actos. Los "responsables" han hecho oídos sordos a los continuos requerimientos por parte de la directiva para arreglar el asunto.

Está bien que te cedan un espacio tan privilegiado como los jardines de Can Sumarro, pero si todo ello no va acompañado de lo más básico que es la promoción por toda la ciudad, el esfuerzo de muchas personas se va al traste. ¿Respuesta? Que el bonsai es minoritario. Para matarlos, vamos.

El cultivo del bonsai es igual de minoritario como lo puede ser la Formula 1, en el que hay muy pocos que corren en monoplazas, pero es un gran espectáculo que mueve masas. El bonsai es parecido, hay pocos que hacemos bonsai, pero en cualquier sitio que se haga una exposición acaba por concentrarse un gran gentío porque es un espectáculo digno de ver: Un manzano o un cerezo en flor de un tamaño de un palmo de altura es siempre espectacular.

Al fin, los esfuerzos y medios propios de la asociación por promocionar el evento entre el público asistente a otros actos han dado su resultado positivo. De mientras los "responsables" del ayuntamiento se han lavado las manos del asunto demostrando, una vez más, la desidia, dejadez y descoordinación con que muchas veces actúan los mandos intermedios -y no tan intermedios- de éste consistorio en eventos que no son traducibles en votos directos.

A ver cuando se les olvida poner en el programa de actos el castillo de fuegos artificiales o la actuación del "triunfito" de moda.

Eso, tranquilos, no pasará jamás.

3 comentarios:

El inadaptado dijo...

Es que a los políticos les suele dar urticaria el mecenazgo cultural, si no va aliñado con especulación urbanística o propaganda electoral.

Bueno, menos a Felipe Gonzalez, claro, que también le gustaba cultivar bonsais...

laceci dijo...

Yo prefiero dejar los bonsais, hasta que me sobrevivan las plantas que tengo en casa...

¿Les hablas a tus arbolitos? Yo intento hablar a las planticas para animarlas a crecer, pero creo que las mareo más..

Ireneu dijo...

No,hablarles no les hablo, pero los miro mucho y les mimo lo que puedo...les rasco el tronquito y esas cosas... ;-)
Si tu las hablas, atenta a que temas toques, que si les hablas de política tienden a marchitarse, jejejeje