Publicidad

jueves, abril 14, 2005

El eterno problema vasco

Ayer por la noche en TV3 emitieron un programa sobre el Pais Vasco y posteriormente la película-documental "La pelota vasca". Yo ya tenía una idea hecha del problema vasco, pero no había visto dicho documental, las referencias del cual habian sido nefastas desde la perspectiva de la derecha nacionalista española.

He de reconocer que dicho documental no es que sea una obra maestra, pero tampoco es el demonio personificado como lo habían vendido otros. Posiblemente ello fuera debido a que salen políticos de todas condiciones, menos del PP. Si os soy sincero, tampoco los encontré en falta.

¿El problema vasco? He llegado a la conclusión de que ETA solo es una parte del problema, no el problema. Todos las partes implicadas (políticos sobre todo) estan jugando a estirar de la cuerda, ese juego tradicional vasco, pero con el problema que la cuerda que estan estirando es la de la propia sociedad civil, la cual está dando visos de romperse. El problema sería facilmente resuelto si todos se pusieran a hablar y llegaran a un acuerdo, pero la negativa a dar su brazo a torcer, unos por la lengua y la cultura, otros por el estado, otros por intereses partidistas, está impidiendo que la tan deseada paz llegue a Euzkadi. Orgullo tonto que a lo único que lleva es a muertos y violencia gratuita.

Unos dicen "Vascongadas es España" y otros dicen "Independentzia", pero si nos fijamos bien, son caras de la misma moneda: unos reaccionan en tanto que los otros actuan. Es un bucle sin fin que no acabará hasta que alguien haga el gesto. Hoy por hoy el PP, como elemento radical españolista, no esta dispuesto a dar su brazo a torcer; la izquierda abertzale, tampoco. Tunel sin salida.

Si somos realistas, un Pais Vasco independiente es tan utópico como un Pais Vasco "español"al estilo castellano ¿Porqué? Porque son diferentes, no tienen nada que ver, ni por cultura, ni por lengua con el resto de la peninsula. Y aquí radica el problema: la negación de esa diferenciación por parte de Madrid es la que causa todo el problema. ¿Porqué no empezamos por aquí? Si, son diferentes, y ellos quieren, y tienen derecho mantener su cultura. Sentemonos en una mesa, sin orgullosas condiciones previas por ninguna de las partes, e intentemos llegar a un punto medio en el cual todo el mundo pueda hallar su sitio. Pero me parece que esto tambien es utópico. La derecha castellanófila quiere imponer su "legalidad"; ETA, su "derecho". Entre todos lo mataron, y el solo se murió.

Triste fin para una sociedad milenaria.

2 comentarios:

odyseo dijo...

ese tirar de la cuerda es un negocio que el PNV y los nacionalistas de todas partes han aprendido a jugar muy bien: cada tirón supone llenar los bolsillos de su gente. Lo demás es pura parafernalia mediática y política.

Ireneu dijo...

Bueno, es que ese es el juego político:"quid pro quo", el negociar. El problema está en que haya políticos que no quieran jugar por intereses económicos y/o partidistas. El pueblo siempre sale perdiendo entonces, pero no los de siempre, claro.