Publicidad

viernes, abril 15, 2005

Los conquistados papeles de Salamanca.

El gobierno devolverá los papeles de Salamanca a la Generalitat, para "deshonra" de muchos que piensan que esta sencilla y justa reparación historica mancillará para siempre la historia de España. Ni España se va a desmembrar por que se devuelvan, ni el archivo de la Guerra Civil va quedar expoliado, ni la Generalitat se veria muy afectada porque no volviesen, pero al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.

Esos papeles, al ser de la Generalitat, no tienen porque estar en otro sitio si ella no quiere, porque , al fin y al cabo, y por mas vueltas que se le de, es la propietaria de esa documentación. El hecho de que fuesen depositados por Franco durante las postrimerías de la guerra civil en Salamanca no es por casualidad. Era, y es, uno de los bastiones españolistas por antonomasia, una de las zonas "leales" al regimen franquista/españolista. Evidentemente no iba a depositar los usufructos de los expolios de las zonas rojas en una zona que no fuera de su confianza. Y Salamanca lo era. Lo es.

Basta simplemente visitar Salamanca para darse cuenta que todo su sentido, todo su ser, ronda entorno a la infinidad de iglesias, su Plaza Mayor, la Universidad y su sentimiento de ser "español" ante todo. Cualquier tienda de souvenirs que se visite -y no hay pocas- se presenta aderezada con todo tipo de adminiculos, no típicamente salmantinos sino de imaginario tipicamente "español". Alguien pudiera decir que como en todos sitios y todas las tiendas de souvenirs de este pais, pero no, justamente llaman la atención por su exceso. Toda Salamanca, toda, rezuma españolidad.

Su sentimiento de "castellano-leonés" es absolutamente secundario, volcado en un nacionalismo español a ultranza. Para ellos es inconcebible que alguien se sienta antes castellano que español, porque es todo lo mismo. Desde su punto de vista, el hecho de que un vasco o un catalán no quiera saber nada de España es tanto mas grave cuanto se está atacando a su sentimiento de grupo. Y si algún sitio hay en que se respire el "nacionalismo español" tantas veces negado por un hipócrita Partido Popular, es aquí.

En este marco nos encontramos con la polémica de los Papeles de Salamanca. Los políticos nacionalistas españoles se niegan a devolver lo que fue depositado por el Jefe del Estado Español en sus estancias, simplemente como negación orgullosa a aquellos nacionalistas catalanes que odian lo que ellos sienten como propio: el sentimiento de españolidad. Los nacionalistas catalanes, por contra, quieren los papeles como reparación del expolio fascista-españolista. Los orgullosos extremos vuelven a tirar de la cuerda para desgracia de la convivencia justa y pacífica de todo el mundo.

Si prescindimos de perniciosos nacionalismos, dichos papeles no debieron ser sacados de los archivos en que estaban depositados y menos de la forma en que fueron extraidos; el derecho a reclamarlos, por ello, es innegable. Lógico es entonces que en el momento que se vuelve a legalizar la institución que los albergaba - La Generalitat-, y ésta solicita la devolución de dichos papeles, las distintas administraciones se pongan de acuerdo para su devolución. Son papeles sin apenas significación, ni para unos ni para otros son importantes, sólo son una rémora que produce chispas entre diferentes sentimientos y que cuanto antes se repare, antes quedarán olvidados.

El obstinarse a negar la devolución de lo que es de su legítimo dueño es intentar legalizar un derecho de conquista que ya hace muchos años dejó de existir en la sociedad. Y el que piense lo contrario, que se imagine que el ver en manos de otro aquel reloj que le robaron y que le gustaría recuperar. ¿Que pensaria si el otro le dijese que no se lo devolvía con cualquier excusa?

La justicia es igual en todas partes y para todo el mundo; la política, tambien: abominable.

1 comentario:

Ireneu dijo...

Y encima tienes que oir en el programa "pecado original" de Tele 5 que se han llevado a Catalunya ni mas ni menos que "El archivo de Salamanca" ¡anda que no! Que noooo! que solo nos traemos los papeles de la Generalitat, joer! El archivo está bien donde está. Y que haya gente que hable de la objetividad de los medios...