Publicidad

jueves, mayo 19, 2005

Treinta y tres, nueve, treinta y tres.

33-9-33 No... no son las medidas de ninguna top model de moda aunque bien pudieran serlo dada la histeria de premiar las mujeres mas deformes -por delgadas- por parte de las empresas punteras del textil europeo, se trata del resultado de las 9 votaciones que se han efectuado para la elección del presidente del Parlamento vasco. Esta cifra es, ni mas ni menos, que el claro reflejo de lo que está pasando en Euzkadi: un enquistamiento de la vida política y social que está perjudicando cualquier salida hacia cualquier lado del problema vasco.

9 veces llevan votando inútilmente, porque todos están apalancados en sus posiciones y ninguno quiere ceder. Atutxa no quiere perder su cuota de poder, el candidato del PSE como ve que el otro está tambaleante quiere esperar si suena la flauta y los comunistas vascos se divierten votando unas veces en blanco y otros nulo en vistas de forzar que un incómodo Atutxa acabe por claudicar. Osease... todo sigue igual y el problema, si no se negocia, seguirá así los siglos de los siglos.

Negociar no es malo, por mucho que lo quieran ver malo los que tienen mas a ganar que a perder si no se negocia, ya que los políticos están para eso, para conseguir lo mejor que puedan de su electorado, pero claro, para estar todos un poco mejor, significa que los que tengan mas pierdan algo. Algo que los que tienen mayor cuota de poder no estan dispuestos a soltar. En todos los paises y en todas las situaciones pasa lo mismo, para desgracia de los mas desfavorecidos.

En el Pais Vasco el problema que tienen se soluciona dialogando. Un diálogo que todas las formaciones políticas han olvidado como se hace de tan enquistados que estan en sus posiciones y que mas temprano que tarde se ha de producir. Y si no se produce, la naturaleza lo provocará, porque es lo natural.

O sinó que se lo digan a esa diputada que está a punto de dar a luz. A lo mejor estan alargando las votaciones porque no se atreven a dar el brazo a torcer y esperan que un niño les arregle el problema que ellos mismos no han sabido arreglar.

Y es que en el fondo, los políticos son como crios, pero sin el "como".

4 comentarios:

El inadaptado dijo...

Por una vez, y sin que sirva de precedentes, tengo que aplaudir a los comunistas vascos. No solo no se les puede acusar de partidistas (a fin de cuentas no votan a nadie) sino que están forzando al resto de formaciones a que dialoguen. Debería haber un grupo así de tocapelotas en el Congreso, a ver si el resto de los partidos espabila...

oserlaj dijo...

En mi modesta opinión lo peor de todo es la mala impresión que seguramente tendrán los votantes vascos. ¿Van a las urnas para que ahora les tomen el pelo y los políticos no se pongan de acuerdo ni a la de tres? A ver qué pasa, porque las próximas semanas prometen en el terreno político, y especialmente en este tema. Saludos!

odyseo dijo...

Igual esperan que el niño que nazca sume un voto más a cualquiera de las partes ;-))

Ireneu dijo...

No, ody... lo que estan esperando es a que la madre coja la baja por maternidad! Seran entonces un diputado menos -socialista, me parece- y Atutxa ganaria la elección por 33-9-32.

No... si ya se las tienen estudiadas todas...