Publicidad

martes, julio 19, 2005

La tarta de la risa.

Hay veces que la España que caricaturizó Gila con su famoso "me habeis matado un hijo, pero...¡lo que me he reido!", surge con todo su esplendor y poca sesera. Ayer, tres chicas de Jaén fueron hospitalizadas de pronostico reservado tras consumir una tarta aderezada con ¡marihuana!, ahí es nada. Lo mejor del caso es que quien les hizo la broma fue... su jefe, el administrador de la empresa de comercialización de aceites en la que trabajaban y del que era su cumpleaños. Como decía mi abuelo: donde no hay mata, no hay patata.

Todo era gente joven de entre 20 y 30 años, y por lo visto, a los hombres -jefe incluido- no se les pasó otra genial idea por la neurona que poner la marihuana en la tarta y darla de comer a los invitados -en este caso a las invitadas-. Las chavalas empezaron a sentirse mal y les llamó la atención las risotadas de los chicos, los cuales con el "pedal"-y posiblemente algo más- que llevarían se partían el culo. Las afectadas solicitaron ayuda a la Policía Nacional, que tras ingresar a las afectadas, detuvo al jefe, de 30 años, y a una asistenta colombiana de 39, los cuales quedaron en libertad con cargos.

Una cosa es hacer una comida de empresa, y otra cosa es que el "jefecillo" se lleve a sus empleados despues de comer a su chaletito y que junto a sus amiguetes quiera ridiculizar y humillar a sus empleadas -quien sabe si para "tirarselas"-, vistiendo de inocente broma lo que era un atentado en toda regla a la salud de tres personas a su sueldo. Lo único que se destila de esa acción es la prepotencia del poderoso respecto el humilde; el poder que siente el jefe sobre su subalterno -sobre todo si es de género femenino- y un grado altísimo de inconsciencia.

Con administradores de empresas así de responsables, no creo que nos pueda extrañar si oimos, de aquí a un tiempo, que una empresa comercializadora de aceites se ha ido a la quiebra y ha dejado a no se cuantas familias en la calle.

Eso si...¡lo que se habrá reido!.

4 comentarios:

scape95 dijo...

Qué personajes andan sueltos...

Aldebarán dijo...

¿A que edad le entra el juicio a una persona? Las últimas bromas pesadas que recuerdo las ví en secundaria (entre los 13 y los 15 años).
¿Cómo va aquello que dicen que dijo Einstein?
Dos cosas son infinitas:
el universo y la estupidez humana;
y yo no estoy seguro sobre el universo

Y ojo con ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. (Esto lo digo por mí, que conste)

laceci dijo...

20 minutos? o Metro??
yo también lo lei!!

Ireneu dijo...

Pues, si, Aldebarán, está visto que eso de pensar no está de moda. Y, evidentemente, hemos de tener presente que mucha gente critica las bromas que recibe pero no las que hace. Y eso no lo creo justo.

Ceci, no... no los suelo leer porque no suelo coger el metro, además encuentro que tienen poca "chicha". La crónica la leí en el Periodico de Catalunya.

Por cierto... hoy está la cosa mas calmada, jejejeje.