Publicidad

martes, julio 26, 2005

Truco de conducción

Hace unos días, comentando con mi pareja lo mal que se conduce por aquí, me vino a la memoria un programa que hace unos veinte o veinticinco años se emitía por televisión y que sin embargo, no ha sido reemitido a pesar de su innegable valor didáctico. El programa se llamaba "La segunda oportunidad" y en él se recreaban situaciones del tránsito que eran susceptibles de producir accidentes y cómo debian ser afrontados por el conductor para que no se produjera.

Era una serie semanal que se emitía los viernes -creo recordar- y en ella los "cascadeurs" -especialistas automovilísticos- demostraban lo peligroso de según que acciones.Parece mentira que de tantas series repuestas -a cual más tonta-, nadie se haya acordado de una serie que valía mucho la pena. De esta serie me quedó grabada una imprudencia -o impericia, mejor dicho- que se hace muy habitualmente y que he visto cometer infinidad de veces: La incorporación a una autopista desde un carril de aceleración.

La mayoría de veces, el "insensato" de turno duda (¡jamás dudeis al volante!¡jamás!) y hace -imprudentemente- el "ceda el paso" del final del carril, provocando la retención del carril de acceso a la via rápida poniendo en grave peligro a todo aquel que está detrás suyo, ya que, como su nombre dice es un carril de aceleración para adecuar tu velocidad a la del carril y no un sitio donde hacer un ceda el paso -aunque nominalmente lo sea. Hay mucha gente que no sabe hacer la incorporación y, en vez de parar y armar la gorda, se ponen a circular por el arcén y si malo era uno, lo otro no es mejor, además de estar prohibido.

Sin embargo, yo utilizo una técnica que por su sencillez creo que puede ser de utilidad para salvar estos escollos que a veces nos incomodan bastante. A la técnica la llamo "Cremallera", ya que la sensación que percibo es como si el coche fuera un diente de una cremallera que ha de encontrarse con su correspondiente agujero en el otro lado de la cremallera para encajar perfectamente.

Cuando vamos a hacer la aproximación, normalmente podemos ver el carril al que vamos a incorporarnos y su tránsito. Si no hay nadie, no hay problema, y si está lleno tampoco, pero si está fluido y van circulando, los coches del carril derecho suelen ir mas lentos, con bastante separación entre ellos y circulan a una velocidad más constante que en el resto de carriles. Se trataría entonces, de NO DUDAR y fijarse en un espacio concreto de los que quedan entre dos coches del carril al que hemos de acceder y decidir que nuestro coche entrará en aquel sitio. Adecuamos nuestra velocidad a la velocidad de aquel espacio -la definen los coches que lo forman, con lo que controlamos 3 variables (dos coches y un espacio) de una vez- para entrar lo más suavemente posible en la via rápida aprovechando ese hueco.

Si os encontrais que el insensato de delante se ha parado en la punta del carril ¡no os quedeis inmediatamente detrás! frenad con antelación. Es preferible que la cola se forme FUERA del carril de aceleración que dentro, ya que si el carril queda vacío, cuando el dubitativo conductor haya salido, vosotros (vuestro coche y los de atrás) aún tendreis carril para acelerar y adaptaros a la velocidad de la via, cosa totalmente imposible si os pegais al de adelante. Asimismo, si vais por el carril derecho y teneis que pasar por delante de una incorporación, no paseis acelerando, sino a velocidad constante para dar tiempo al coche que se incorpora a buscar su hueco. Recordar igualmente, que quien va por el carril derecho, tiene la OBLIGACIÓN de facilitar al máximo la incorporación de los otros vehículos.

En fin, es un truco de mi experiencia diaria que tenía ganas de explicarla por si resulta de utilidad para alguien. Callándomela era una vivencia malgastada.

5 comentarios:

scape95 dijo...

Un buen consejo, Sr. Paco Costas! ;)

malaputa dijo...

Sólo recuerdo un consejo que consistía en tener cuidado con las manos al cerrar las puertas: tenía la mano de un maniquí y cerraba la puerta trasera del coche sobre ella, podías ver cómo se caían las falanges de los dedos, se me quedó grabado... Efectivo, sí, señor.
Y tienes razón, con lo cafres que somos, y con lo poco que se gastan en carreteras, no sé cómo no hay más muertos...

NoBrain dijo...

Es curioso, yo utilizo un truco parecido.
Lo que me parece inexplicable es lo que se molesta la gente si tienes que parar y lo haces antes de agotar el carril de aceleración.
Siempre hay alguien que intenta pasarte, aunque sea por encima.
En fin, me alegra ver que al menos hay dos personas que intentan circular con un poco de cabeza.
Gracias por no dejarme sólo en este desierto.

Ireneu dijo...

Nobrain, cazurros encontrarás siempre con lo cual no vale la pena darle mas vueltas: Estás salvándote tu de un accidente y de paso a los demás. Y si... pero me parece que siendo 2 los que circulemos con cabeza no mejoramos mucho el nivel general, claro, porque vamos... he podido comprobar que somos de lo peorcito de Europa sin duda.

Un saludo!

Anónimo dijo...

muchas gracias