Publicidad

lunes, septiembre 12, 2005

Diada potajera

Ayer, día 11 de septiembre, se celebró la Diada Nacional de Catalunya, jornada festiva en que el pueblo catalán recuerda la derrota de Barcelona a manos de Felipe V en 1714 y la consiguiente pérdida de todos los derechos y fueros propios. En realidad aquello representó el último gran tropezón después de trescientos años de continuas meteduras de pata de los políticos catalanes. Trescientos años de cagadas que parece aún no hayan asimilado, porque la Diada, cada año que pasa, se vuelve cada vez más en una cosa rara que en un acto reivindicativo.

Este año, la novedad ha sido que la ritual ofrenda floral a los pies de la estatua de Rafael de Casanova, se ha convertido en un campeonato para ver quien recibía más abucheos. Todos, absolutamente todos los partidos políticos han recibido su lote de silbidos, insultos, escupitajos y malsonancias tradicionales. Los unos por ser de derechas, los otros por ser de izquierdas, los otros por ser socialistas, los otros por españoles, los otros por colaboracionistas... total, que en vez de una señal de respeto y recuerdo, se convirtió aquello en un potaje en un caldo bien calentito.

Para colmo, hasta los elementos independentistas se “calentaron” entre ellos. Las juventudes de ERC no pudieron poner su chiringuito en el Fossar de les Moreres (plaza donde se enterraron a los mártires del 1714), porque los otros grupos -entre ellos uno maoísta de impronunciable nombre que aún me pregunto que coño hacía por ahí- los expulsaron y robaron material independentista -esa mano siempre lista- por “pro-españoles”. Sí, sí, estoy hablando del mismo ERC que según el PP es peor que las siete plagas de Egipto. La política definitivamente está loca.

Los políticos viven en sus mundos de Yupi particulares, con sus derechos, sus deudas, sus financiaciones y su nuevo Estatuto -loado sea-. Y de mientras, el pueblo llano, se pasa por el forro todas esas reivindicaciones que suenan a lejano y a ajeno. Bastantes problemas tenemos ya en el trabajo -el afortunado que tiene- y para llegar a final de mes como para que nos importe en demasía sus locuras particulares. Al fin y al cabo, sabemos que sea lo que sea, salga lo que salga, SIEMPRE nos tocará pagarlo a nosotros.

Este año hasta me olvidé de poner mi “senyera” de 50 cm2 en la ventana. Mal vamos.

4 comentarios:

Sergio Fidalgo dijo...

que pereza me da la Diada... y el 12 de Octubre...

Miércoles Adams dijo...

Ya veo que por Catalonia no os aburrís nada. Pero no me asusto de nada, porque en Castilla y León se celebra Villalar, y nadie ha entendido aún porque, y para muchos es una ofensa. Yo es un día que duermo hasta tarde.

un beso, y hasta la próxima semana, que yo sigo en el monte

laceci dijo...

El tema político es muy inspirador, sobre todo inspira a desconectarse y no querer escuchar ni ver nada relacionado con todo eso...
Veo que has vuelto de vacaciones!! Bienvenido!

Ireneu dijo...

Sergio: Yo me rasqué una sobada del quince, osea que...

Miércoles: Supongo que necesitabais -a nivel oficial- una fiesta autonómica y la primera que pillaron, claro... ¡no ibais a ser menos que los demàs, joer! ;-) Disfruta del monte! ya pudiera yo, coñe...

Ceci: Holaaaaa! Ya has vuelto de las Canarias tu?. Pues si, hija, por aquí, que los políticos no se están callados ni debajo del agua. Aissss que gente! Bienvenida al Bloggerbarrio!