Publicidad

viernes, octubre 14, 2005

Un trabajo bien hecho

Todo llega, y todo pasa. Al fin está lloviendo con ganas. Pero como siempre pasa en esta área mediterránea, o no llueve o llueve peor que en los monzones de la India. En algunos sitios de Catalunya ha caído, en lo que llevamos de semana, la mitad de lo que estadísticamente cae en todo un año y en Barcelona esta noche se ha producido una de las trombas de agua más importantes de los últimos cien años. Desde luego, tenemos un tiempo que está como las personas, es decir, como una puta cabra.

Sin embargo, y a pesar del diluvio que está cayendo, la ciudad de Barcelona ni se ha ahogado -para desconsuelo de algunos- ni ha habido el gran caos que pudiera esperarse. El metro ha quedado inundado en una estación en obras, pero para lo que ha caído -y está cayendo-, ha sido lo menos que podía haber pasado. Y es que, por una vez, y sin que sirva de precedente, las cosas se han hecho bien y tenemos una red de 1700 Km. de alcantarillado de una eficiencia altísima, modélica a nivel mundial. Es de suponer que en asuntos “tan sucios” los políticos no han metido mano -ya deben tener bastante con los suyos- y las cosas se han podido construir con dos dedos de frente.

Las antiguas rieras y torrentes que bajando desde el Tibidabo formaron el Llano de Barcelona, desaparecieron ya hace muchos años engullidas por el avance urbanístico. Algunas de ellas fueron en los años 60-70, simplemente rellenas con escombros y fueron edificadas encima (el caso del hundimiento del Carmel fue debido, en parte a este tipo de actuación) y otras se cubrieron para evitar los problemas de las crecidas súbitas (caso de la Riera de Horta o de la antigua riera que también era la Rambla).

Durante los últimos años se han construido -para regocijo de usuarios de calles en obras- una gran cantidad de nuevos colectores pluviales y aljibes subterráneos gigantescos con los cuales frenar las aguas de avenida. Ha sido una inversión sorda, de aquellas que no salen en las portadas de los periódicos en boca de los políticos, pero que ha redundado directamente en la calidad de vida de la ciudadanía, como hemos podido comprobar en estos días: 142 l/m2 en 24 horas en el centro de Barcelona y no ha pasado nada.

Un claro ejemplo de que las cosas se pueden hacer bien, siempre y cuando los políticos no metan “la pipa” y se estén quietecitos, claro.

Si queréis chafardear un poco y viajar virtualmente por el alcantarillado de la “Olímpica” podéis visitar las webs de BCN SUBSÒL y de CLABSA. Valen la pena.

4 comentarios:

scape95 dijo...

Pues claro que las cosas se pueden hacer bien. Y la obligación de los políticos es hacerlas bien. Lástima que sus pocos aciertos haya que destacarlos como algo extraordinario...

El inadaptado dijo...

Pues esa suerte habeis tenido. Porque aquí en Alicante, capital nacional de la especulación, utilizaron un pastón y cuatro años para construir un sistema de evacuación de aguas pluviales que tan solo con las cuatro gotas que han caido ya está fallando.

Dios, no quiero ni saber lo que ocurriría si cayera una gota fría como la del año 97...

chin dijo...

Sí, sabía de la posibilidad de visitar el alcantarillado. Es una de esas cosas que se dejan para "algún día". Es posible que por fin me anime.
Saludos

O.k.,o.k.! dijo...

Yo estoy en plena Venecia... Digo Meridiana, ya te dije. El w.c. no funcionó hasta media mañana de hoy, al estar tan saturado el alcantarillado por aquí, pero a parte de eso y de algo de agua que me entró en el piso (es un sótano), bien. Alucinas al ver cómo han trabajado para sacar todo ese agua de la línea 5 ;-)

P.D.: ¿Tú también, Bruto?
¿También con el Anti-Spam?