Publicidad

miércoles, noviembre 16, 2005

Con E de Unificada

He de reconocer que en estas líneas acostumbro a tratar muy habitualmente temas políticos, pero es que aunque quiera evitarlos, estos nuestros políticos, y sobre todo los nacionalistas españoles del PP, me hacen volver una y otra vez en el tema. Ellos, como sigue siendo su tónica general, siguen con su quijotesca lucha contra los molinos de viento vestidos de gigantes. La paranoia de hoy es atribuir a Carod-Rovira el hecho de que en los trenes de RENFE, en vez de “Alta Velocidad Español” ponga simplemente “Alta Velocidad”. A este paso, y desde su punto de vista particular, el toro que mató a Manolete, seguro que era un descendiente de Macià que vestido de toro lo asesinó a traición.¡Hombre!¡Por Dios!

Todo lo que sea tocar el nombre de España, se vuelve un sacrilegio, el peor de los pecados. Su gobierno está ciscado en utilizar el nombre de España para conseguir réditos electorales rápidos y contundentes. Utilizarán a España en todo aquello que consideren que sea doloso para con sus adversarios políticos tildándolos de antiespañoles,e irónicamente,de “fascistas” si éstos no hacen a pies juntillas lo que ellos proclaman a los cuatro vientos.

Esta vez es que hayan quitado el apelativo “español” de los trenes. ¿Qué será mañana? ¿Obligarnos a todos a llevar una “E” tatuada en la frente al estilo de los judíos durante la Alemania nazi? Ya empezaron por obligar a todos los automóviles a llevar la “E” de España borrando de un plumazo toda la diferenciación provincial, que curiosamente funcionó correctamente durante los 40 años del franquismo más duro. Ahora no... ahora no hay nadie que sea de Barcelona o de Madrid o de Oviedo, ahora se es, obligatoriamente, de la ESPAÑA UNIFICADA. De locos.

Los alemanes o los italianos, por poner un ejemplo, tienen en sus matrículas, a parte del distintivo estatal, los distintivos de su región o estado en plena armonía. Uno puede ser del Véneto pero no es incompatible con ser italiano. Aquí, para el PP, si se es vasco, navarro, andaluz, o catalán es antagónico con ser español. ¿Qué patente de corso utilizan para repartir carnets de españolidad? ¿Un legado de cuarenta años, o las inmensas ganas de chupar del bote?

Mucho se preocupan de la E de “AVE”, pero parece que, por el contrario, las A y la V, les trae sin cuidado. Este tren, que se vende como el “Alta Velocidad Español”, solo dice la verdad en cuanto a la E, porque de “Alta Velocidad”, nada. No es sino una burda burla para con los usuarios y para con toda la España que pretenden defender. Un tren de gran velocidad que comunica la capital con los centros económicos de primer orden de Toledo y Lérida a la velocidad de vértigo de 200 kms/h con unas inversiones que son una auténtica sangría para los fondos públicos y a unos precios por kilómetro que son de juzgado de guardia, es una auténtica tomadura de pelo para con todos los españoles y para las expectativas de comunicación con los verdaderos centros de poder económico europeos.

Pero no nos engañemos, desde las bancadas de la derecha no existe ninguna intención de llegar a Europa, al contrario la odian a muerte, y por ello han puesto todas las trabas posibles para evitar abrir las partes más provincianas y oscuras de la España profunda al libre acceso de la modernidad. Esa España que tanto dominan, y a la cual quieren defender de cualquier novedad o reforma que pueda alterar el statu quo que tan bien les funciona desde hace muchas generaciones.

A lo mejor tienen razón en pedir que no les quiten la E de AVE, posiblemente sea lo único cierto de toda esa gran farsa.

2 comentarios:

scape95 dijo...

Es cierto, el MVEC a Toledo va a menos de 200km/h (un poco lento ¿no?)

[MVEE: Media Velocidad del Estado Central]

;)

|ntenso dijo...

Quejarse por ello es una absurdez, estoy de acuerdo. Pero, ¿no es tanto o más absurdo quitarlo?

¿Qué pasa que estorbaba? ¿Por qué? ¿Era negativo en términos de marketing y ventas? Vamos, hombre, no fastidies (por decirlo finamente).
Yo creo que en este tema en concreto han patinado todos por igual.