Publicidad

jueves, noviembre 17, 2005

La condonada grasa de los ejes

Hace unos días saltó a la palestra que La Caixa había perdonado a los socialistas -así, por la cara- un préstamo de 6 millones de euros. A la oposición le faltó tiempo para recriminar semejante barbaridad, y dio alas a los boicoteadores “populares” para seguir con su particular cruzada anticatalana. Sin embargo, si miramos la realidad de las relaciones entre los partidos y la banca, haremos mejor de no meter la mano en el fuego por ninguno de ellos, podríamos ser, directamente, desintegrados.

Cualquiera que se encuentre en el mundo de los negocios y haya tenido que tocar los hilos de la administración o de las entidades, sabrá que el “quid-pro-quo” es lo que estructura todo tipo de relaciones de negocios. El proveedor, para conseguir el pedido o el negocio apetecido, ha de “untar” los ejes para que no chirríen. Es decir, o bien, repartir comisiones a diestro y siniestro entre los responsables, o bien, lo que suele ser más normal dado lo ilegal de lo primero, patrocinar actividades de diferentes formas para recibir -como premio- el negocio esperado o bien la continuación de éste. Yo te doy algo, pero quiero algo a cambio. Sencillo.

Los bancos y cajas, por su parte, utilizan su quid-pro-quo particular para ganarse la confianza del gobierno o los partidos políticos de turno, financiando a bajo costo a las diferentes formaciones en función de sus expectativas de asumir gobierno. De esta forma, los partidos de primera línea se reparten el grueso del dinero y los de segunda fila van variando sus porcentajes en la proporción que aumentan o disminuyen sus previsiones de voto.

La banca, en este caso, actúa de forma gremial creando entre los bancos una especie de fondo de garantía con el cual otorgar préstamos y créditos -para evitar los favoritismos de unos respecto otros- y que son avalados con las subvenciones oficiales que por parte del estado, recibe cada partido. Se trata de una apuesta arriesgada pero en el que los bancos tienen bastante más a ganar que a perder. Un gobierno que haya tenido un apoyo de la banca, difícilmente se pondrá en su contra. Nadie acostumbra a morder la mano que le da de comer.

Si llegado el caso la apuesta sale rana -caso de la gran cagada del Partido Reformista de Miquel Roca-, el crédito otorgado se puede condonar al estar legalmente establecido como una inversión. Un banco no puede perdonar, legalmente, una deuda, pero sí tener pérdidas por una inversión fallida. Y como tal está observado. Las Cajas de ahorro al no pertenecer sectorialmente a la banca privada -son a efectos legales una especie de ONG- actúan de forma más individual, pero no por ello distinta.

Todos los partidos del espectro parlamentario están endeudados hasta las cejas con la banca, y los socialistas, los que más, dadas las mayores necesidades pecuniarias -un partido de izquierdas no acostumbra a tocar mucho dinero- y las mayores expectativas de voto. El PP (léase derecha en general) lo está menos, pero no por que sean más “honrados”, sino porque dentro de sus componentes se encuentran empresarios y gente rica que no dudan en hacer directamente donaciones (por algo el PP no quiere la OPA a Endesa) y evitar de esta forma trámites oficiales siempre incómodos.

Total, que la banca siempre condona más tarde o más temprano las “inversiones” que considera fallidas. Es una forma de asegurarse su poder y su capacidad decisoria dentro de los órganos de poder político y, de paso, obtener pingües beneficios en su trato con la administración. Si no perdonara este tipo de créditos se podría encontrar con el mismo fallo que cometieron los judíos, los cuales fueron expulsados por Isabel La Católica por el muy cristiano objetivo de librarse del pago de unos cuantos millones de maravedíes prestados por ellos.

De los errores ajenos se aprende, claro.

3 comentarios:

odyseo dijo...

Eso se llama invertir en activos de futuro. La banca, siempre tan desinteresada, buscando el bien social....

Haters dijo...

Muy interesante, pero parece que la moraleja post es: "Así funcionan las cosas, amigos. No es para tanto!"

scape95 dijo...

Me ha encantado este post. Muchas de esas cosas las desconocía por completo.

Gracias!