Publicidad

viernes, noviembre 11, 2005

Preparados para tirar de un carro.

Está visto que como en este país los asuntos más básicos están totalmente solucionados, nos podemos dedicar plenamente al debate absolutamente trascendental de si el Estatut es separatista o no, de si Zapatero es antiespañol, o de si el cava catalán es peor que el champán valenciano. El hecho de que en las estadísticas europeas de la mejora de los sistemas educativos España se halle situada a la cola de los 25 estados miembros, es un nimio detalle sin importancia alguna para la sociedad. Según parece hay sectores a los que ya les va bien que seamos uno de los países con más cazurros por metro cuadrado de Europa. Vota y paga, que lo demás no te ha de interesar.

Los resultados son escalofriantes: 1 de cada 5 estudiantes españoles de quince años tiene problemas serios de lectura, mientras que en Finlandia es 1 de cada 20. Incluso en la “atrasada” y pueblerina Irlanda los estudiantes con problemas de lectura son 1 de cada 10. El fracaso escolar en España, con el dudoso honor de estar encabezado por Catalunya, ha aumentado en el periodo del 2000 al 2004 del 28’8% al 31’1%, siendo superados solamente por Portugal (39’4%) y la minúscula Malta (45%). Son unas estadísticas para estar la mar de orgullosos, verdaderamente.

Desgraciadamente, esto no deja de ser más que simples números que no afectan a los que han de afectar. Estos números no quitan el sueño a ninguno de los próceres de la patria que lejos de encaminar sus pasos para que esta sociedad sea una sociedad avanzada, rica y culta, dedican sus esfuerzos -tanto físicos como pecuniarios- a asuntos absurdos y vacíos de contenido, pero, eso sí, llenos de cantos de sirena fácilmente traducibles en votos fáciles y rápidos.

Patrias, nacionalidades, estatutos,... todo ello remueve las conciencias y da votos, el aumento de los gastos de educación para dar una enseñanza de calidad, definitivamente, no. Un 4’4% del PIB en educación, cuando la media europea es de un 5’2% lo demuestran. La Iglesia, por su parte, lejos de esforzarse por que la educación mejore ostensiblemente, se dedica a organizar una gran manifestación para que la religión sea asignatura obligatoria en las escuelas. Aprender a leer no es importante, lo importante es que se enseñe religión en las escuelas. Para mear y no echar gota.

No es de extrañar que los “reality” y los móviles tengan tanta aceptación en este país. Resulta más interesante que la gente se distraiga con insufribles programas de televisión y se movilice para defender el “mancillado honor patriótico” de un mindundi televisivo con ilegibles y caros SMS analfabéticos, que enseñarle a la población a separar el grano de la paja.

Nadie se tira piedras a su tejado, claro.

6 comentarios:

scape95 dijo...

Esto es una consecuencia de los innumerables "planes de educación" que hemos tenido y que nunca se cumplieron.

Haters dijo...

Yo fuí a un colegio público y he salido bastante normal.

http://allhaters.blogspot.com/2005/11/boyz-in-hood.html

AGUR!

oserlaj dijo...

Tienes razón, la educación está mal y eso es un hecho incontestable. Viendo lo que estudian niños de 12 años y lo que yo estudiaba, no hay color. Lo de los curas ya es para darles de comer aparte. Ojalá todos los problemas fueran ese!!

Ahora, con lo que ya no estoy tan de acuerdo es con eso de que los realities tienen parte de culpa, ahí me has tocao jejeje Pienso que hay personas bastante alejadas del analfabetismo a las que pueden gustan algunos de estos programas. El porqué sería un tema largo de explicar y de debatir, pero está claro que mucha gente se pasa el día trabajando, y cuando llega a casa quiere entretenimiento en estado puro sin calentamientos de cabeza, lo cual no quita que también le pueda gustar otro tipo de programación más intelectual.

Aunque queda demostrado que hay mucho/a garrulo/a que ve estos programas, porque siempre terminan echando al que más hace el ridículo (son ellos porque la gente normal no gasta saldo de su móvil para estos menesteres), y no se dan cuenta de que esa es la verdadera esencia de este género: contemplar las miserias ajenas para ser optimistas con las nuestras.

Miércoles Adams dijo...

Hola, pues sí, tiens toda la razón. La educación da pena mora, y la iglesia vuelve hacer el ridículo a la vez que retrocede hasta la Edad Media, sin ningún tipo de rubor. Esto es España, puedes no saber escribir correctamente tu nombre, pero eso no importa, te vas GH y a triunfar!!!

odyseo dijo...

Has dado totalmente en el calvo: la importancia "relativa" de las cosas. Las competencias y nacionalidades, los estatutos... ese es el futuro. La educación ya no sirve para nada y a nadie le interesa. Y lo malo es que esta frase no es una simpleza y una generalización. Es que es la tónica dominante en esta sociedad, donde se prefiere atacar al maestro antes que educar al hijo.
Discutamos sobre la palabra nación... mientras el futuro de la nación se viene abajo. Luego nos extrañamos de que los jóvenes se dediquen a quemar coches por mero aburrimiento.

Saludos

Anónimo dijo...

También quizá deberíamos mirarnos un poco más el ombligo y dejar de echar la culpa a lo que el gobierno hace o deja de hacer. Cuando yo tenía problemas con las matemáticas o cualquier otra cosa era mi madre la que estaba ahí ayudándome a hacer los deberes. Ahora es más fácil llevar al niño a clases extraescolares de inglés, de matemáticas o incluso de fútbol para que esté en forma (¿o bien para que no ande en casa molestando?) Así el niño ni siquiera tiene tiempo de serlo jugando, que es lo que debería hacer. Y ojo! que no estoy diciendo que las madres no trabajen fuera de casa, sino que antes de tener niños hay que plantearse como educarle y no precisamente dejárselo al gobierno. Todos hemos pasado por leyes educativas criticadas en su momento y algunos creo yo que no hemos salido tan mal. ¿Por qué será?.