Publicidad

lunes, enero 02, 2006

Un país, dos lenguas.

Una de las proclamas contra los catalanes que más habitualmente se lanzan desde el púlpito de Mosén Losantos es que en estas tierras al margen de la ley, rayanas la dictadura estalinista, existe una opresión insoportable de los castellanoparlantes por parte de los catalanoparlantes. Cualquiera que lleve más de 10 minutos en tierra catalana podrá saber que esto es, simplemente, una falacia dicha con ánimo de molestar. Porque si así fuera, aquí existiría una auténtica batalla campal, y lejos de ese escenario de confrontación lo que existe una tranquilidad total. Incluso los tan cacareados movimientos de padres a favor del derecho a la enseñanza en castellano no dejan de ser más que meras -interesadas- anécdotas. Curioso, cuando menos.

Hace un tiempo me encontraba en un tren de cercanías en dirección al Maresme, cuando en una de las paradas, subió un grupo muy numeroso de “agrupaments escoltes”, es decir, “boy-scouts”. Chicos y chicas adolescentes iban en grupo a algún campamento, y como suele ser habitual en esos grupos por estas tierras, la parafernalia catalano-independentista forraba literalmente todo el atuendo de los participantes. En pocos segundos ocuparon todo el vagón, el cual iba prácticamente vacío, y llegaron hasta tener que sentarse en el suelo. De pronto, un grito infrahumano cruzó el ruidoso vagón: “Eliiiii, ¿¿donde te sientaaaa??”.

Fue en ese momento que me di cuenta que TODOS los que estaban a mi alrededor, en este caso casi todas chicas, estaban hablando en CASTELLANO entre ellos. Forrados y forradas hasta los dientes de iconografía independentista, pero ninguna hablaba en catalán. Esto, no acostumbraba a ser así hace unos años, donde si alguien llevaba una estelada éste tenía que hablar un correctísimo catalán y llamarse como mínimo Arnau Jofriu i Capdevila. ¿Qué estaba pasando?

Lo que ha pasado es que, una vez más, los políticos han ido por una banda y la sociedad ha ido por otra. Secularmente se ha querido identificar el catalán como a alguien que habla en catalán y al “español” a alguien que ha hablado en castellano, y los partidos políticos han intentado tirar del carro que más les ha convenido. Los nacionalistas catalanes por un lado, los nacionalistas españoles por otro.

Sin embargo, el proceso de mezcolanza entre los “aborígenes” y los inmigrantes desde los años 60, no ha producido -bien lejos de lo que pretendían los nacionalistas españoles- la liquidación de la cultura nacional catalana al diluirla con nuevos pobladores castellanoparlantes. Bien al contrario, el continuo proceso de ataque a todo lo catalán ha producido en los descendientes de la población de origen inmigrante un nacionalismo catalán de cultura y lengua totalmente castellanos. Para ser catalanista, ya no hace falta ser catalán de pura cepa y hablar en catalán, sino querer a Catalunya. Simplemente.

Hasta ahora se ha negado la mayor tanto por un lado, como por el otro. Al nacionalismo español no le interesa divulgar que hay un movimiento larvado de separatismo catalán castellanoparlante. Al nacionalismo catalán tampoco le ha interesado divulgar que existe ese movimiento, ya que implicaría que sus tesis machacadas hasta la saciedad de “una lengua, un país” son papel mojado. Pero la sociedad ha dicho la suya, y a pesar del abrumador peso de la inmigración castellanoparlante, CiU no ha bajado votos y ERC aumentó de forma espectacular su presencia en el parlamento.

En Madrid negarán el término “nación” del nuevo Estatuto, pero Catalunya se ha convertido en un país con dos lenguas oficiales y un único sentimiento de grupo.

Quien quiera ver, que vea.

9 comentarios:

TST dijo...

Me alegra mucho saber que es así, y no como "nos lo cuentan". Salu2!!

santinobrain dijo...

Marisa vivió un tiempo en Barcelona y nunca tuvo problemas, las clases las impartían en castellano y sus amigos no hablaban catalán.

La otra cara, en Olot pregunté a una joven cómo llegar a un sitio y me vi obligado a hacerlo seis veces hasta que conseguí que me contestara en castellano. Ella no desconocía la lengua , ya que comprendía la pregunta, y yo soy demasiado cabezudo para reblar, sobre todo después de decirle la primera vez que "por favor, ¿podrías decirmelo en castellano?"
pero, fundamentalistas has en todas partes, me quedo con la experiencia de Barcelona, lo otro es una simple anécdota.

Ireneu dijo...

Lo malo es que burros los hay por todos lados, y generalizar a partir de un solo individuo es llevarse a engaño, pero hay gente que lo hace.

Yo me he encontrado con gente que no le ha salido de las narices hablar a alguien en castellano y a otros que no les ha salido el hablar en catalán. Tanto uno, como otro, es de una gilipollez supina, pero si su córtex no daba para más pues no voy a ser yo el que les haga una lobotomía, claro...

Habitualmente no existe problemas en hacer una conversación en una u otra lengua. Incluso hay veces que en una reunión de amigos la lengua usada varía constantemente. Tan pronto todos usan catalán como castellano. Es de suponer que a quien usualmente solo utiliza una lengua esto le puede ser un galimatías, pero no a los bilingües.

Ya el colmo es cuando vas a una tienda hindú que no lleva aquí más de 1 año y te atiende en catalán. Se te caen los huevos al suelo.

Yo, me los tuve que recoger.

Haters dijo...

Hay gente para todo. Son rara avis.

También hay un negro en el Ku Klux Klan:

http://youtube.com/w/Clayton-Bigsby?v=XnuHG3bDy8c&search=Clayton%20Bigsby

Oceanida dijo...

Yo creo que cada cual tiene que hablar lo que le venga en gana, que si no nos entendemos ya nos pondremos de acuerdo...el que tenga animos de entender y que se le entienda, el que no...no merece la pena, a esos hay que dejarles hablando solos...

Un abrazo enorme Ireneu, y gracias por tus visitas.

Anónimo dijo...

Usted dijo: "Sin embargo, el proceso de mezcolanza entre los “aborígenes” y los inmigrantes desde los años 60, no ha producido -bien lejos de lo que pretendían los nacionalistas españoles- la liquidación de la cultura nacional catalana al diluirla con nuevos pobladores castellanoparlantes."
Imagen esta muy propia del victimísmo nacionalista, vaya. No exagere usted, caballero, que lo mismo pordríamos decir entonces de los inocentes valencianos que se ven aocsados por la idea de los países catalanes absolutamente catalanizados y absolutamente catalinazdor que pretende el nacionalismo catalan extremo.

Usted dijo: "Para ser catalanista, ya no hace falta ser catalán de pura cepa y hablar en catalán, sino querer a Catalunya. Simplemente."
Totalmente de acuerdo. ¡Ya era hora de que alguien se diera cuenta!

Usted dijo: "...Catalunya se ha convertido en un país con dos lenguas oficiales y un único sentimiento de grupo."
¿País? ¿desde cuándo? ¿no querrá decir usted región? ¿considera usted pues que en Suiza existen cuatro países? Al menos las regiones suizas tiene historia, todo lo contrario que esa región que nunca pasó de ser un cúmulo de condados catalanes. Y, ojo, que español ya se hablaba en Cataluña hace siglos, muchos siglos. Y fue impuesto de manera natural por la dinámica de los tiempos y la funcionalidad, no por españolizadores (por más que tuvieramos algún que otro gobernante antaño que tendiera a ello). Sea usted realista.

Saludos.

Ireneu dijo...

Como ya he defendido otras veces, los nacionalismos no aceptan de muy buen grado la existencia de competencia, y de ahí su beligerancia, la mayoría de veces irracional. Ya sabía yo que este post iba a levantar ampollas tanto por uno como por otro bando.

Por otra parte no tengo nada que objetar a su comentario. Usted tiene sus ideas -desde mi punto de vista equivocadas-,y yo las mias. Tiene toda la libertad del mundo para expresarlas pues para eso está puesto el espacio.

No hace falta esconderse detras de anónimos; nadie se va a comer a nadie en este espacio por expresar su opinión.

Gracias por volver a visitarme.

santinobrain dijo...

Y que iba a comentar yo, que en Aragón durante un tiempo la lengua de la corte fue el catalán. Claro, cinco o seis siglos no son demasiados siglos.

Estimado Ireneu, no juzgo a la totalidad por una parte, comento dos anécdotas diferentes por su significado.

Todo depende de la buena voluntad de los hablantes, y no creo que haya que buscar tres patas al gato...

Ireneu dijo...

Efectiviwonder, Santi.

¿Y quien ha dicho que tu hayas juzgado la totalidad por una parte? Yo no he entendido que así lo hicieras. Lo que sí he dicho es que hay gente que SI lo hace, actuando esta gente, entonces inícuamente.

El comentario de lo de Aragón de verdad que no lo he pillado. Atasco neuronal por excesivo consumo de turrones, sin duda.