Publicidad

martes, febrero 07, 2006

Lobos y conejos

Estos días, con el asunto de las viñetas y los asaltos a embajadas parece que el centro de atención de la escalada nuclear de Irán ha desaparecido de las portadas de nuestros diarios e informativos. Sin embargo, el miedo que ha levantado entre Occidente la reanudación de su programa nuclear parece haber atemorizado a más de a una potencia, y sobretodo, a la misma que puso a su disposición toda la tecnología nuclear que disponía en su momento, es decir, EE.UU.

Un país con un sistema político basado en la Sharia islámica, siempre puede ser digno de temor, pero cuando tiene potencial nuclear, aún lo es más. Si a eso añadimos que encima dicho país controla las segundas reservas de petróleo del mundo, ya es para ponerse a temblar. Pero claro, esto ocurre porque vemos solo una parte del problema y no vemos que ha sido lo que ha llevado a esta situación actual.

En un mundo globalizado en que el petróleo es cada vez más escaso y caro, quien tiene reservas es un bombón muy preciado. EE.UU., Europa, Rusia, Japón consumen cada vez más oro negro, y luchan entre ellas para conseguir arrimar el ascua del petróleo a su sardina basándose en relaciones diplomáticas aquí o allá. Sin embargo, hay dos nuevos competidores potenciales que pueden dar la vuelta a la tortilla: China e India, cuyos más de 2300 millones de habitantes necesitarán ser proveídos de petróleo en no mucho tiempo si continúan sus actuales ritmos de crecimiento económico.

¿Es factible la existencia de un país independiente económica y políticamente en estas circunstancias, cuando algún país - EE.UU.- no ha dudado en invadir un país proveedor para asegurarse su petróleo? No, si no es que tienes algo que disuada a todos de acercarse de alguna forma que no sea por las buenas, es decir, un arma nuclear. Irán se ha convertido en un conejo rodeado de lobos hambrientos y la única forma que ha encontrado de defenderse es meter miedo.

Pónganse en su lugar. Paz islámica o “paz a la yanqui”.

La religión, en el fondo, siempre es una simple excusa.




Ventosidad por indigestión de petróleo.

2 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

A ver si se atreven con Irán. Vamos directos al exterminio, solo espero que cuando me toque no me duela.

odyseo dijo...

Tambien se puede ver desde la óptica de que EEUU necesita bravuconadas como esa para tener la excusa necesaria....