Publicidad

viernes, febrero 03, 2006

Religiones muy terrenales.

Que las religiones no son buenas, es algo sabido desde hace mucho tiempo y una evidencia de ello lo tenemos en la polémica que se ha creado a raíz de la caricatura de Mahoma aparecida en diarios daneses y noruegos. Los musulmanes más extremistas y radicales han puesto el grito en el cielo por la publicación de dicha caricatura porque su religión no es idólatra y no admite imágenes religiosas de ningún tipo, y se ha armado el pitote. Pitote que ha crecido aún más si cabe cuando algunos países árabes han iniciado un boicot (de que me suena eso) contra los productos daneses y noruegos. La gota que colma el vaso ha sido el despido del director de France Soir por haber publicado en primera plana una de esas caricaturas. Realmente, si no nos estamos volviendo todos locos, poco nos falta.

El grado de crispación que se está llegando en el mundo entero debido al uso mediático de las religiones, no tiene parangón. En un mundo, cada vez más mezclado, todos los que tienen como modus vivendi el alma de los demás, no quieren perder cuota de mercado, y en vez de proceder progresivamente a un alejamiento de las doctrinas de “fe” que permita un mayor grado de entendimiento entre las culturas, se está yendo en un sentido contrario. Unos radicalismos están dando lugar a otros radicalismos. Cuatro imbéciles radicales por un lado hacen exasperar a cuatro imbéciles radicales del otro lado y cogen entremedio a millones y millones de personas (tanto musulmanes como cristianos) a las que la religión, hablando en plata, se la repampinfla o forma parte muy marginalmente de su espacio interior.

Esos cuatro imbéciles manipulan todo con tal de obtener un grado de poder más que los del otro lado, y no pierden ocasión para arrimar el ascua a su sardina. Los católicos con el matrimonio gay, los musulmanes con las caricaturas de Dios… la cuestión es no perder comba y salir y movilizar a cuanto más afectos mejor para ganar su cuota de mercado. Sin embargo, no debemos llevarnos a engaño, tanto unos como otros están haciendo una lucha denodada, pero no contra los del otro lado, sino contra su real enemigo: el laicismo.

Un mundo laico es lo peor que puede ocurrir tanto para un musulmán como para un cristiano integristas. El fin del mundo. En una sociedad donde no existen dioses, los salvadores de almas no pueden trabajar, no hay ninguna oveja que llevar al redil. ¿Tiene sentido un cura dando misa en medio del desierto? ¿Tiene sentido un muecín desde su minarete si no hay nadie que le escuche? No se trata solamente de hacer inculcar sus valores al contrario, sino que se trata, simplemente, de una forma de competencia por un mercado. Y si no entras dentro del juego, ellos no juegan. Y ahí es donde viene la lucha: evitar la libertad de elección de la gente para evitar perder su propia cuota de poder. La razón es lo de menos.

En el caso de las caricaturas, no tiene sentido que en unos países no musulmanes se tenga que seguir un precepto musulmán, pero el radicalismo clerical quiere hacer la suficiente presión utilizando la excusa de la moral de la gente musulmana para poder ganar un poquito de cuota. Los cristianos integristas, ante ese intento de quitarle clientela, contraatacan, vistiendo el asunto de “guerra santa” contra el “infiel”. Seamos claros, lo único que quieren unos y otros, no es el cielo, sino la Tierra. El presidente de Irán, será todo lo talibán que quieran, pero detrás de la polémica solo se esconde una cosa: poder y dinero. Justo lo mismo que quiere el PP usándose de la COPE. Ni más ni menos.

La paz entre culturas solo se alcanzará cuando todos dejemos en la cuneta de nuestra vida las cosas que realmente nos separan de los demás y sepamos valorar las diferencias entre personas como algo positivo. La religión -cualquiera- es una de ellas y como tal ahí debiera quedar arrinconada, en el baúl de las cosas inservibles, y ese debiera ser el camino a seguir por toda la humanidad, mal que pese a los que viven del miedo a la diferencia y de conseguirme el cielo sin mi permiso. Y lo conseguiremos.

…o nos iremos todos a la mierda.




Sólo hay un único Dios verdadero. Por eso soy laico.

7 comentarios:

Haters dijo...

Hombre, hemos coincidido en el tema.

Oceanida dijo...

Es de locos ver como la gente se enemista sin conocerse, solo porque uno es de una religion y otro de otra...yo menos mal que no tengo...seria insufrible y antinatural ...yo creo.
Un beso muy azul ..

Galufante dijo...

Ese del final es el único Dios real y con entidad física...

Pues es cierto, nos están volviendo locos esos que ya están bastante locos de por sí, no concibo como algo que se debería circunscribir a la esfera más íntima de cada persona se adueña de la vida de un pueblo y pasa a tener carácter de ley...me parece anacrónico...
En el fondo, no deja de ser una burda manifestación del poder de alienación que sobre ciertas mentes ejercen grupos de presión con influencia en la sociedad...
Grupos que conocen perfectamente los mecanismos necesarios para movilizar a las muchedumbres cuando la ocasión lo requiere...Y mientras tanto, como bien dices, las mentes libres se encuentran emparedadas e involuntariamente abocadas a una uniformización que no han solicitado...Malos tiempos para el laicismo...

Agur.

Tbo dijo...

Probablemente en lo del dinero lleves razón, pero en mi opinión eso arabes estan locos, no parece que hayan avanzado mucho desde la época de las cruzadas, a mi personalmente todo me da a entender que pronto las volveremos a repetir, demasiados fanatismos ejerciendo su poder sobre la masa, realmente patético.

Miércoles Adams dijo...

La única solución es un mundo laico, ya que al parecer un mundo tolerante parece inviable.

Lo del despido a mi me parece una gilipollez, personalmente me parecen más aberrantes las mujeres con burka y mil barbaridades más del mundo árabe, pero al parecer es más importante una caricautra que por cierto, aun no he visto, alguien puede darme alguna dirección de internet, o similar?

laceci dijo...

Yo lo que no entiendo de los "musulmemos" estos es lo de que se inmolen. Si es algo tan cojonudo, ¿Porqué sus dirigentes no lo hacen también?...No se lo creen ni ellos. Se han quedado en la edad media...
PS: lo del euro lo dices por ser catalán, no laico :-P

Ireneu dijo...

Ceci... el gran problema es que los de arriba hacen creer a los de abajo que si lo es, creando entonces un ejército barato y devastador. Cuando les deje de interesar, Dios dirá... (nunca mejor dicho).