Publicidad

viernes, marzo 24, 2006

Olvidar, no perdonar.

El nuevo escenario que sale del alto el fuego de ETA, es un escenario esperanzador, pero complicado como pocos. Todo el mundo, o al menos buena parte de él, quiere la paz, pero sin contraprestaciones, y políticas, menos. Sin embargo nadie parece darse cuenta que ello es totalmente imposible. Los políticos podrán vender la idea que les de la gana y conseguir que la gente se crea que no va a haber ninguna cesión, pero, evidentemente, y por mucho que duela a los más cándidos, la va a haber. La política es quid-pro-quo, lo contrario es confrontación, y en este caso, armada.

Si la banda terrorista deja de matar, el Estado español con su presidente a la cabeza (en este caso Zapatero) va a negociar con ellos -igual que lo hicieron Aznar y Felipe González- para que el fin de la violencia sea una realidad. Hemos hecho el salto cualitativo de pasar de una lucha armada (por ambos bandos) a una lucha de intereses políticos confrontados. ¿Y que van a negociar? Autodeterminaciones y reivindicaciones separatistas varias son mera utopía. Ahora lo que se va a tocar son hechos tangibles: presos y representación política de la izquierda abertzale.

Alguien puede pensar que se ha de contar con las víctimas, pero hemos de pensar que para un Estado -el que sea- las victimas habidas por ambos bandos (el caso del Ulster es flagrante) no son más que una rémora para conseguir los objetivos fijados de paz futura. El darles más importancia de la que deben tener implica enquistar el problema en una espiral de leyes del Talión sin salida. Por tanto, el gobierno incoará los expedientes que continúan abiertos por los delitos cometidos como legalmente le corresponde, pero no abrirá nuevos. Otegui sabía lo que se iba a producir igual que el gobierno, y por eso ha dilatado todo lo posible su ingreso en prisión ya que es la voz cantante de los batasunos.

Un poco por aquí y un poco por allá llegarán a un término medio, inaceptable para los más recalcitrantes de ambos bandos, pero beneficioso para el conjunto de la sociedad, que al fin y al cabo es lo importante, ya que no hay derecho que por unos cuantos extremistas se tenga a toda la ciudadanía acoquinada.

Las victimas, por su parte, son vestigios duros, crueles y con nombre y apellidos, pero vestigios al fin y al cabo de un pasado que no debió existir jamás, de una vergonzosa página de la historia de España que se ha de pasar cuanto antes mejor. Vivir anclados en el pasado, por doloroso que éste sea, no tiene sentido y más cuando el futuro de paz de toda la sociedad española pasa por que ellos formen parte del limbo de los olvidados.

Alguien dijo una vez que los asesinatos se han de perdonar, pero no olvidar. En este caso es al revés, se han de olvidar. Perdonar, posiblemente, aún queda demasiado grande al ser humano.



Duele, pero se ha de hacer.

9 comentarios:

Haters dijo...

Soy el único que lee este blog a estas horas, así que tengo el honor de hacer el comentario 1 again.

Pfff... Queda media hora hasta que empiece la NBA, así que voy a ser cruel y atacar todos tus argumentos, que tengo tiempo...

"La política es quid-pro-quo, lo contrario es confrontación, y en este caso, armada."

De política, se habla con los políticos. Con los terroristas, no. Y eso de confrontación armada... Pfff. Aquí ha habido terrorismo puro y duro. No ha habido combates en las calles, Ireneu. De confrontación, nada. Aquí ha habido coches bomba, tiros en la nuca y explosivos en supermercados de Barcelona. Mejor no asumir su vocabulario porque ésa es una primera derrota.

"Las victimas habidas por ambos bandos".

En ambos bandos? No hablemos como si las cifras fueran equilibradas. 800 y pico por un lado y unos 20 por el otro. Con la diferencia de que en este bando nos avergonzamos de que mataran a todos esos etarras y en el otro andan tan orgullosos y hacen homenajes a los asesinos.

"Un poco por aquí y un poco por allá llegarán a un término medio"

De terminos medios, nada. Cuando negocia un Estado de derecho y unos terroristas no se puede hacer algo para que quede "en el termino medio". Y si no lo aceptan, pues que les j****, francamente. Se puede reducir penas a los de crímenes no sangrientos y legalizar su partido si condenan la violencia a cambio de que ETA desaparezca. Pero eso no es un término medio. No hay que conceder absolutamente nada que ellos puedan interpretar como una victoria. Nada con lo que puedan decir: "mereció la pena". El Estado de derecho tiene que quedar en pie y con credibilidad. Como mucho, se les puede dar una derrota semi-honrosa.

"Las victimas, por su parte, son vestigios duros, crueles y con nombre y apellidos, pero vestigios al fin y al cabo de un pasado que no debió existir jamás, de una vergonzosa página de la historia de España que se ha de pasar cuanto antes mejor."

Mira, la AVT está haciendo un papelón asumiendo todas las tesis del PP. Pero no se merecen ser llamados vestigios del pasado, tío. Sobre todo porque si lo son, lo cierto es que no lo son voluntariamente.

Y si es una etapa vergonzosa, es sólo por culpa de unos. Hay un sujeto activo en esa frase.

Ireneu dijo...

Y no serás el único que reaccione como tú, Haters. Cuando he hecho el post, sabía lo que iba a decir y lo que me iban a responder, porque una cosa es lo que clama el corazón -que yo comprendo y asumo como propio-, y otra la pragmática realidad política. No gustará, pero es lo que se va a hacer si es verdad que se llega al fin de las acciones terroristas por parte de ETA, más que nada porque es lo que se ha hecho en otras ocasiones en otros paises, y aquí no vamos a ser una excepción.

No pretendo rebatir tus tesis, porque no estás equivocado, si no viendo solo una parte de la situación, la más dolorosa. Pero de todas formas quiero hacerte una apreciación: 900 muertos por un lado, 30 por el otro. Yo solo veo 40 años de masacre gratuita.

Ah! Y tan pasado es hace 20 años que hace 5 segundos. Simplemente es tiempo pasado.

Sergio Fidalgo dijo...

Ireneu, se nota que no tienes un "vestigio del pasado" en tu familia. Igual pensarías de forma diferente si lo tuvieras.

Ireneu dijo...

Sergio, de este tipo, no, ciertamente... o si, según se mire, pero eso es harina de otro costal. Evidentemente que pensaría diferente, yo no he dicho lo contrario ¿o si?. Si así fuera , y por mucho que me jodiese, repatease y me hiciera llorar, estaría dentro del grupo que el gobierno tendría que obviar si lo que pretende es avanzar en algún sentido. Para mi, mi vida habría quedado parada en un momento concreto de la historia, sería por tanto, guste o no el apelativo, un vestigio del pasado que ya no volverá.

Aldebarán dijo...

Realmente, los terroristas tienen que ceder muchas cosas, pedir disculpas públicas y enfrentarse a la justicia. Eso como mínimo.
No me imagino cómo terminará todo, pero ruego que sea del mejor modo posible.

Getta Grip dijo...

Bien, pero asesinos y cómplices son todos los gobiernos de los Estados del mundo, solo que algunos matan fuera y aquí callamos.

Es un negocio de terroristas con terroristas, y perderán los de siempre: la gente.

Ireneu dijo...

Bueno... si tienes un barco, eres un pirata y si tienes una flota, un conquistador. Así funciona todo.

paula dijo...

ireneu, me parece un blog muy rico el tuyo, me ha remitido el buscador, lo cual agradezco, y dando una recorrida, además de felicitar tu idea, y esperar se reproduzca te digo q esta muy lleno, con su variedad, leyendo tu perfil es como vos.... si me lo permitis, y con una opinion certera... no se si la comparto siempre, pero me gusta. soy profe de historia en argentina y biblitecaria, un saludo y q sigas

Ireneu dijo...

Gracias, Paula! :-)

Me siento honrado por tu visita y espero poder leer tus comentarios en más ocasiones. Aquí tienes un espacio en el cual puedes expresarte libremente, y como quieras.

Un saludo desde el otro lado del charco.