Publicidad

miércoles, abril 12, 2006

Churretes rodantes en extinción.

Esta mañana ha llegado a mis oídos una noticia que puede ser la bomba entre todo el mundo de la conducción como dé que se extienda su implantación por todo el mundo: En Moscú los coches que estén sucios serán multados. ¡Si señor! Ya era hora que los gobiernos dedicasen partidas presupuestarias para algo que sea de utilidad y no para chuminadas del estilo la seguridad ciudadana o la sanidad pública.

Ustedes no se han dado cuenta la cantidad de coches los cuales, con más mierda que el rabo de una vaca, van dando un espectáculo más que lamentable por nuestras carreteras. Disfruten de ese coche negro con sus admirables y siempre estéticos churretes de fango seco, o de ese coche blanco que tras pasar la noche bajo un árbol transformado en improvisado hotel pajaril ha sido rebozado de residuos cual croqueta de bar barato, ya que de aquí a cuatro días si no lo lleva limpio como una patena (Plato pequeño de oro u otro metal en el que se coloca la hostia durante la misa. De nada.), las autoridades le van a embargar hasta las zapatillas de estar por casa -sí, esas que tienen la suela despegada.

Y digo yo… ¿Nadie ha pensado en el papel crucial que tiene la mierda en la seguridad de los coches? ¿No les ha dado a nadie por pensar la cantidad de coches que se han salvado de ser brutalmente robados porque la suciedad no dejaba ver la belleza del auto y ha repelido a los ladrones? Es, realmente para tenerlo en cuenta.

En Rusia, por lo visto, esta mugre defensiva hace daño a la vista porque ya hace tiempo que perdió su función protectora, y no han creído oportuno que sea muy del gusto de los visitantes ver como un vehículo cochambroso y guarro se pasea incólume por las calles de la ciudad. Ahora, eso sí, si te pilla un guardia y te endosa una multa de esas que te ponen habitualmente con su habitual tronío y salero, pero tienes a tres personas que piensan que ese coche está limpio, el guardia ha de retirar la multa. La democracia llevada al extremo de las sanciones municipales: se hace una votación y quien más votos saca, ese tiene la razón. ¡Hay, si Stalin levantara la cabeza!

Total, que además de no poder fumar, ni hablar por teléfono, ni correr por las carreteras, ni hablar con el acompañante, ni olvidarnos el recibo del impuesto de la circulación, ni llevar las ruedas bajas, ni ir sin triángulos, ni cadenas, ni chaleco reflectante, de aquí a poco ya no nos van a dejar ni el placer de llevar nuestros automóviles llenos de guarrería hasta la antena de la radio. ¡Hombreeee!

Por suerte que yo tengo mi bicicleta engrasada y a punto por lo que pueda pasar… eso si, les aseguro que no pretendo limpiarla en la vida.

¡Que se jodan!




¡No!¡No me obligareis a pasarlo por la máquina!

2 comentarios:

Oceanida dijo...

Jajaja, me parto, se ve que no tienen cosas mas importantes en que emplear su...inteligencia?

Pobres rusos..
Un abrazo.

SantiNoBrain dijo...

En vez de lavarlo, he preferido sembrarlo.
Un huerto rodante.