Publicidad

jueves, abril 06, 2006

La cara factura de la manipulación.

No, si al final resultará que en realidad, al Talibán de Sacristía y al resto de adláteres que desbarran y demonizan cada día desde las ondas a todo lo que no sea un acto de fe sobre su ideología nacional-catolicista, lo escuchan cuatro y el cabo -de la Guardia Civil, of course. Ayer, el organismo encargado de hacer las encuestas oficiales de audiencia radiofónica (AIMC) ha decidido por una amplia mayoría expulsar a la COPE del Estudio General de Medios en represalia a haber manipulado las encuestas de opinión, y -como tonto- barrer para casa. Así se entiende que tuviesen tantos y tantos millones de personas como oyentes y después tú preguntes a la gente y nadie lo oye. ¡Que jodíos!

Los Coperos se han defendido diciendo que era “un trabajo de investigación” para destapar la falta de control por parte del AIMC de las encuestas. No obstante, esto que pudiera parecer un loable proceder en beneficio del bien general se troca en sospecha mayúscula, porque si se ha descubierto este pastel… ¿desde cuando no llevarán manipulando las encuestas? La duda es, como mínimo, razonable.

El hecho de manipular las encuestas del EGM, no es baladí, ya que estas encuestas son la base principal que utiliza el sector publicitario para organizar sus campañas de marketing audiovisual. Hinchando estas encuestas, se aseguran una fuente de financiación suplementaria, ya que según sea su audiencia así pesarán en el ánimo de las empresas para gastarse el dinero. En definitiva, que si no te oye nadie, nadie te va a elegir para gastarse un duro.

Pero la cosa no queda aquí, ya que al modificar los datos obtenidos está dándose una notoriedad y una repercusión entre el resto de medios que posiblemente no mereciera. En el EGM de 2005, la COPE sale en segunda posición a mucha distancia de la SER (asociada popularmente a los socialistas), que es la primera con diferencia, y a muy poca distancia de Onda Cero y RNE. Ahora bien, si sabemos que los datos a partir de los cuales se ha obtenido este estudio han sido falseados con premeditación, alevosía y una mala leche que te cagas ¿en que puesto quedará realmente? ¿Segundo? ¿Tercero? ¿Decimonoveno?

Todo tipo de encuestas son susceptibles de ser interpretadas y modificadas en proporción al interés -pecuniario, evidentemente- que se tenga de los resultados extraídos. Los propios medios han hecho, hacen y harán sus propias trampas para arañar un puntillo que otro que le permita ganarse los parabienes de los anunciantes, por lo que tampoco se puede hacer mucho caso a los tantos por ciento de los demás competidores. Pero en este caso, el mal es doble, ya que la COPE actúa como brazo tonto de la ley del Episcopado.

En un país en que en diez años ha caído en picado el sentimiento religioso -siempre según las encuestas- ya era curioso que se marcase una subida de la audiencia de un 16% de una emisora que de laica no tiene nada. Ellos verán qué ganaron haciendo trampa pero ahora son los anunciantes los que les van a pasar factura. Ya lo dice el dicho, gana más el perro lamiendo que mordiendo.

Y estos, de lamer, no tienen ni idea.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, aquellos culos que les interesa, sí que los saben lamer, sí.

Sergio Fidalgo dijo...

Tenlo claro: la COPE se equivocó, pero el EGM es muy poco fiable. Es la única herramienta qeu tienen los anunciantes, pero está hecha como la mayoría de las encuestas, con el culo.