Publicidad

sábado, mayo 20, 2006

El inusitado revuelo del Best-seller.

A uno, que últimamente no tiene demasiado tiempo para dedicarse a su hobby-necesidad de escribir su post diario y los escribe emulando a los ojos del Guadiana -cuando tiene agua-, le sorprende el inusitado éxito de la novela El Código da Vinci. ¿Qué es lo que tiene esta novela que ha hecho temblar a la Iglesia y a medio mundo de esta forma? Personalmente me leí este libro hace unos cuantos meses en el lapso de cuatro días cumpliendo con la fama de "polilla de biblioteca" que me precede entre los míos y tampoco creo que sea para tanto todo el revuelo que se ha formado alrededor.

El libro en si -prescindiendo de dar detalles al lector interesado- es muy fácil de leer, letras grandes y de una acción policiaco-científica trepidante que juega con el lado oscuro de la Iglesia y de la fe cristiana, lo que la convierte en una obra interesante, fácil de leer por un público poco habituado a leer. Y es aquí donde creo yo que está la espoleta del éxito-polémica de la obra de Dan Brown: la total falta de costumbre del gran público por la lectura.

Creo que este libro es un libro entretenido y que como novela del género policiaco no está nada mal. Sin embargo, la sensación que me dio no fue la de un libro herético, ni un libro en que se desvelen secretos inconfesables, sino una novela de ficción bien argumentada con datos reales o aproximadamente reales que hace vibrar a quien le guste este tipo de novelas, y poca cosa más. Al menos es mi opinión.

Dentro de mi bagaje lector he tenido la oportunidad de toparme con gran cantidad de novelas, panfletos, tesis científicas e incluso basura con tapas que me ha permitido poder discernir un tipo de otro; también he leído cosas relacionadas con el tema del Código Da Vinci y tampoco me ha pillado de extraño. Pero... ¿Qué pasa con todos aquellos lectores que a duras penas han leído un libro en su vida y se encuentran de golpe con un libro de estas características? Pues pasa justamente lo que ha querido el autor, es decir, crear en el lector una mezcla de realidad y ficción que lo introduzca en la trama de la novela. Y aquí está el truco.

El gran problema es que el gran público, poco avezado a la lectura, toma sensu strictu todo lo que en ella pasa y se dice, sin ponerse el más mínimo "pero" respecto lo que lee. La falta de criterio de discernimiento provoca que todo lo que leamos sea considerado real en su mayor o menor grado provocando reacciones exageradas a favor o en contra entre la población lectora de dicha novela y por simpatía, incluso la no-lectora.

La Iglesia y sobretodo sus acólitos seglares, no son ni mucho menos ajenos a esta sociedad poco habituada a la lectura -y menos a la lectura plural- y si le sumamos la tendencia ancestral del clero de denigrar agria y airadamente todo lo que suponga un mínimo ataque a la creencia religiosa, nos encontramos con que la novela ha sido magnificada en exceso tanto por los que puedan estar a favor, como por los que puedan estar en contra, creándose una polémica por una trama meramente fantástica -basada en algunos datos reales, eso sí- que ha beneficiado a su autor de forma bastante lucrativa y, de paso, ha "obligado" a una gran parte de esta sociedad pseudo-analfabeta a poner un libro entre sus manos.

Por de pronto me queda por ver la película, ya que ya tuve la ocasión este verano pasado de ver algunos de los escenarios reales ubicados en París, y que no dudo que me decepcionará, dado que todo el rico mundo mental de un libro, difícilmente puede ser jamás trasladado a una pantalla.

Por suerte que siempre nos quedará Esteso y Pajares con su Código Aparinci.

3 comentarios:

SantiNoBrain dijo...

Por norma situo todas las novelas que leo en el termino de la ficción, es mucho más fácil leerlas.
Hago lo mismo con cualquier película que comience con la frase: "basada en un hecho real"...

Anónimo dijo...

Coño y lo bien que esta "La metamormosis" de kafka y lo poco que la gente entiende a ese pedazo de escritor que es. Joer que solo yo y un colega fuimos los que entendimos la novela. Bueno en fin que en este pais se lee muy poco, el suplemento del Domingo de los periodicos y poco mas.

Bueno ya que hablas de libros hoy recomiendo una triologia
"las fundaciones" de Asimov

Oceanida dijo...

Yo no la he visto aun pero seguro que no es mejor que el libro.
Te mando un abrazo.