Publicidad

lunes, mayo 29, 2006

Excusas cívicas.

Leo que en los nuevos trenes de cercanías no se reservarán asientos para embarazadas porque no los respeta nadie, y pienso que no hay nada más penoso que un ente público dé por perdida la batalla del civismo así, por las buenas. Ya, por esa misma regla de tres, saltémonos todos los semáforos, llenemos toda las calles de mierda, atraquemos a todo el mundo porque, total, esas reglas no las respeta nadie. No tiene sentido.

Malpienso y me da la impresión de que lo único que quieren hacer es ahorrarse cuatro perras en la señalización pertinente. La falta de civismo sería una mera, una burda excusa y eso sí que resulta humanamente indecente.

El dinero tiene derecho de pernada ante todo. Incluso antes de nacer.

4 comentarios:

Miércoles Adams dijo...

¿y como saben los poderes públicos que no se respetan? ¿han puesto una cámara? ¿han hecho una encuesta a usuarias embarazadas / usuarios/as cabrones/as? Esto ya es el colmo....

Aldebarán dijo...

Me parece una excusa muy falta de excusa. Sin ningún argumento válido, dan por perdida un batalla.
Y tiene razón Miércoles ¿cómo saben que no se respetan?

neurax dijo...

Tienes toda la razón, en este tema deberíamos aprender de los japoneses, porque un poco majaras pueden estar, pero lo que es educación y civismo les sobra. Saludos

Sergio Fidalgo dijo...

Igual lo que deberían prohibir son las señoras embarazadas, así seguro que aún se ahorrarían más dinero.