Publicidad

sábado, mayo 27, 2006

Palos desequilibradores

Si realmente existiese intención de colaborar por parte de todos los estamentos implicados en el proceso de paz en el País Vasco, no se darían casos como el del juez Grande Marlaska, el cual, más que defender la legalidad, lo que parece que pretenda es poner todos los palos posibles en la rueda de la frágil paz que hay en estos momentos. Cualquier cosa, hasta la más nimia declaración que se hace durante estos días por el entorno batasuno supone una querella y su enjuiciamiento. ¿Qué es lo que se pretende? ¿Que dejen, simple y llanamente, de matar o hacerlos pasar por el aro judicial español a machacamartillo?

El fin de ETA -y por tanto de los asesinatos- necesita una negociación política, o lo que es lo mismo un quid-pro-quo que lleve a un equilibrio entre las partes. Equilibrio que desde ciertos miembros de la judicatura y desde ciertas bancadas parlamentarias no interesa en absoluto.

Nuestro cuerpo despanzurrado, sin embargo, les haría felices.

2 comentarios:

Sergio Fidalgo dijo...

uy uy uy... cuerpo despanzurrado... madre mía, pareces salido de la escuela de Zaplana o Pepe Blanco.

Oceanida dijo...

Estoy de acuerdo contigo, hablando se entiende la gente aunque sean asesinos, no podemos esperar y menos de ellos que dejen de matar por arte divino...porque eso no existe.
Un abrazo muy fuerte y gracias por la visita.