Publicidad

viernes, mayo 26, 2006

Pedaladas de corrupción.

60.000 euros en una maleta para pagar a un doctor por sus sesiones de dopaje. No está mal. Así es como se destroza un deporte duro que está basado totalmente en la fuerza física de quien lo practica: El ciclismo. Esta sociedad corrupta y mercantilista que lo único que quiere es más y ahora mismo lleva ésta misma corrupción a la esforzada gente del pedal.

El cuerpo humano tiene un límite, pero cuando la ambición pecuniaria del entorno se siente realizada solamente con llegar antes y más rápido, obliga al deportista a sobrepasar todos los límites físicos so pena de ser el peor de los fracasados. El método es lo de menos, las consecuencias tanto dan. Sólo importa el más, más y más.

El más siempre conduce al menos: los extremos se tocan. ¿Verdad, señor Saiz?.

4 comentarios:

neurax dijo...

Está claro. Lo peor de esto es que creo que siempre existirá el doping en mayor o menor medida, porque la investigación de las sustancias siempre van por delante de los análisis para detectarlas y cuando hay intereses de por medio (o sea mucho dinero), pues ya se sabe. Por lo menos haber si cazan al mayor nº de gente para que los demás disimulen un poquito.

Oceanida dijo...

Es triste ver como la corrupcion llaga al mundo del deporte y cada vez es peor.

Lastima si.

Temando un abrazo muy fuerte.

Haters dijo...

Ireneu,

Fem el favó de traducir aquest una miqueta.

http://blocs.mesvilaweb.cat/node/view/19568

No me capisco bé.

debolsillo dijo...

Ya lo dijo Melcior Mauri: los ciclistas no pueden hacer lo que hacen sólo con spaguettis...a buen entendedor pocas palabras bastan.