Publicidad

miércoles, mayo 24, 2006

Vergonzante mediocridad.

La independencia de Montenegro vía referéndum ha dado alas a los independentistas de esta parte del orbe para conseguir su tan anhelado propósito. Uno puede estar a favor o puede no estarlo, pero con espectáculos tan bochornosos como el de Eurovisión, en el que como representación de todo un país llevaron a cuatro grajas vestidas de rojo a perpetrar algo que denominaron “canción”, he de comprender plenamente a quien desee enviar a hacer puñetas a semejante “cultura española”. No obstante, por si aún no se tenía suficiente ración de caspa patria, ahora resulta que el Koala ha hecho una versión del “Opá” que servirá de himno del Mundial de fútbol para la Sexta. ¡Eso es calidad de la buena, si señor!.

Yo pensaba que desde la presentación de Remedios Amaya en Eurovisión en 1983, con su descalzo cero absoluto, habríamos avanzado algo en la conciencia de la imagen que transmitíamos al resto del mundo. Acontecimientos como las Olimpiadas de Barcelona parecieron darme la razón, pero sin embargo, últimamente parece que volvemos a las andadas, y lejos de transmitir la imagen de un pueblo moderno, estamos volviendo a dar la imagen de analfabestias y tercermundistas que tanta fama nos dio durante todo el siglo XX.

La calidad se obvia por allí donde se va, y en vez de buscar la parte positiva de una sociedad, lo único que se promociona es el “caca, culo, pedo, pis” y la garrulería más equina, simplemente porque hay una amplia capa de la sociedad que lejos de impregnarse de los rasgos cualitativos de un buen hacer, están contagiando de mediocridad y barriobajerismo todas las expresiones culturales de España simplemente por el afán recaudatorio de éstas, aafectando incluso a las que significan representación en el exterior que deberían ser las más cuidadas.

Tras todo lo expuesto, no es raro que toda esta mediocridad pujante llegue a propagarse a la clase política y tengamos shows tan vergonzantes como los que protagonizan todos los días nuestros políticos y sus partidos, tanto los de la derecha como los de la izquierda, tanto los autonómicos como los estatales. No se salva ni uno.

No es de extrañar que cada vez haya más gente que quiera romper con esa imagen que no es entendida y jaleada más que por una inmensa mediocre mayoría y que fuera del “corral hispano” no haya nadie a quien le haga la menor gracia. Yo mismo, cuando contemplo todo esto, no tengo más que vergüenza de que sean representantes míos y yo no pueda hacer nada para evitarlo.

Me uno a lo que dijo Raimon: “Nosaltres no som d’eixe mon” (Nosotros no somos de ese mundo). Que me perdone quien no comprenda este apunte de calidad poética.

2 comentarios:

odyseo dijo...

El problema no es una cuestión de regionalismos varios, sino de gusto estético. El mal gusto no es patrimonio de ningún territorio sino de un determinado tipo de personas. El problema es cuando queremos dar con una determinada elección "artística" la imagen de un colectivo: el mal o buen gusto no es del colectivo sino del responsable de la elección.

Saludos

Anónimo dijo...

Compañero, lo siento pero eso no es excusa...
Soy del mero centro, podría ser del mero este o del mero oeste y me parece que nada tiene que ver las ideas separatistas con las "Kepchup", el OPA o el toro de Osborne... en todos los lados cuecen habas! los "neng" de "Castefa" también gustan de los Seat Tuneados... como decía Odiseo, la culpa del mal gusto la tiene quién elige! por cierto... la Sexta, si, la del "OPA! ganamos el mundial!" ¿donde tiene la sede?
¿De donde es Sardá, el de Crónicas? programa famoso por el gusto refinado de su programa... y bueno paro de contar...
Seguramente Raimon estaba hablando de un grupo dentro del grupo, por que sino está dejando a mucha población fuera de su "nación".
En lo que estoy de acuerdo y como yo creo que cientos de miles, sino millones de españoles, es que esas expresiones "culturales" no me representan y que son una auténtica vergüenza, pero no creo que por eso tenga que pedir la secesión de mi barrio, alguno habrá que le guste y que se sienta identificado... gañanes hay en todos los lados.