Publicidad

lunes, junio 05, 2006

Sino todo lo contrario.

Ya pasada un poco la deria “juradil” que nos ha invadido durante todo el fin de semana y que nos obligaba a chupar Rocío Jurado a todas horas, como si no hubiese otras cosas de más importancia en la vida que la muerte de una cantante de más o menos renombre - sin ir más lejos, el ascenso del Nástic de Tarragona a primera u hoy mismo, que se celebra el 25 aniversario del descubrimiento del Sida- retomamos la normalidad en este lunes festivo en Barcelona.

En fin, que en Catalunya ya tendremos tres equipos en la primera división; un equipo que se autoproclama -no sé con qué derecho- el equipo de Catalunya, y otros dos que lo único que harán es tocarles los huevos a los primeros. Ahora ¿qué excusa tendrán para seguir dando hora y media de Barça y cinco minutos para los demás en TV3? No… si por algo la afición tarraconense “calentó” a los cámaras de la televisión público-blaugrana. Por ecuánimes, sin duda.

Sin embargo, hoy, día del Medio Ambiente -día celebrado por nadie y menos por el propio medio ambiente- se celebra el 25 aniversario del descubrimiento del SIDA. Esta enfermedad que padecen en la actualidad unos 40 millones de personas, ha causado la friolera de 20 millones de muertos. Y aunque las investigaciones han avanzado no poco, la diferencia entre la vida y la muerte estriba en que tengas más o menos dinero en tu bolsillo. En los países ricos, el sida se ha convertido en una enfermedad crónica, mientras que en los países pobres, el sida es mortal de necesidad. ¿Es eso justicia? ¿Es eso dignidad humana? No, eso es dinero y mercantilismo. Somos lo que tenemos, no lo que somos.

Y de mientras, aquí continúan peleándose con el si o el no del Estatut, flipando en colores viendo a los políticos cómo con total descaro defienden sus posturas ante viento y marea, cuando podrían estar defendiendo perfectamente la tesis contraria. Simplemente que lo más nimio les hubiese sido concedido o arrebatado en su negociación particular, ya estarían vendiéndonos las gracias o desgracias de este Estatut con total convicción. No vale la pena perder un minuto con ellos, realmente.

Total, que visto lo que hay, uno llega a la conclusión de que cambiar esta sociedad, costará y no poco. ¡Y no poco!



Costará, costará...

2 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Lo de la hora y media está claro:

El tiempo es directamente proporcional a los títulos que posee la entidad.

Felicidades al Nástic por el ascenso.

En cuanto a lo del Estatut... prefiero el fútbol.

Un saludo.

Ireneu dijo...

Celofán: Claro ejemplo de que somos lo que tenemos, no lo que somos... jejejeje

Saludos, amigo Celofán!