Publicidad

sábado, julio 08, 2006

El aspirante a Farruquito.

Resulta impresionante comprobar como el hombre, no solo tropieza dos veces en la misma piedra, sino que algunos especimenes son auténticos e irresponsables tontos de capirote. A estas alturas quien más quien menos sabe que los que tenemos carnet de conducir disponemos un saldo de 12 puntos a partir de los cuales se van restando o sumando conforme las sanciones de tráfico se van añadiendo en nuestro haber. Pues bien, un conductor de Cornellá de Llobregat perdió, de golpe, 13 puntos y fue sancionado con 1950 euros de multa. Aunque claro, cuando vemos los delitos en que incurrió, sólo le faltó ser condenado al garrote vil para poder purgar sus delitos.

El dicho "conductor", de 24 años para más señas, iba fumando tranquilamente su porrete - el cual lanzó por la ventana cuando se dio cuenta de la policía-, sin cinturón y sin seguro. Los Mossos d'Esquadra, prácticamente secaron los bolígrafos con él. Primero por conducir consumiendo sustancias estupefacientes (6 puntos y 300 euros de multa), después por ir sin el cinturón de seguridad (3 puntillos menos y 600 yuros de "castaña"), luego por lanzar por la ventanilla objetos peligrosos o susceptibles de producir incendios (otros 4 puntos y 150 euros) y finalmente por ir sin seguro obligatorio (900 alegrías menos). Vamos, que el niño salió bien servido.

Lo que es realmente inconcebible del asunto es que haya alguien que sabiendo la dureza que hay en el ámbito de la circulación, se pase por el arco de las delicias todas las normas habidas y por haber. Una cosa es ser un profesional de la carretera y saber qué te estás jugando por ganarte la vida, y otra que no tengas el más mínimo escrúpulo a la hora de circular. Es de suponer que si tal individuo era capaz de ir tranquilamente por las carreteras, en caso de accidente o atropello, tampoco iba a respetar la más básica norma de ayuda y hubiera salido por patas como tantas veces hemos podido tristemente comprobar que se produce.

En fin, que esta vez se ha retirado de la circulación a un aspirante a Farruquito, pero... ¿Cuántos hay que aún circulan bajo los efectos del alcohol, drogas o temerariamente y no son detectados?

Las necrológicas nos dicen que demasiados.

1 comentario:

Sergio Fidalgo dijo...

Sí... aún quedan muchos Farruquitos al volante...