Publicidad

sábado, julio 29, 2006

Oligarquía trabajadora.

El follón que se ha montado en el aeropuerto de El Prat por las protestas del personal de tierra de Iberia, es de los que hacen época y vergüenza ajena por la imagen que dan de cara al mundo. Particularmente, me la repampinfla todo lo que suceda alrededor de los aviones, dado que el avión para mi, simplemente es un ruido por el cielo, pero se ha de reconocer que no hay derecho a que con la excusa de defender unos derechos -que está por ver si lo son en realidad- han cogido de rehenes a más de 100.000 personas en un aeropuerto en una fecha clave, en una huelga salvaje y sin aviso ninguno. Una cosa es dañar a la empresa y otra muy diferente es utilizar a la ciudadanía para conseguir lo que les de la gana. Aquí el derecho se convierte en prepotencia.

Ya sean unas veces por los pilotos, otros por los controladores y otros por el personal de tierra, todo los que trabajan en los aeropuertos, simplemente tienen que hacer una huelga para conseguir lo que ellos quieran. Su puesto es tan estratégico que tienen derecho de pernada para conseguir lo que quieren y así lo hacen cada dos por tres. Nada tiene que ver con una lucha de mejora laboral, sino sencillamente en un conseguir cada vez más, porque en cuanto quieren conseguir cualquier cosa, simplemente hacen una huelga así por las buenas, sin avisar ni nada, colapsan a todo un país y las autoridades han de ceder quieran o no ante el salvaje chantaje.

Los afectados, gentes normales que han pagado su billete religiosamente para poder desplazarse a cualquier punto del mundo, se ven retenidos en el aeropuerto sine die en contra de su voluntad, en condiciones más típicas de un campo de refugiados que de un aeropuerto, con un dinero ya desembolsado y sin posibilidad de partir hacia su punto de destino. Pero claro, ellos no tienen derecho alguno porque a una serie de supuestos trabajadores que ganan infinitamente más que cualquier peón de obra (se comenta que los pilotos tienen derecho hasta a bonos descuento del Corte Inglés) les apetece conseguir una serie de mejoras. Vergonzoso.

Si tenían algún motivo válido para hacer huelga lo pierden absolutamente en el momento que actúan corporativistamente y abusan de su posición de poder, porque en ese momento no se trata de una lucha obrera, sino de una prepotencia oligarca. Once horas de bloqueo salvaje de las pistas del aeropuerto y 200.000 personas afectadas quitan cualquier atisbo de razón.

Además… ¿Cuántos trabajadores aeroportuarios han muerto este verano por golpe de calor? ¿Y albañiles?


Lo siento. Te has quedado sin vacaciones.

1 comentario:

Labot dijo...

además,
la ocupación de la pista supuso una situación de peligro para todas las personas que, en ese momento, sobrevolaban la zona. ¿qué pasa si un vuelo Niza-Madrid sufre una avería y solicita aterrizar de emergencia en Barcelona?
merece una demanda penal por poner en peligro la vida de otras personas... no es una broma.