Publicidad

miércoles, agosto 30, 2006

Los tontos, relojeros.

Por si acaso alguien creía que en política no habría nada que me sorprendiera, se equivoca del todo, sí que lo ha habido. El hecho de que el peor alcalde de Barcelona después del ínclito y franquista Porcioles sea ascendido al cargo de Ministro de Industria de -ni más ni menos- del gobierno español en sustitución de “Alegría de la Huerta” Montilla, ha hecho que se me caigan los huevos al suelo. La guinda es que a quien se pone de sustituto al frente del Ayuntamiento barcelonés, no es -como debiera- alguno de los tropecientosmil tenientes de alcalde, sino a Jordi Hereu, regidor de Movilidad y portavoz del Consistorio. Como se decía antaño, ahora hasta el más tonto hace relojes.

¿Cuales han sido los méritos de Joan Clos i Matheu para ocupar semejante cartera? Méritos conozco pocos, por no decir ninguno, pero deméritos tengo un capazo lleno. Montilla, cuando accedió al ministerio al menos vino con la titánica tarea de dar una cierta dignidad a la caótica, problématica y “residencial” Cornellá, pero…¿y Clos? Por lo visto, su gran actuación como clown sambero con camiseta floreada al ritmo de la batucada de Carlinhos Brown, y su grandes dotes como mago al convertir de la noche a la mañana un Forum 2004 ruinoso en un evento con “ligero” superávit, han sido cruciales para pensar que no hay nadie en España mejor para ocupar tan estratégico cargo. De locos.

Zapatero, aquí, creo que la ha cagado. Ignoro cuales son los tejemanejes dentro de los partidos y más concretamente dentro del suyo, pero esto resulta algo totalmente fuera de toda lógica. Lógica ilógica que lleva a poner en un puesto clave a alguien que no ha sido capaz de dar a los barceloneses durante su mandato como alcalde, ni seguridad ciudadana, ni bienestar, ni civismo, ni mantenimiento del nivel de vida… y cuyo mayor logro ha sido conseguir que haya tres borrachos menos que se meen en las paredes y que cuatro prostitutas miserables tengan que hacer la calle en otro sitio. De la movilidad, gracias a Jordi Hereu mejor ni hablar. Del asunto del Carmel, menos.

Total, que si alguno pensaba que trabajábamos para conseguir un futuro mejor, que se lo quite de la cabeza. Con estos políticos que no nos merecemos -o sí- madrecita… ¡que me quede como estoy!


Si llega a bailar batuka, lo hacen Rey de España.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Carai, ni una oportunidad le das al hombre, pobrecito, dejalo a ver si es capaz de empeorarlo, no creo que consiga que la SEAT se vaya a Europa del Este.

Anónimo dijo...

Joder no se de que te quejas, A mi ciudad han traido de alcalde a uno que fue ministro, y que para mas cojones fue a este misistro al que le hicieron la huega general del pp. (Si si aparicio)(es alcalde de Burgos)