Publicidad

domingo, agosto 06, 2006

Ni puto caso.

Es duro llegar a la conclusión de que la inconsciencia humana es directamente proporcional a su chulería e hipocresía, pero es así. Si no fuera así, no se producirían tantos incendios forestales, porque si bien una parte pueden ser provocados, la gran mayoría no dejan de ser más que imprudencias tontas perfectamente evitables. Imprudencias que lo único que denotan es la nula capacidad -e intención- de ver más allá de nuestros propios ombligos.

Hace unos días, me desplazaba con mi coche y descubrí que el conductor de delante iba fumando tranquilamente con la ventanilla abierta y tirando -con más tranquilidad todavía- la ceniza por ella. Estábamos pasando por una zona interurbana, por lo que había un peligro de incendio latente, por lo que decidí pitarle para que dejara de hacerlo. Ni puto caso. Siguió fumando, haciendo caso omiso a mis insistentes señales y cuando le pareció, lanzó la colilla por la ventanilla y la cerró para poder seguir disfrutando de su aire acondicionado con toda la felicidad del mundo. Con toda la jeta del mundo.

Hay infracciones que pueden suponer un peligro para los que conducen, pero este tipo de conductas -a priori inocuas- pueden afectar seriamente a la vida cotidiana de muchas miles de personas, por no hablar de los daños en el paisaje y el medio ambiente de la zona. Sin embargo, aún así la gente las continua cometiendo por sistema como si fuera lo más inocente sobre la capa de la tierra.

¿Comodidad, pereza, despiste, inconsciencia egoísta? Sea lo que sea, creo que este tipo de infracciones deberían ser penadas con la mayor de las durezas porque las consecuencias acostumbran a ser gravísimas, incluso mayores que las de hacer un adelantamiento en línea continua y sin visibilidad. Lejos de los tres o cuatro puntos de retirada, estaría a favor de retirada no del carnet, sino del coche, durante 6 meses o un año, para que se "conciencien" con lo que están jugando. Si no hay sesera conduciendo, posiblemente andando no harán tantas gilipolleces.

Qué penoso es que las personas solo actuemos correctamente cuando nos dan en la sesera y no porque pensemos que hemos de hacer las cosas bien.

Está visto que esto último resulta demasiado cansado.


Eso sí, el coche del que tiró la colilla, está impoluto.

1 comentario:

Mr.Celofan dijo...

Tuviste suerte de que el energúmeno en cuestión no parase y te pegase una paliza con un bate por atreverte a pitarle.

La gente hoy en dia es así.