Publicidad

viernes, septiembre 01, 2006

El western de la geoestrategia mundial.

Ya hace tiempo que comenté cuales son los protagonistas del culebrón atómico de Irán, y aquí siguen. En mi opinión (seguramente errónea), esta lucha entre lo que se ha llamado “comunidad internacional” y la antigua Persia por un quítame-allá-ese-uranio, no es más que una película del oeste en que los contendientes juegan una partida de poker con más cartas falsas, que en un gabinete esotérico de cadena de TV local y más faroles que en la Feria de Abril.

A Estados Unidos le molesta que Irán pueda llegar a tener la bomba atómica porque ello implicaría que el segundo productor de petróleo podría mantener su independencia aún a pesar de las veleidades de la geoestrategia yanqui. El hecho de que Irán pretenda crear una “Bolsa Iraní del Petróleo” en el cual la cotización del oro negro se haría básicamente en euros y no en dólares, ha puesto de los nervios a los pupilos del Tío Sam, ya que vale la pena recordar que una de las causas que llevaron a la invasión de Irak, fue precisamente que Saddam Hussein empezó a cotizar su petróleo en euros.

Si por Bush fuera, ya habría intervenido militarmente en Irán, pero enzarzarse en solitario a estas alturas en una tercera ocupación -guerra- por el petróleo (tras Afganistán e Irak) llevaría a la economía estadounidense a la bancarrota ya de por sí muy tocada con éstas dos. Es por ello que utiliza el escudo de la “comunidad internacional”, sabedora como es de que Irán a quien realmente abastece es a Europa, Japón y China: si controla Irán controla a sus directos oponentes.

Pero no nos dejemos engañar por los fuegos de artificios, ya que la real “comunidad internacional” no está mucho por la labor. Sin ir más lejos, en julio de este año, Francia (la compañía Total) ha reconvertido sus plantas de refinería en suelo persa para poder suministrar gasolina a Irán, que hasta entonces estaba obligada a importar hasta el 60% de sus necesidades de carburante refinado, consiguiendo de esta forma su “independencia” en este aspecto. Por su parte, la “independiente” Irak, ha firmado a principios de agosto un acuerdo con Irán para enviarle petróleo iraquí para ser refinado. Para estar “tan tensa” la cosa, parece que hay mucha tranquilidad.

Resulta curioso ver cómo si estiras del ovillo persa, lo que realmente obtienes es una trama en que los USA intentan mantener su predominio mundial a base de torpedear el abastecimiento petrolífero europeo, chino y japonés y de presentarse como valedor de la causa anti-atómica. De mientras, Europa, China y Japón, siguen el rollo a un económicamente debilitado Bush, y por el otro están dando su apoyo implícito a la política de Ahmadineyad. El interés, es el interés, claro.

Ya veremos cómo se presentan los próximos capítulos de este western “restaurado”, que prometen ser bastante interesantes: ¿Qué habrá ido a decir Felipe González?



Duelo al Sol en OK-Teherán

3 comentarios:

Sergio Fidalgo dijo...

Money, money, money...

odyseo dijo...

Creo que la imagen es fantástica para acompañar tu escrito. Te saludo a mi regreso de vacaciones

debolsillo dijo...

Y mientras los gringos se los gastan en guerras, los chinos van creciendo un 7% anual ¿Estados Unidos sigue siendo una superpotencia?