Publicidad

miércoles, noviembre 08, 2006

Brumas Montillanas.

Hoy, al fin ya tenemos confirmación de la reedición del Tripartito, pero esta vez llamado “Govern d’Entesa” (Gobierno de Entendimiento). ¿Otra temporadita vamos a tener a Carod, Saura y Montilla en el gobierno de Catalunya? Pues si, no creo que lo hagan ni mejor ni peor que otros, porque al fin y al cabo no hay un político que trabaje bien para la ciudadanía, sino para bien de los lobbys a los que representa. Ello ha significado que en CiU estén que muerdan ante la situación.

CiU se había confabulado con Zapatero para ventilar a Maragall de la poltrona y meterse ellos, y aún a pesar de ser el partido político más votado no puede chupar del bote. Se han encontrado con un anodino Montilla -antítesis del payasete de Maragall- que se ha pasado por el forro lo que le han dicho desde Madrid, para desesperación del guaperas Mas, explotando votando en contra de Zapatero en el Parlamento de Madrid. Una pataleta, vamos.

¿Unión de perdedores? Si…,¿por qué no?. Imagínense que todos los pobres del mundo se uniesen, los ricos tendrían poco a hacer. Pues en esto ha pasado igual. Lo impensable, la hecatombe para la burguesía catalana ha sucedido: los perdedores se han unido y como son más que los “ganadores” pues hala… a cascarla por tiempos.

La primera en la frente. El poder une, la oposición desune, y el verdadero peligro de la situación actual es para la propia CiU. ¿Serán capaces de mantenerse unidos Convergencia Democrática de Catalunya con Unió Democrática de Catalunya estando en la oposición sin chupar ni una mala cartera, ni una mala comisión después de 25 años siendo el ombligo, los tesoreros y los jefes de Catalunya? Tres años, se podían soportar, y más confabulando con los socialistas españoles en contra de los catalanes pero…¿siete? Brumoso horizonte se les plantea.

Montilla no es Maragall. Es un hombre gris que pienso que dará mucho que hablar, pero poco que mostrar. No lo va a hacer mejor que nadie -no sería político entonces- pero si hemos de guiarnos por su etapa de Ministro de Industria, nadie se va a enterar que existe, pero el que se entere, no lo va a olvidar. Y CiU teme eso, que en medio de la niebla gris todo se difumine, se pierda, se apague… se eternice.

El primer tripartito fue un remake de los Payasos de la Tele en una televisión de plasma panorámica con sonido dolby- “ensordao”. Este segundo, será un telediario en una funcional televisión en blanco y negro y con sonido el justo y “mono”.

Esta vez no creo que los ciudadanos de a pie nos divirtamos tanto, pero otros habrán que lo harán menos.

Si lo hacen.


Las transparencias no van a estar de moda .

1 comentario:

Sergio Fidalgo dijo...

Razón tienes, con Montilla no nos ´reíremos...