Publicidad

jueves, noviembre 02, 2006

¿Todos ganaron? No, pero casi.

Curioso cuando menos se puede calificar el resultado de las elecciones catalanas de este 2006. CiU ha ganado ampliamente (48), pero sólo ha sacado 2 escaños más que la otra vez. El PSC (37), se ha pegado un importante batacazo, perdiendo 6 escaños. ERC (21), que se preveía otro al que le iban a caer unas cuantas castañas de medio lado sólo ha perdido 2 escaños, gracias en parte al buen trabajo en Madrid de Puigcercós; El PP (14) ha perdido 1 respecto el 2003, cuando pensaban que algo iban a poder arañar de tanta Maragallada; ICV (12) ha ganado 3 desde el 2003 a pesar de formar parte del Tripartito y el partido del tío en pelotas, Ciutadans (perdón, “Ciudadanos”) ha sacado unos sorprendentes 3 escaños. Al menos, Carod ha reconocido que ellos no han ganado.

Con un reparto así, resulta que el Tripartito puede ser reeditado para gracia y disfrute de los convergentes y derecha en general, que se encuentran otra legislatura sin poder chupar del bote. CiU, como juró que no se aliaría con el PP, está condenado a chupar oposición otros cuatro años. Mas, definitivamente, no es el mejor recambio de Pujol.

El Tripartito, con 70 escaños sumados, obtendría otra vez la mayoría absoluta y puede volver a la Generalitat, con la novedad de que las diferencias entre las formaciones se han equilibrado. Los más potentes, PSC y ERC, han perdido ellos solos 8 escaños, mientras que ICV ha ganado 3. El “Alegría de la Huerta” Montilla, tendrá que sacar su gris mano izquierda para poder hacer alguna cosa. Maragall era más divertido, lo echaremos de menos.

El incongruente PP por su lado (curiosa su propaganda electoral en que en castellano decía una cosa diferente que en catalán), sigue quedando al margen de todo y de todos, con sus fieles perdiendo pistonada y con el peligro que representa el partido no nacionalista -pero castellanista a tope- Ciutadans (perdón, “Ciudadanos”), el cual amenaza con dividir el voto españolista que hasta ahora concentraba el PP, robándole el escaño que pierde y obteniendo dos más en la zona metropolitana de Barcelona, sobre todo en las poblaciones y barrios más “pijos”. El ejemplo está en Sant Jaume de Frontanyà, (el pueblecito más pequeño de Catalunya, con 29 electores),donde el único votante del PP en las elecciones del 2003 ha votado a Ciutadans (perdón, Ciudadanos) este año. Es un ejemplo.

En fin, que en Catalunya, en contraposición al bipartidismo que se ha instalado en el gobierno del Estado, se está produciendo un multipartidismo que obliga a todos los partidos a mantener negociaciones con todos, lo cual desde el punto de vista del ciudadano no es nada malo en absoluto. El espíritu “fenicio” que nos atribuyen a los catalanes sale a la luz en todos los aspectos, incluso en la política.

Aunque no guste a algunos, se ha de reconocer que somos un pelín diferentes ¿no?.


Lo que va a fardar en su pueblo, ¿ein, jefe?

3 comentarios:

Haters dijo...

Todo el mundo es diferente.

Mr.Celofan dijo...

Me gusta que seamos diferentes.

Sergio Fidalgo dijo...

¿Somos diferentes?