Publicidad

martes, enero 31, 2006

La mórbida culpabilidad del virus.

Un estudio realizado por científicos estadounidenses de la universidad de Wisconsin ha llegado a la conclusión de que la obesidad que viene padeciendo buena parte de los habitantes de EE.UU., y que se ha duplicado en los últimos 30 años, viene provocada por un virus, recomendando aparte de los habituales y manidos “comer menos” y “hacer más ejercicio”, el lavarse las manos. Y yo me pregunto… ¿en esto se gastan el dinero los científicos de aquel país? Todos sabemos desde hace años que están mórbidos por que les afecta un virus, pero posiblemente nosotros lo conocemos por otro nombre menos científico: gilipollez supina.

Es el colmo de la soberbia. Son tan inocentes en todo lo que hacen que incluso en el caso de ponerse morados a hamburguesas grasientas con manteca de cacahuete, si les engorda, la culpa no es de ellos sino de un virus -todavía desconocido- que se mete en su cuerpo y produce que desarrollen lorzas de tamaño descomunal. Se ha de tener poca vergüenza.

Resulta penoso comprobar cómo, si tienen un mal, lejos de querer ver la poco halagüeña realidad de que comen como cerdos, que tienen una dieta que da pena y que no menean una paja durante el día, prefieren automentirse que reconocer que algo están haciendo mal -para alegría de científicos becados y empresas farmacéuticas sin escrúpulos, claro. Lo peor de todo es que seguramente habrá muchos que crean que su obesidad realmente ha sido transmitida por dar la mano a algún otro obeso infectado, lo cual ya ronda la paranoia y sitúa el estudio en la delgada línea roja que separa la información veraz del Big Brother americano.

Sin embargo, cuan curioso resulta ver cómo el dicho virus engordante solamente se propaga en las sociedades ricas de la tierra y con preferencia, sobretodo, por aquellos individuos -de cualquier raza- sobrealimentados, mientras que en las zonas más pobres y depauperadas del planeta ese virus ni siquiera se asoma.

Y no se confundan. Los niños centroafricanos con aquellos vientres abultados no padecen el mismo virus que los estadounidenses. El suyo se llama MISERIA.



Claro ejemplo de inmunidad al virus de la obesidad.

lunes, enero 30, 2006

Kioscos de insalubridad pública

Hoy, la mitad de los kioscos del país está de huelga de periódicos caídos. Se quejan de que les han retirado la posibilidad de venta de tabaco y pierden hasta el 20% de la facturación. Soy comerciante y en principio sé lo que es que te quiten una parte del negocio que haces, pero por otro lado no soy fumador y me importa bien poco, ya que mis visitas al quiosco no tienen el cariz del de un drogadicto que visita a su “camello”. ¿Encontraríamos lógico que los “camellos” se agremiaran y se quejaran de que no les dejan vender su mercancía porque es su medio de subsistencia? La situación es idéntica.

Alguien puede decir que yo no sé lo que estoy diciendo, y que no sé lo que es que te quiten una cuarta parte de tu volumen de negocio, y tendrá razón. Yo solo conozco qué es que te quiten de la noche a la mañana entre el 60 y el 50% de la facturación.

Hace más de 15 años que tengo mi establecimiento, y en su momento lo escogí por su buena ubicación. Estaba en una zona de mucho tránsito de coches y además, en las inmediaciones tenía un ambulatorio. La venta en tienda era más que buena. Sin embargo, un buen día trasladaron el ambulatorio a la otra punta del barrio, con lo cual buena parte de mi clientela dejó de venir, porque al venirles de paso aprovechaban para hacer sus compras en mi establecimiento. Por si fuera poco, al poco tiempo me encontré con que la calle por la que bajaban los coches había sido cortada, desviada y cambiada de sentido, de tal forma que todo el tráfico se desvió a una calle más abajo, dejándome totalmente aislado. Nadie me avisó ni me comentó nada, ni por parte del Ayuntamiento, ni por parte de la Asociación de Vecinos. Nada. Las ventas se desplomaron.

Aquello podía parecer una tragedia por la que luchar hasta la extenuación, pero no lo hice, porque aquí no conocemos lo más importante: el porqué de aquellos cambios. El Ambulatorio fue llevado a unos locales más grandes y más modernos, dado que el local donde estaban antes era un auténtico cuchitril y era auténticamente tercermundista. Por su parte el cambio de dirección y sentido de la calle se hizo debido a que el cruce que me proporcionaba todo el tránsito, era un punto negro verdaderamente peligroso, donde ya había habido desgracias. Total, que aunque me hubiese quejado amargamente, tampoco tenía el derecho moral de reclamar nada, porque ambas cosas eran mejoras ostensibles para el barrio. A mi me fastidiaban bien, pero si por mis quejas el Ayuntamiento hubiese hecho marcha atrás ¿tenía derecho a tener al barrio en malas condiciones simplemente por un comercio? No, evidentemente. La situación había cambiado y me tuve que adaptar con ingenio y no poco trabajo.

Los quiosqueros se quejan, pero recordemos que estaban vendiendo un producto peligroso que no tenía ningún sentido que lo estuvieran comercializando. Porque, puestos a pedir, ¿por qué no piden vender medicamentos? ¿o gasolina? ¿o pan? ¿o whisky? Cada uno puede vender lo que le permite su licencia de venta, y el hecho de ser un kiosco, no implica que hayan de tener derecho de pernada y puedan vender de todo.

El tabaco, aunque sea legal, es una droga y se ha de vender en sitios concretos, los estancos, y no puede estar comercializado como si fuera una vulgar chuchería y al alcance de todo el mundo como hasta ahora. Pero claro, eso de hacer negocio fácil con productos a los que la gente, por necesidad o por vicio ha de caer, siempre es muy goloso.

La ley antitabaco es una auténtica “chufa”, ya que si la cuestión era la de proteger al no fumador, ahora resulta que no existen bares ni restaurantes de no fumadores, de tal forma que si antes podías quejarte de que fumaban, ahora no solo no tomas menos humo, sino que encima ya no puedes ni quejarte, porque sabes donde te estás metiendo (o eso o cenar y comer siempre en casita, claro), pero lo de la distribución de tabaco fuera de los estancos encuentro que está muy acertado.

Puesto que a los quiosqueros les importa una mierda mi salud y parece que se dedicaban a vender diarios como excusa para vender tabaco, pues puestos a joderse, que se jodan ellos, claro.

Yo, ya lo hice en su momento y aquí seguimos.



Esta, encima, compraba el 10 Minutos.

sábado, enero 28, 2006

Hoy, cuento: El suéter.

¡Brrr! ¡Que fresquito! Era sábado y me acababa de despertar, y el frío que notaba en la cara, me hizo repensarme unas veinte veces la conveniencia o no de ir a visitar la feria anual que se organizaba en mi población. Había quedado con mis amigos mas bien tarde, aunque sabía perfectamente que no se podría dar un paso de la gente que se iba a dar cita en el centro de la ciudad, pero era sábado y lo que menos nos apetecía a todos era madrugar.

Al final hice el esfuerzo y salí de la cama, no sin añoranza de lo que me dejaba atrás. Me levanté, hice mis primeras manifestaciones de actividad del día y me espabilé de golpe con el agua fría sobre mi cara, que más que golpe, me supuso un soberbio mazazo despertador. Aún sin sentirme la cara por el frío, empecé a vestirme, ya se me hacía tarde. Los pantalones, los zapatos, la camiseta, y como aún tenía fresco, me puse un suéter de cuello alto de color negro bastante elegante. Metí las manos, la cabeza, y cuando mi generosa inteligencia acabó atravesando el gran túnel que suponía el largo cuello del suéter, no pude, por menos, que quedar petrificado.

Estaba en una fría plaza pública que no reconocía de nada, y que difícilmente podía ubicar en algún sitio conocido. Un gentío enorme me rodeaba y, mirándome, carcajeaba con toda la fuerza de sus pulmones; unos pulmones que lanzaban hacia mi persona una espeluznante y atroz carcajada.

Me habían hecho un corrillo inmenso y estaba en el helado centro de la soledad más absoluta y de la crueldad más despiadada. Nadie hacía nada, solo me miraban y reían y reían. Reían la risa del desprecio, la risa del odio, la risa de la muerte. El frío y el miedo me llegaban al tuétano y quise huir de aquel espectáculo kafkiano. Necesitaba huir.¡Debía huir! La gente abrió el corro sin parar de carcajearse y me alejé de allí lo más rápidamente que dieron mis piernas y la intensa muchedumbre reidora. Pero solo podía huir.

Por allí por donde pasaba, todo el mundo se reía de mí. Aquí, allá... cien metros más adelante, doscientos metros, quinientos metros... ¿¿Qué hago aquí?? ¿¿Cómo he llegado?? ¡¿Que le había hecho yo a esa gente que no conocía?! ¡¡¡¿Por qué se ríen?!!! En mi desesperación cogía a la gente de la pechera y le preguntaba violentamente, pero no paraban de reír y reír. Ni una palabra, solo la carcajada cruel y exagerada. Caí de rodillas en medio del gentío llorando de pánico e impotencia implorando a la gente un simple... ¿Por qué?.

Fue entonces cuando caí en la cuenta de que había sido a raíz de ponerme el suéter que todo esto me estaba pasando. Decidí quitarme con la máxima rapidez el suéter, el cual, sin duda, debía haber tejido el mismísimo Diablo. Estiré con toda la fuerza de mis brazos hacia arriba y cuando volvió a atravesar mi cabeza el largo tubo del cuello, el decorado fue aún más escalofriante si cabe.

Estaba en medio de mi conocida y familiar Plaza Mayor, arrodillado, sucio y lloroso, rodeado por una inmensa gentada que había formado un corro a mi alrededor. Eran mis vecinos, mis conocidos, mis amigos.

Reían.


¿Por qué?

viernes, enero 27, 2006

Moralidad sin autoridad.

Es impresionante ver cómo en este país, todo el mundo es entrenador de fútbol y hasta el más tonto hace relojes. El ejemplo lo tenemos en las declaraciones de Tejero en un diario de Melilla -no lo iba a hacer en El País, claro. ¿Quién es él, expulsado del ejército por golpista y antidemócrata, sin autoridad moral ninguna ante una ciudadanía que no respetó, para solicitar la máxima expresión de la libertad pública: UN REFERENDUM? Él, que se pasó por el forro de la pistola toda la voluntad popular para imponer SU criterio a base de plomo en el sitio más sagrado de la democracia, el Parlamento, se pregunta -él, justamente él- “¿quiénes se han creído que son esa gente para jugar con la integridad de España?”. Una jeta de cemento armado, vamos.

Por si no lo sabe, los que supuestamente “juegan” con la “integridad” de España, son ni más ni menos que representantes legalmente escogidos por la ciudadanía, aunque claro está que es muy posible que no sepa de que va eso ya que debe tener suspendidos desde hace 25 años su derecho a voto y elección a cargo público. De todas formas no creo que lo eche en falta, ya estuvo 40 años muy a gustito sin ejercerlo, ya no le viene de aquí.

España será lo que quiera el conjunto de los españoles, no solo a unos cuantos, y corresponde a ellos EXCLUSIVAMENTE el derecho y obligación de hacer con su patria LO QUE LES PAREZCA. Si quieren seguir unidos, seguirá; si desean dividirla, se dividirá; si quieren hacer encaje de bolillos todos juntos, lo harán. Nadie con pistola en mano tiene el menor derecho, ni ético y ni mucho menos legal para imponer nada, y menos en lo que concierne a la organización interna del estado, y Tejero, lo hizo.

Sin embargo, el hecho de que haya tenido valor de hablar cuando no había abierto boca en 25 años, no hemos de buscarlo en la “irresponsabilidad” de la política de Zapatero, sino en la baja calaña de los dirigentes Populares que aún vomitan bilis por la poltrona que les fue “robada” por el pueblo en las urnas, y por la cual no han dudado a lanzarse a los lodos mas rastreros e inmundos de la demagogia, la calumnia y la prevaricación. Todo vale para recuperar el poder, aunque sea a riesgo de eliminar la democracia española a golpe de sable.

Valientes defensores de España, que la única forma que ven de defenderla es destruyéndola a balazos. Ellos sí que la van a mandar a tomar viento.



Esta no es una papeleta electoral válida.

jueves, enero 26, 2006

El Show del Tomate Político

El que diga que se aburre con la política es, simplemente, porque no la sigue, no fastidiemos. ¿Cómo se va aburrir uno en este país con el reality show que nuestros políticos están representando? ¡Gran Hermano es una minucia en comparación!

Rajoy, que pretende hacer un referéndum para preguntarle a los asturianos si los catalanes hemos de hacer el pan con tomate con aceite o no; Piqué que se cabrea, hace pucheretes como los niños y amenaza con irse (solo amenaza, faltaría más); el New York Times dedicando su editorial del martes 24 a darle una colleja al PP y a los militares trogloditas que están haciendo esgrima cuando están prohibidas las espadas; Zapatero que se acerca a la derecha de CiU para alejarse de un molesto ERC y un Carod, que se enfurruña y dice que ya no va apoyar el Estatut, y que no ajunta ni a Mas ni a ZP; y -por si fuera poco- esos papeles de Salamanca, que ya se especula con que sean gallegos en vez de catalanes porque no se sabe nunca si van o vienen.

Está visto que la única forma que han encontrado nuestros políticos contra el pasotismo de los españoles hacia la política es usar las mismas armas de los principales programas de máxima audiencia: emoción, suspense y chafarderío. Y lo están consiguiendo. Fíjense que ya hasta la ex mujer de un ex ministro PPero sale bailando en “prime time” enseñando las chichas -un poquillo secas para mi gusto, todo sea el decirlo. Definitivamente, la guerra por la audiencia ha estallado.

¿Habrá golpe de estado? ¿Se disolverá el PP? ¿Apoyará Carod el Estatut? ¿Dónde irán los Papeles?

¡Eso es emoción y pasión, coñe, y no la de los Gavilanes!



Público en una sesión del Congreso.

martes, enero 24, 2006

Problemas democráticos

Por mucho que duela a los PPeros, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible, tal como dijo El Gallo, el torero que de izquierdas -todo sea el decirlo- tenía bien poco. No puede ser que estén defendiendo la democracia y la Constitución como si les fuera la vida en ello frente a supuestas amenazas contubérnicas, y después resulte que la más mínima disensión dentro del partido sea aniquilada como la peor de las plagas. Ello lo único que me da a pensar es que la Constitución la defienden simplemente porque les va bien A ELLOS, y que eso de “demócratas” es un apelativo que les queda muy, muy grande.

Ya lo defendí en otro post, y tampoco es cuestión de repetirse demasiado, pero es que cuando resulta que el Presidente del PP catalán se plantea el dimitir, por que “nota que molesta” por haber intentado hacer un acercamiento al consenso del Estatut, eso huele a algo muy grave. Huele a falta de democracia y a dictadura. Huele a franquismo del rancio.

Piqué está haciendo lo que todo presidente de partido haría ante lo que se está avecinando, posicionarse para las próximas elecciones. En el caso de que se llegara a un acuerdo y se aprobara el nuevo Estatut, en Catalunya, el PP, lejos de aumentar su cuota de votos la bajaría, dado que la insensata política del “me opongo a todo porque sí” del PP español, los habría dejado fuera de juego. Nadie puede defender una sociedad cuando no entra dentro del juego de esta sociedad, y guste o no, en Catalunya ahora, el juego es este. Piqué lo ve e intenta arrancar algo de bueno para su formación. Rajoy también, pero su papel -como sabemos todos- es de simple “voz de su amo” y debe callar.

Desde Madrid, los grandes “capos” pperos, más próximos a las tesis de Blas Piñar que a las de la democracia cristiana europea, solamente ven su propio beneficio personal y en su dura sostenella y no enmendalla, arrastran a quien sea, aunque sea de su propio partido, hacia su particular agujero negro de obcecación sin sentido. ¿Cuál es su proyecto de España? ¿Hay algún proyecto SERIO más allá del de una España Española y del de Marina d’Or Golf? Permítanme que lo dude.

Hay gente muy válida dentro del PP, que no congenia con los “generales” que la comandan y que enriquecerían muy mucho la política estatal, pero que desgraciadamente no se atreven a abrir boca. En Catalunya, por suerte, el arco parlamentario describe mejor una política europea que la del parlamento español. ¿Cuáles son los equivalentes a nivel estatal de Unió Democrática (Duran i Lleida) o de Convergencia Democrática (Artur Mas)? Simplemente no existen. Todo es Partido Popular.

Realmente, España tiene un serio problema democrático.

Y no es el Estatut.



¿A que me tengo que volver al PSUC?

domingo, enero 22, 2006

Hoy, cuento: El buzón.

Era una mañana de aquellas de las que sólo se pueden disfrutar en la ciudad, es decir, como otra cualquiera, aunque más bien fresca y soleada. Me disponía, entre otros quehaceres administrativo-cargantes, a depositar dentro del buzón de correos cercano a mi casa un pequeño sobre destinado a un alejado amigo mío que vivía, concretamente, dos calles más arriba de donde estaba ubicado dicho buzón.

Me disponía a meter el sobre en la ranura cuando me pareció que algo o alguien, se dirigía desde el interior hacia mi persona.

-¡Pssst! ¡Pssst! ¿Qué puede ayudarme?

Yo, particularmente, no creía que el carajillo del desayuno pudiera tener estos efectos, por lo que me asusté. Miré con cautela al interior y vi un hombre, poca cosa él, de cara delgada, mostachillo ridículo y gafas de la conocida marca “Culo-de-botella”.

-¡Por favor! ¡Ayúdeme! ¡Llevo dos semanas aquí dentro y no me han querido sacar de aquí!

¡Dos semanas ahí dentro! ¡Dios mío! ¿Y donde hacía sus necesidades ese hombre? ¿En las cartas? Decidí salir corriendo y dar aviso a los funcionarios de correos que estaban trabajando (con perdón de la exactitud del término) en la estafeta que distaba unas pocas decenas de metros del depósito epistolar.

-¡Oigan! ¡Que tienen un hombre dentro del buzón! ¡Avisen a los bomberos y al ejército! – solicité con toda la educación de que me fue posible.

-Sí. ¿Y qué? Está mal franqueado.

Hubiese jurado que el individuo llevaba sus sellos apropiadamente ubicados, y no me pareció que estuviera mal embalado: un traje, que si bien no era de Armani, alcanzaba los estándares. El sumo funcionario me respondió cuando le hice el comentario de mi apreciación del correcto franqueo.

-Tiene que perder un par de kilos. Hasta entonces, no corresponderá a la tasa pagada por el remitente.

Fue entonces cuando empezó el gran discurso de que si ese no era su trabajo, que si la vida era muy dura, que si trabajaban demasiado para lo que cobraban y arengas políticas semejantes, lo cual me llevó a pensar que un gran político se había perdido entre tanta montaña de cartas.

A mí, lo que me tenía realmente preocupado era el porvenir de mi carta si caía en manos del tipejo bigotudo en un momento de solaz intestinal. No sería de muy buen gusto recibir una carta que no estuviera en condiciones de ser leída.

Dejé al ilustrísimo señor funcionario que continuara su perorata a una señora sorda, pero que se fijaba mucho, que venía detrás de mí, y fui a buscar otro buzón en que depositar mi carta. Esperaba encarecidamente que no hubiera nadie dentro.



¡Pssst! ¡Pssst! ¿Qué puede ayudarme?

sábado, enero 21, 2006

Novicio al volante, susto al instante.

No pasó nada. Los niños que vieron como se les caía una furgoneta por la ventana del patio de su colegio en La Ampolla (Tarragona) no sufrieron ningún daño, al ser retirados por las profesoras antes de que se les cayera parte del muro al impactar el vehiculo contra él. Las profesoras no sufrieron ningún daño, y el conductor, que cayó con la furgoneta desde una altura de unos dos metros, se hizo unos pocos cortes en una mano. Nada para lo que podía haber ocurrido.

Llegado este punto, acostumbraría a despotricar de los fallos que han llevado a aquello y las consecuencias que podría haber tenido. Pero no. Alguien puede pensar que el conductor iba fumado o bebido y que cometió una imprudencia como tantas otras barbaridades que se ven cometer por nuestras calles. Pues no, otra vez. Al hombre, lo que le pasó es, simplemente, que era… ¡novato! Y uno se pone en su lugar, y se echa a reír, porque quien más, quien menos, hemos pagado la novatada chafando un poco el coche, pero es de reconocer que este pobre hombre ha metido la pata -con furgoneta incluida- hasta el corvejón.

¿Ustedes se ponen en la piel de ese hombre -porque era un hombre, si llega a ser una mujer, ya no quiero ni pensar lo que se hubiera dicho-, con su “L”, dentro de su Peugeot Partner nuevo de trinca, intentando hacer una maniobra aparentemente sencilla pero que llega a aturullarse tanto que no atina ni cual es el freno ni el acelerador y ver que se viene abajo con él dentro del coche? ¿Y cuando sale y ve el estropicio armado? Lástima de foto, porque esa cara mezcla de “¡joder,joder,joder!” “¿He sido yo?” y “¡¡¡¡¿Como están ustedeeeees?!!!!” hubiera sido impagable.

En fin… una novatada un poco bestia, pero que a parte hacer reír, y hacer gastar presupuesto extra al ayuntamiento en una valla nueva y unos cuantos tochos, lo único que se ha de lamentar es el tremebundo bochorno del pobre conductor novel y el susto de los críos.

Supongo que el hombre se habrá dado cuenta que a partir de ahora será cuando empiece a aprender a conducir… ¡y que no tiene que arrimarse tanto a las vallas!



Pues yo hubiera jurado que pasaba...

jueves, enero 19, 2006

El brillo de la ausencia.

Al fin, los papeles de la Generalitat republicana ya han salido de Salamanca. Ese lugar donde nunca debieran haber llegado y que tantas trabas - y tan tontas- han puesto para que se devolvieran a sus legítimos propietarios. Y la cuestión es que no se ha armado ningún revuelo, ni han salido los salmantinos en avalancha para evitar el “expolio”, ese “botín de guerra” conseguido por el actual gobierno socialista, tal como absurda y demagógicamente lo califica el Sr. Lanzarote, alcalde de Salamanca, al cual solo le ha faltado llorar con el brazo en alto gritando “arriba España”, cuando han salido los documentos robados por la puerta del archivo.

La gente no se ha movido (la hora tampoco acompañaba, la verdad sea dicha) por unos papeles que saben -aunque no lo demuestren sus políticos, en un afán electoralista sin precedentes- que no les pertenece. Hay cosas mucho más importantes por las que movilizarse. El paro, la inseguridad ciudadana, el coste de la vida, el trabajo temporal, el precio de la gasolina… todo eso sí son cosas que nos afectan cada día y por las que vale la pena movilizarse. Y la gente así lo ha entendido. Bien por los salmantinos.

Mas vale preocuparnos por el medio ambiente, por la escalada nuclear (hoy, sin ir más lejos Chirac ha dicho que se reserva el derecho de hacer servir las armas nucleares para defender los intereses vitales de Francia), los accidentes del gas, la pedofília, las drogas, la prostitución, el precio de la vivienda…

¿Usted cree que vale la pena movilizarse por una factura de Santiveri que no está en manos de quien la pagó? El Sr. Lanzarote piensa que sí y ha movilizado todos los recursos -monetarios y humanos- del consistorio.

Si le atracan en Salamanca, recuérdeselo. No creo que se lo agradezca.

miércoles, enero 18, 2006

Corre,corre, que viene la OPA.

Hace unos días, alguien que sabe de que va la cosa, me comentó ¿sabes porqué Endesa se ha opuesto frontalmente a la OPA de Gas Natural? Yo, hasta entonces, pensaba que lo que realmente movía a tan exagerada reacción de oposición a una fusión eran los juegos políticos que se llevaban entre sí los dos mayores partidos del país, pero no parece ser esto, o mejor dicho, no solo es esto. El hecho de que Endesa haga ostentación del 154% de aumento de beneficio durante el 2005 respecto el 2004, confirma las tesis de mi cualificado interlocutor.

Según parece, el quid de la cuestión está en que Endesa para ahorrarse reparto de beneficios entre los accionistas rebajó de forma artificial durante años los beneficios reales, a costa de rebajar el valor nominal efectivo de la empresa. En pocas palabras, estaban estafando a los accionistas.

El asunto les funcionaba correctamente gracias a la ingeniería contable, pero como todo engaño, corrían sus riesgos. El hecho de que el valor nominal de las acciones a la venta fuera bajo, implicaba que su capital social también era bajo y dejaba la puerta abierta a que cualquier empresa intentara absorberla, sin embargo, tal como estaba el mercado, era muy difícil que ninguna empresa se le ocurriera hacerlo. Pero como siempre pasa, Murphy hizo su presencia. Bueno... Murphy y los políticos.

Los continuos apoyos económicos de los órganos directivos de Endesa al PP y la fuerza económica del grupo Gas Natural –respaldada por La Caixa y próximo al gobierno socialista- hicieron que se lanzara la OPA hostil hacia Endesa. Si la empresa estaba “tan barata”, vamos a comprarla, se dijeron. Evidentemente sabían lo que se estaba cociendo allí dentro, pero es muy posible que si no hubiesen sido tan descaradamente pro PP, la tal OPA no se hubiese producido.

Es en el momento que se destapa la caja de los truenos de la OPA de Gas Natural, cuando les entra la prisa para “arreglar” el desaguisado, ya que en caso de hacerse efectiva han de traspasar todas las cuentas a la nueva directiva, quedando entonces en evidencia y pudiendo ser denunciados si hay alguna irregularidad.¿Solución? aumentar los beneficios y empezar a repartir dividendos extraordinarios como un loco entre los accionistas a fin de igualar el Valor nominal de las acciones con el real y alcanzar el verdadero capital social de Endesa. El summum llega hoy, en que la empresa, como por arte de birli-birloque, ha tenido unos beneficios netos record en su historia: 3182 millones de euros (más de medio billón de pesetas), el 154% más que en el 2004.Ahí es nada.

Toda la polémica se ha suscitado, sencillamente, para demorar lo máximo posible la OPA, ya sea basándose en querellas, malas artes, insultos gratuitos, etc. Remover la mierda para, de mientras, ellos poder ocultar sus fraudulentos teje-manejes y poder seguir manteniendo su particular gallina de los huevos de oro. ¿Qué se juegan que si al final no se llega a hacer la OPA, vuelve a bajar la cotización de Endesa?

Lo que hace el ser rico, oiga...

martes, enero 17, 2006

Aberraciones de oro.

¿Ustedes se imaginan cuantos “Marina D’or” se llegarían a construir en las costas de Valencia, Murcia y Almería si se llegase a construir el trasvase del Ebro hacia aquellas tierras? Pues solo tienen que ver que, sin disponer de agua dulce a mansalva, la impresionante animalada que pretenden construir en lo que se ha dado por llamar “Marina D’or Golf”, entre Oropesa y Cabanes.

Es de juzgado de guardia que en una zona -la levantina- en que el agua escasea la mayor parte del año, y que cuando llueve, lo hace con peligrosísimas riadas, se vaya a levantar un complejo hotelero de 6000 millones de euros (multipliquen, multipliquen…) en el que se jactan de que van a tener 3 campos de golf y un balneario de agua marina de 600 habitaciones por el que podrán pasar hasta 7000 personas al día. ¿De donde sacarán tanta agua? ¿Acaso la gente se va a tener que comprar sifones para quitarse el salitre? Indignante.

Las cifras que se manejan en Marina D’or Golf son de autentica aberración, y basta con ver la superficie: 19 millones de metros cuadrados -es decir, más grande que el término municipal de Valencia- más de 6000 puestos de trabajo fijos (ya serán algunos menos y estará por ver los sueldos), 3 campos de golf -con un consumo de agua cada uno equivalente a una ciudad de 100.000 habitantes-, pistas artificiales de esquí de 1 km de largo, un hotel que ocupa 13 campos de fútbol y con 2 kms de playa, 6 discotecas de más de 500 personas cada uno, una bolera de 24 pistas, pista de patinaje sobre hielo, un monorraíl que transporta a la gente a las playas (está a 3 kms en el interior), un aparcamiento de 12000 plazas, reproducciones de Paris, Londres, Moscú, Roma,… y todo esto en lo que es hoy un auténtico secarral. Para dejar de piedra a cualquiera ante tamaña barrabasada.

El dantesco espectáculo de cutrerío vestido de “buen gusto” que ofrece la promotora es digno de los peores planes urbanísticos del franquismo, y promete el mismo gran futuro que el gran bluff especulativo de “Terra Mítica”, actualmente en bancarrota. Por suerte, de momento, no hay financiación para semejante desvarío, ya que ningún banco puede -ni de momento quiere- financiar el billón (un millón de millones) de pesetas que costará levantarlo.

Negocio, negocio, negocio… siempre dinero para los bolsillos de quien ya los tiene llenos, tanto da destrozar lo que sea al precio que sea mientras se tenga más.

Por algo pretenderá construir ESO el gobierno valenciano.

Por altruismo, seguro que no.



Aquí, se cultivarán tochos.

viernes, enero 13, 2006

Los gases de San Presupuesto.

El desastre de la fuga de gas y posterior explosión, habida ayer en Santa Coloma me produce sentimientos contrapuestos. Por un lado la sensación de que los servicios de emergencias no actuaron con la debida rapidez y diligencia; por el otro lado, la sensación de que era un acontecimiento inevitable y que aún gracias de que solo se hubieron de lamentar dos personas muertas. Lo primero es una reacción primaria normal en vistas del tiempo que pasó y de la ligereza en el tratamiento de la fuga de gas por parte de los técnicos, pero lo segundo viene de la sensación de que lo que falla, realmente, es el sistema de canalización del gas y que o bien se cambia toda la concepción de suministro de gas o periódicamente continuaremos teniendo este problema. El dinero, una vez más se interpone ante la seguridad.

Como ya hace un tiempo comenté, en toda obra pública el riesgo se reduce a una mera estadística variable según el presupuesto disponible. En este caso, el sistema de soterramiento de las conducciones de algo tan voluble y peligroso como un gas inflamable, es el más barato, pero también, en sí, es el más arriesgado. Este riesgo proviene del hecho de que la canalización al estar enterrada no es accesible en todo su trayecto, sino en partes muy concretas de ella. Si se produce una fuga en una zona de fácil acceso, la reparación puede ser efectuada con rapidez, pero si se produce en una zona sin acceso directo, los efectos de una fuga pueden ser desastrosos, como ha sido el caso.

El sistema que se ha utilizado ha sido el mismo que se utiliza para hacer las canalizaciones de agua, pero si hay una fuga de agua, los daños son infinitamente menores que en un escape de gas. Y el colmo se produce cuando se juntan las comunicaciones de gas, agua y electricidad en el mismo sitio y sin acceso directo a ninguna de ellas. Como se produzca una pequeña fisura en cualquiera de las tres, aunque haya un palmo de tierra entre ellas, la desgracia está asegurada. Sin embargo, se sigue confiando en el mismo sistema reiteradamente simplemente porque es barato. Las empresas suministradoras siguen repartiendo beneficios mientras que racanean en seguridad.

Un sistema de canalización segregado (a través de galerías de cemento armado, por ejemplo, similares al del alcantarillado) es mucho más caro pero mucho más seguro que el actual soterramiento -al ser accesible a toda la red, tanto de luz como de gas y electricidad, en caso de fallo o fuga-,y se suprimen los continuos despanzurramientos de calles junto con sus molestias, resultando un beneficio para el conjunto de la población. Pero es caro.

Prefieren las compañías “lamentar profundamente” los fallecidos, pagar unos cuantos milloncejos en indemnizaciones por daños y seguir con su política de “bajo riesgo” para seguir repartiendo beneficios con que hacer OPAs, seguir pagando campañas a partidos políticos y seguir cobrando comisiones por obra hecha, antes que hacer un sistema realmente seguro y eficaz.

Que San Presupuesto Amplio nos proteja.


Para OPAs si que hay presupuesto.

miércoles, enero 11, 2006

Justicia de sevillanas y bandurrias

No hay manera. Si no hemos de recibir de una forma, hemos de recibir de otra. Ahora se trata del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, que compara el hablar catalán con el aprender sevillanas. Me parece muy bien que al hombre le guste aprender idiomas por lo del enriquecimiento personal, pero es que o bien no se ha enterado, o bien no ha querido enterarse de que el problema que se está tratando es otro muy distinto.

Desde su punto de vista, hablar el catalán tiene el mismo punto de folklorismo que quien hace maquetas de palillos o de quien toca la bandurria, el mismo. Sin embargo, el problema de fondo es que se le está pidiendo que la judicatura utilice el catalán en Catalunya y que se pueda, de esta forma, utilizar las dos lenguas que constitucionalmente son oficiales en estas tierras, y no como se hace hasta ahora que solo se puede dirigir a ella en castellano. Ello obligaría a los jueces a tener que hablar en catalán y a esforzarse por aprenderlo. Pero claro… con lo cómodo que es hablar en un solo idioma ¡que ganas de complicarles la vida hablando otra!

Lo que más duele de toda la historia es que el juez debe pensar que en estos andurriales se habla en catalán simplemente por fastidiar o como quien aprende a hacer macramé en la escuela. No. Es mucho más, es un hecho diferencial de un pueblo, y por eso se llevan tantos años dando el coñazo con el poder utilizar -para todo- el idioma que es propio de Catalunya. Es una libertad que se nos tiene retenida en aplicación del derecho de conquista, y que aún no se ha restablecido completamente, y que evidentemente, hasta que no se haya conseguido, no pararán de generarse estas “movidas”.

Aprender a tocar las maracas es una opción personal. Hablar en catalán en Catalunya es un derecho no plenamente reconocido justamente por aquellos que han de impartir justicia. Para los jueces, hacer sevillanas o hablar en catalán es lo mismo. Visto lo visto, no estaba tan equivocado Pedro Pacheco cuando dijo aquello de “la Justicia es un cachondeo”.

lunes, enero 09, 2006

Plusmarcas de moralidad

Yo no se si debe ser cosa de la especie humana o es cosa de este país, pero cada vez que sale una noticia por los medios de comunicación es para demostrar, una vez más si cabe, que las personas somos estúpidas de remate. Cuanto más propaganda contra la conducción bajo los efectos del alcohol, más muertos en carretera hay por esa causa; los partidos políticos y las fuerzas de seguridad, supremos valedores de la democracia, son los primeros en saltársela; y para colmo de la imbecilidad el primer detenido por saltarse la ley antitabaco ya lo tenemos aquí.

En Castejón (Navarra) un hombre se ha puesto a fumar en un restaurante en la zona de no fumadores. Una pareja de la Policía Foral que estaba en el lugar le conmina a cambiar de lugar o dejar de fumar. El tipo –de Gandia (Valencia), para más señas- se ha negado a hacer cualquiera de las dos cosas, y visto que no hacía caso y no se ha querido identificar, lo han arrestado, juzgado por la vía rápida, y endosado una multa de 240 euros. A eso se le llama inteligencia, ¡sí, señor!.

En este país resulta ser demasiado habitual que la gente se pase por el arco del triunfo todo lo que sea leyes u obligaciones, por muy democráticas y lógicas que sean. Nos creemos que las leyes no están hechas para nosotros y con una arrogancia y prepotencia digna de plusmarca, hacemos con ellas lo que nos dé la gana. Si esto pasa constantemente con los semáforos, los cedas el paso, los asientos reservados del metro, las zonas reservadas para no fumadores, etc. ¿Nos podemos rasgar las vestiduras si un General hace de su capa un sayo y se salta a la torera la más mínima moralidad democrática? ¿No está haciendo exactamente lo mismo que aquel que se mete en contra dirección?

La cosa es más seria de lo que parece, porque al igual que nadie dice nada a aquel que pone los pies encima del asiento del metro, hay “gente” que no dice nada a los generales golpistas, dando la razón con su silencio a aquel comportamiento indigno que afecta a todos. Comportamiento mezquino que lo único que hace es proclamar el “aquí-vale-todo” como modus vivendi de buena parte de esta sociedad.

Me dicen que soy exagerado, pero si lo miran bien y reflexionan un poco comprobarán que no lo soy tanto. Y eso me da miedo.

sábado, enero 07, 2006

La bananera imbecilidad golpista.

Si alguien pensaba que España era un país moderno, europeo y avanzado, con unas instituciones que trabajan en pro de la ciudadanía, que se lo quite definitivamente de la cabeza. La democracia no se sabe lo que es, el racismo es un arma política y el militarismo fascista está a la orden del día. Y si quieren alguna prueba irrefutable ahí tienen la arenga golpista que el teniente general José Mena Aguado hizo ayer en las celebraciones de la Pascua Militar en Sevilla, en que proclamaba que el Ejército tendría que aplicar el artículo 8 de la Constitución y defender la unidad del país si algún Estatuto de Autonomía sobrepasaba los límites de la Constitución. Ruido de sables; paradigma del estado democrático.

Si este fuera un país moderno, avanzado, donde la defensa de sus ciudadanos sea una obligación inalienable, y no una república bananera donde los altos poderes económicos y militares lo único que hacen es vigilar por sus propios beneficios y por mantener sus cuotas de poder y sus ideologías políticas obsoletas, no existiría dentro del seno del ejército una tendencia golpista tan marcada, porque, seamos francos, si hay un personaje de tan alto cargo que ha sido capaz de largar tal soflama hay doscientos que no se han atrevido pero que comparten dicha idea. Y eso, al ciudadano normal, da miedo.

Ahora toca depurar cargos para evitar veleidades golpistas de “salvadores” de patrias iluminados, cuyos referentes demócratas se reducen a Pavía, al General Sanjurjo y a Tejero. ¿Se podrá hacer? Es posible; el ministro Bono le ha metido al General, de momento, 8 días de arresto domiciliario previos a su destitución del Ejército, pero lo que no se podrá hacer es desterrar la semilla de la discordia que media docena de mediocres, ineptos, ambiciosos, resentidos e hipócritas políticos de la derecha española han sembrado -y siguen sembrando- en este país. Para ellos los réditos políticos y las poltronas son su objetivo de vida y si para ello tienen que saltarse la norma democrática con la excusa vana y electoralista de la “defensa” del país, su moral no se lo va a impedir.

Primero fueron los vascos los perseguidos por “brujería” y los crucificaron sin piedad. Ahora nos toca a los catalanes, pero con un guión diferente. Por lo visto nos tienen miedo porque utilizamos sensu strictu los canales autorizados, dejando en evidencia que los canales son autorizados siempre que a los de siempre les sirva para mantener sus cuotas de poder. De esta forma, los que se opusieron a la Constitución en el 78 son sus principales valedores en el 06. Hilarante.

Hay miedo, por uno y por otro lado, y si un país ha de sostenerse con cimientos de terror, bien difícilmente podrá avanzar en ningún sentido. Una España temerosa de Catalunya y en pie de guerra contra ella no aprovechará los beneficios que ella puede reportar -y de hecho reporta- al conjunto del Estado. Una Catalunya continuamente temerosa de España difícilmente tendrá un sentimiento de pertenencia y tenderá al separatismo tanto más radical cuanto más radical sea el ataque sobre ella, creciendo ambas absolutamente divergentes. Solo la fuerza bruta sostendría la “unidad” de España. Si la inteligencia no se sobrepone a la imbecilidad estaremos abocados a una nueva guerra civil. Que triste.


Aunque me quedo con lo que dijo Billy Joel en su canción “We don’t start the fire”:

We didn't start the fire
It was always burning
Since the world's been turning
We didn't start the fire
No we didn't light it
But we tried to fight it

jueves, enero 05, 2006

El carbón de los Reyes.

Ayer por la noche estuve viendo el primer episodio de la serie "Vientos de Agua", y la verdad que me resultó bastante impactante, no en si por la producción de la serie, la cual es bastante modesta aunque bien conseguida, sino por la recreación de la durísima vida de la minería asturiana del carbón de los años 30. Ese panorama que se nos presentaba en la serie no era ni mucho menos exagerado. Minas de una precariedad escalofriante, explotaciones llevadas a cargo por personal que se jugaba la vida en cada golpe de pico y que si no morían de un estallido de una bolsa de grisú, morían de silicosis o sepultados por avalanchas de rocas.

En un lugar en que la vida pendía de un hilo, donde no existían los más mínimos servicios médicos y donde los patronos de las minas, en sus cómodos salones de ciudad no daban más valor a la vida humana que su rendimiento en carbón, es normal que ser de izquierdas, rojo -como la sangre que derramaban-, fuera obligación humana. Dios no existía tan cerca del infierno. Solo existía en las limpias iglesias pagadas con dinero de los ricos.

Vale la pena recordar cuales son los orígenes del movimiento obrero en España, para que nadie se piense que cuando uno es de izquierdas lo es por que sí. Existe -al menos hablo de la gente de izquierdas que conozco- un “rebote” ante las injusticias sociales, ante la prepotencia, ante la hipocresía de una clase adinerada que utiliza a la gente necesitada simplemente para exprimirlos como un limón sin tener en cuenta que son personas y no números de DNI. De una clase acomodada y comodona que no duda en jugar con la vida y los derechos de las personas con tal de rebajar un exiguo tanto por ciento el gasto en salarios, y no hace más que derrochar el dinero en viajes de empresa y caros salarios de ineptos jefes. Eso es lo que mueve a una persona a ser “rojo”: el abuso de poder.

A la derecha le importa un huevo el bienestar de tal o cual país, lo único que le interesa es sacar dinero y eso es lo que la une. Allá donde haya una derecha, el beneficio económico es lo primero, las personas, simples esclavos del cual sacar provecho. Maquillado más o menos por el “quedar bien”, ya que no resulta “chic” ser un Pinochet cualquiera, pero es lo que hay. Que un pobre sea de derechas solo es comparable en tontería a que un negro sea del Ku-kux-klan o a que un judío sea Nazi. Patético.

Y si alguien tenía alguna duda, solo tenemos que ver el ejemplo del accidente de la mina de carbón en Virginia (EE.UU.). Trece muertos en un desprendimiento. La compañía explotadora no tuvo ningún problema a darlos como vivos cuando no tenía ninguna certeza de ello y ahora resulta que están muertos. Han jugado con los sentimientos de 13 familias como quien juega al parchís. Pero eso a los jerifaltes no les afecta lo más mínimo en sus seguras oficinas enmoquetadas, simplemente se han equivocado otros.

A sus hijos, Papa Noel les ha traído videoconsolas. A 13 familias los Reyes les han traído carbón.

martes, enero 03, 2006

La OPA desde la barrera

Me resulta divertido ver la lucha que tienen el PSOE y el PP por el asunto de la OPA de Gas Natural a Endesa con la tranquilidad de alguien que no tiene nada que perder ni nada que ganar en el asunto. El PP se está defendiendo como gato panza arriba del jaque que le ha hecho el PSOE, y tanto uno como otro está defendiendo el bien del usuario y del accionista para poner la balanza donde le interesa. Yo, desde mi cómoda barrera veo pasar los acontecimientos, sabedor como soy de que esté uno u otro ni el gas ni la electricidad va a bajar un céntimo y si ha de subir lo va a hacer exactamente igual.

Lo que parece una lucha por defender los derechos del usuario, el cual, cada uno a su forma pretende salvar de Dios sepa qué, es sencilla y llanamente una partida por los recursos financieros de los partidos. El PP se financia -y paga con servicios prestados anchamente- de entre otros, de las donaciones a fondo perdido que ha hecho el Presidente de Endesa. El PSOE, por su parte, tiene en Gas Natural uno de sus valedores. En la supuesta OPA de Gas Natural a Endesa hay, por tanto, algo mucho más en juego que el servicio al usuario o los derechos de unos accionistas, sino la fuente de financiación de los partidos.

Si Gas Natural gana la OPA, absorberá a Endesa, la cual pasará a formar parte del Grupo Gas Natural y, por tanto, de la órbita socialista. El PP ya no solo perdería una fuente de financiación -gratuita-, sino que todo un potente grupo capitalista de poder pasaría a manos, si no del gobierno, de gente muy cercano a él. ¿A quien harán el Quid-pro-quo entonces?¿A una oposición contraria o a un gobierno afecto?

Por su parte el PSOE, tiene la posición -y disposición- de saltarle un “pagano” al PP y estrangular económicamente a la oposición, el cual puede quedar tocado para que en las próximas elecciones se vean obligados a pedir créditos y no vivir tanto de las donaciones “sin ánimo de lucro” que hasta ahora le van haciendo, amén de tener todo un macrogrupo empresarial del sector energético en su zona de control.

De mientras, el PP se debate defendiendo a su acorralado “señor” -al que tanto deben-con todos los medios y toda su verborrea y demagogia cornúpeta, mientras que el PSOE solo tiene que hacer valer su situación de privilegio como gobierno para darle la puntilla a las arcas de la oposición.

¿Qué quieren que les diga? Desde la barrera, las corridas de toros se ven la mar de bien. A ver si remata bien la faena el maestro y nos brinda una oreja.

lunes, enero 02, 2006

Un país, dos lenguas.

Una de las proclamas contra los catalanes que más habitualmente se lanzan desde el púlpito de Mosén Losantos es que en estas tierras al margen de la ley, rayanas la dictadura estalinista, existe una opresión insoportable de los castellanoparlantes por parte de los catalanoparlantes. Cualquiera que lleve más de 10 minutos en tierra catalana podrá saber que esto es, simplemente, una falacia dicha con ánimo de molestar. Porque si así fuera, aquí existiría una auténtica batalla campal, y lejos de ese escenario de confrontación lo que existe una tranquilidad total. Incluso los tan cacareados movimientos de padres a favor del derecho a la enseñanza en castellano no dejan de ser más que meras -interesadas- anécdotas. Curioso, cuando menos.

Hace un tiempo me encontraba en un tren de cercanías en dirección al Maresme, cuando en una de las paradas, subió un grupo muy numeroso de “agrupaments escoltes”, es decir, “boy-scouts”. Chicos y chicas adolescentes iban en grupo a algún campamento, y como suele ser habitual en esos grupos por estas tierras, la parafernalia catalano-independentista forraba literalmente todo el atuendo de los participantes. En pocos segundos ocuparon todo el vagón, el cual iba prácticamente vacío, y llegaron hasta tener que sentarse en el suelo. De pronto, un grito infrahumano cruzó el ruidoso vagón: “Eliiiii, ¿¿donde te sientaaaa??”.

Fue en ese momento que me di cuenta que TODOS los que estaban a mi alrededor, en este caso casi todas chicas, estaban hablando en CASTELLANO entre ellos. Forrados y forradas hasta los dientes de iconografía independentista, pero ninguna hablaba en catalán. Esto, no acostumbraba a ser así hace unos años, donde si alguien llevaba una estelada éste tenía que hablar un correctísimo catalán y llamarse como mínimo Arnau Jofriu i Capdevila. ¿Qué estaba pasando?

Lo que ha pasado es que, una vez más, los políticos han ido por una banda y la sociedad ha ido por otra. Secularmente se ha querido identificar el catalán como a alguien que habla en catalán y al “español” a alguien que ha hablado en castellano, y los partidos políticos han intentado tirar del carro que más les ha convenido. Los nacionalistas catalanes por un lado, los nacionalistas españoles por otro.

Sin embargo, el proceso de mezcolanza entre los “aborígenes” y los inmigrantes desde los años 60, no ha producido -bien lejos de lo que pretendían los nacionalistas españoles- la liquidación de la cultura nacional catalana al diluirla con nuevos pobladores castellanoparlantes. Bien al contrario, el continuo proceso de ataque a todo lo catalán ha producido en los descendientes de la población de origen inmigrante un nacionalismo catalán de cultura y lengua totalmente castellanos. Para ser catalanista, ya no hace falta ser catalán de pura cepa y hablar en catalán, sino querer a Catalunya. Simplemente.

Hasta ahora se ha negado la mayor tanto por un lado, como por el otro. Al nacionalismo español no le interesa divulgar que hay un movimiento larvado de separatismo catalán castellanoparlante. Al nacionalismo catalán tampoco le ha interesado divulgar que existe ese movimiento, ya que implicaría que sus tesis machacadas hasta la saciedad de “una lengua, un país” son papel mojado. Pero la sociedad ha dicho la suya, y a pesar del abrumador peso de la inmigración castellanoparlante, CiU no ha bajado votos y ERC aumentó de forma espectacular su presencia en el parlamento.

En Madrid negarán el término “nación” del nuevo Estatuto, pero Catalunya se ha convertido en un país con dos lenguas oficiales y un único sentimiento de grupo.

Quien quiera ver, que vea.