Publicidad

sábado, abril 29, 2006

La irresponsabilidad de lo nulo.

Una vez más, y ya van demasiadas para mi gusto, ERC ha demostrado que esto de gobernar una “nación”, le viene demasiado grande. Solicitar el voto nulo al nuevo Estatut, es un juego malabar de política para no situarse en el mismo nivel de idiotez que el PP, sin darse cuenta que si aquella postura es de una idiotez supina, la suya no queda en mejor situación. Ahora es fácil escudarse en que son las bases la que la sostienen, pero la verdad es que el redactado final ha sido fruto casi personal del propio Carod. ¿Porqué tamaña insensatez?

Cuando un partido se encuentra en el poder, además de encaminar los pasos de su política hacia aquel ideal que sostiene, tiene la obligación de velar por el bien de la sociedad que dirige, y en caso de conflicto entre el ideal político y la política social, jamás ha de tener preferencia la primera respecto la segunda, so riesgo de producir una grave fractura social. Pues esto mismo es lo que está pasando con el voto nulo de ERC.

Para comenzar, ese encaje de bolillos de “ni si, ni no, sino todo lo contrario” que intentan en vano matizar para no decir NO abiertamente, da la imagen de un partido que nada tiene que ver con lo que se ha tramitado, cuando ello es totalmente falso. Yo me acuerdo de ver a Carod, a Mas y a De Madre defendiendo el Estatut en las Cortes; mis ojos están mal, pero no tanto.

Tan solo el empecinamiento suicida de Carod-Rovira en negar la evidencia de que tal como están las cosas, ganar cuotas de autogobierno importantes, con una izquierda española en el gobierno por mayoría simple y con un Partido Popular encumbrado como adalid del nacionalismo español más rancio por mas de 10 millones de personas, era más una utopía que una realidad factible, obligó a Zapatero a entablar conversaciones con la derecha moderada de CiU dándole la espalda a ERC para poder conseguir una salida airosa para todos.

Carod, cómo chiquillo que no ha podido conseguir de sus padres la bicicleta, ha dado la pataleta y se ha enfurruñado con sus socios de Tripartito y ya no “ajunta” el Estatut que su propio partido ha ayudado a llevar a Madrid, arrastrando en su rabieta la sensatez y el sentido de la responsabilidad de una formación, que además de ser un partido político, es, antes de nada, gobierno de un pueblo, de una sociedad, de una nación.

Para correr hacia un autogobierno pleno como pretendería Carod, primeramente se ha de ver si se puede caminar hacia él, y todo lo que sea un avance, por pequeño que sea se ha de entender como una victoria. El decir, “para esto, mejor me quedo igual”, que propugna con el voto nulo (traducido a nivel de ciudadanía en una abstención) no hace más que apoyar y reforzar las tesis de quien no quiere en absoluto dar el más mínimo paso hacia un avance en ese sentido. Piedras a su propio tejado, el colmo de la tontería.

La “rauxa” -palabra de mal traducción al castellano, se puede entender como “arranque” o “arrebato”- sin el “seny” (cordura) no llega a ninguna parte. Y Puigcercòs (y como él, muchos), está bastante hartito de la “rauxa” invalidante de su inconsciente presidente.

Con lo tranquilo que se gobernaba durante esos 15 días de paro forzoso que tuvo…



La razón del voto nulo de ERC.

miércoles, abril 26, 2006

Pacientes de ida y vuelta.

Los médicos, en Catalunya, se han echado a la huelga durante ante lo que consideran un abuso de horarios al trabajar más de 48 horas semanales y una retribución de las guardias más bajas de lo pactado, obligando la patronal hospitalaria a la movilidad geográfica y a la aceptación forzosa de las guardias por parte de los facultativos. Todo esto que en principio puede parecer muy legítimo, choca con el hecho de que la hierba sobre la que luchan los “elefantes” de la sanidad tiene nombres, apellidos y una salud en juego.

Retrasos en las visitas, anulación sin previo aviso de operaciones programadas desde mucho tiempo atrás, molestias inútiles a enfermos que se ven obligados a desplazarse muchos kilómetros para encontrarse con las puertas en las narices, simplemente porque los médicos los están utilizando inmisericordemente de moneda de cambio en su pulso personal con la administración.

Un enfermo que se desplaza 250 kms a un centro médico, no lo hace porque le parezca bien, sino porque sufre un mal o una dolencia y, antes de nada, ha de ser su salud y después las intenciones lucrativas -evidentemente- de los facultativos. Nos quieren pintar que la administración es la gran culpable, y sin duda lo es, de la soberana manzana podrida que significa la sanidad pública. Pero si la administración es la culpable, los médicos son, sin duda, el gusano que se alimenta de ella.

Todo el problema viene planteado desde el momento en que se pretende desde la administración hacer que los médicos (clase de elite por antonomasia que incluso reclama un convenio propio a parte de todo el mundo, al estilo del de los pilotos) cumplan sus horarios con la sanidad pública para poder mejorar la asistencia sin aumentar los presupuestos. Y aquí, amigo Sancho, con la iglesia hemos topado.

Quien tenga contacto más o menos cercano con el mundo sanitario sabrá que la mayoría de los médicos especialistas no están habitualmente en el puesto en que son titulares, sino que están muy comúnmente sus suplentes. Unas veces están aquí otras están allá, y ¡oh casualidad! otras están en SU consulta privada. Es decir, se quejan de que tienen demasiado trabajo en el área de sanidad pública y resulta que SÍ que tienen tiempo para atender sus propias consultas. Por aquí no paso, señores, por aquí no paso.

Quejarse de horarios, retribuciones y guardias cuando fuera del trabajo público se mantiene –y atiende- una consulta privada, es de un cinismo que roza la cara dura. No es el primero ni el segundo que llega tarde a la consulta pública simplemente por que estaba atendiendo en la privada, ni tampoco que se va antes, justamente por la misma causa. Mención aparte es el “asco” con que parece que algunos tratan a los pacientes públicos. Y de estos, todos podemos dar ejemplos.

Reivindicar jugando con la salud de los demás es muy grave, porque una cosa es reconocer el trabajo social de la clase médica, y otra que para un ámbito –el público- la cosa sea insostenible, y sin embargo, en el ámbito privado donde los honorarios son de todo menos “caritativos” sea todo espléndido. Tener que pagar a la Seguridad Social para pagarles un sueldo y luego pagar en la consulta privada por un servicio que ya debieran dar en su consulta pública, lo encuentro indigno y mercantilista.

Ser médico es, ante todo, una opción personal, y en el momento que la asumes, sabes donde te estás metiendo. Si no les gusta lo que hay, siempre pueden salirse y ponerse a trabajar en la SEAT o a limpiar despachos. Aunque dudo mucho que el “prestigio” y el sueldo que da ser médico en una capital –por mal que digan estar- lo cambien por trabajar en una cadena de montaje y levantarse cada día a las 5 de la mañana, tal como hacen muchos de sus ninguneados pacientes, o por irse a combatir el ébola al África central, tal como hacen sus colegas de Médicos Sin Fronteras.

A lo mejor, lo que en el fondo quieren es volver a sentirse poderosos como antaño y no saben como hacerlo: En el pueblo de mi abuelo, la guerra civil empezó 6 meses más tarde porque los únicos transistores de radio que había eran los del cura y los del médico y se callaron como putas.

Los tiempos han cambiado, afortunadamente. Las maneras, no.

martes, abril 25, 2006

La importancia del bulto.

Marianico “El Rajoy” y Ángel “Dosvías” Acebes han presentado esta mañana los 4 millones de firmas que han recogido en contra del Estatut. Sin embargo -y que ellos hayan declarado- unas 300.000 han sido desechadas. Supongo que entre ellas estarán las cuatro o cinco veces que firmé vía Internet en plan choteo, con nombres de lo más loco que había y un DNI falso, pero válido. Y como yo, unas cuantas miles -algunas de una ironía fina muy difícil de detectar- fruto de las continuas cadenas que iban pasándose mis amigos. ¿Puede tenerse en consideración estas firmas callejeras tan volubles? No, evidentemente.

Cuando una entidad organiza una recogida masiva de firmas, allí se recoge de todo, desde el que firma porque cree en lo que se reivindica, el que firma por quitarse de encima al pelma del encuestador, el que es engañado sobre lo que se va a firmar, el que firma con DNI falso para que no sea reconocido o incluso al empanado de turno que lo firma todo. Todo ello implica que tan solo una parte mínima de las firmas recogidas es válida al 100%, y si se fuese un poco estricto, los organizadores de esas recogidas se quedaban con unas pocas firmas válidas. Sin embargo, ello es “políticamente incorrecto”: lo que interesa, antes de todo, es el efecto psicológico del bulto, no la validez de la firma.

En este caso, llama mucho la atención que para quedar bien el PP haya desestimado 300.000 firmas (una cantidad inferior daría imagen de poco serios por intentar meter todo lo posible, y más, de haber sido tomados poco en serio por los firmantes), y aún así no haya bajado de los 4 millones de firmas (4.020.000, concretamente). Esos 20.000 que sobrepasan los 4 millones me huelen muy mal, me huele a golpe de marketing: no es lo mismo decir “cuatro millones y pico”, que “tres millones y pico”. Aunque el lapso real no diste mas que unas pocas decenas de firmas, el límite entre el fracaso y la victoria, sí.

Total, que sea de una forma o de otra, las recogidas de firmas masivas distan mucho de ser una forma plebiscitaria correcta, ya que para dar validez a cualquier solicitud, primeramente han de contar con que ese nombre y ese DNI, existen en la realidad, si es un ciudadano sin cargas penales o si está legalmente radicado. Y es estadísticamente improbable que una gran cantidad de firmas cumplan a rajatabla esas premisas, más que nada por la tendencia de la gente a mantener la privacidad de sus datos, y porque significaría que tendrían que revisarse una a una todas las firmas recogidas.

En fin… que disfruten de sus firmitas, que yo me reí bastante cuando Apolonia Grandes Gracia les firmó contra el Estatut… ¡Y encima la utilizarán contra mí para que YO, que sí existo (creo, porque a estas alturas ya lo dudo todo), no pueda votar legalmente algo que sí me afecta!

Aisss… estos políticos y sus políticas…

lunes, abril 24, 2006

Cuestión de números.

Que hay elementos muy interesados en que el proceso de paz de Euskadi saltara por los aires era evidente, y que era simple cuestión de tiempo que entraran en actuación, más. Hoy ha sido en Getxo y en Barañain donde en uno le han metido fuego a una agencia de seguros y en el segundo a la ferretería de un concejal de UPN. Pero… ¿Por qué esta obstinación en romper el frágil equilibrio de paz que se ha conseguido?

De la extorsión de ETA, aunque parezca mentira, vivía mucha gente y lejos de las cúpulas que de una forma más o menos “romántica” -aunque no sé que romanticismo puede tener un charco de sangre- defendían un ideal político, por debajo había toda una pléyade de vagos, ociosos y gente de mal vivir a quien la política y la libertad del pueblo vasco le importaba lo más mínimo. Éstos -usualmente jóvenes entre 17 y 25 años-, con tal de no dar un palo al agua y vivir del cuento del “impuesto revolucionario”, no dudaban en meter fuego aquí o allá haciendo el trabajo “diario” a la banda y asegurándose el sustento fácilmente y una cierta cuota de “heroicidad” dentro de la sociedad vasca.

¿Qué ha pasado ahora? Pues, que si la cúpula, ha decidido dejar de luchar, toda esta gente, se ha encontrado, de golpe, en el paro y sin el sustento asegurado. O dicho de otra forma, que tendrán que ponerse a currar, porque la excusa del movimiento de liberación nacional, se les ha acabado. Y eso de doblar las bisagras cada mañana duele no poco.

¿Van a aceptar que así, por las buenas, les supriman su cómoda y “aventurera” vida? No, hombre, no. Darán coletazos mientras que los órganos de seguridad del estado y de dentro mismo de entorno Abertzale intenten controlarlos, buscando joder la marrana, reventar el alto el fuego y volver a un estatus anterior que ya estaba bien para unos cuantos y que bien mantenido podía ser una fuente de financiación que durara por siglos.

El impuesto revolucionario sostenía no pocas actividades de los familiares de presos etarras, los cuales, al estar dispersos se gastan lo que tienen -y lo que no- en visitarlos, y la supresión de esto será un duro golpe, por lo que si la hoja de ruta del plan de paz se mantiene, los presos serán “repatriados” a tierra vasca, con el fin de reducir la sangría económica a las familias y de esta forma suprimir uno de los agujeros económicos que obligaban a ETA a mantener la extorsión a los empresarios vascos.

El resto, por una vez en su vida, se tendrán que poner a currar por mucho que les pese. La policía por su parte ha de mantenerles el cerco, porque quienes queman un cajero o un autobús, no son ni activistas, ni terroristas, ni independentistas, sino simples gamberros de poco pelo.

Siempre es lo mismo. Cuestión de números.

jueves, abril 20, 2006

La cómoda petróleo-adicción

El rifi-rafe entre Irán y EE.UU. está cobrándose una victima, muy clara: nuestro bolsillo. El petróleo, esta fuente de energía que de tan limitada parece inagotable, está encareciéndose a pasos agigantados cada minuto que pasa. Por un lado, podría parecernos el peor de los horrores, pero bien mirado, y con un puntillo de responsabilidad global, puede ser lo mejor que nos pueda pasar a todos.

El petróleo está absolutamente en todos nuestras actividades, pero a pesar de los continuos llamamientos a un consumo racional de un recurso no renovable, cada año aumentamos más y más su consumo. La irracionalidad humana pasa a galope por encima de todos los sentidos comunes que puedan ponerse por delante.

Ya hace muchos años que se avisa de los peligros que puede comportar tal alto grado de dependencia del petróleo, pero la gente hacemos caso omiso y nos dedicamos a vivir el día a día sin responsabilidad aparente de nuestros actos. Sólo cuando vemos los dientes al lobo es cuando nos arrepentimos de lo que hemos estado haciendo mal, pero posiblemente para entonces ya sea tarde y tendremos que asumir las consecuencias, guste o no.

La gasolina ha subido una barbaridad y la gente, lejos de racionalizar sus desplazamientos aprovechando en lo posible los trasportes públicos, utilizamos nuestros automóviles hasta para ir a mear. La comodidad, ante todo. Lástima que usualmente, lo más cómodo raramente sea lo mejor. ¿Hará falta que el litro de gasolina se ponga a 3 euros para que la gente se conciencie de que el 80% de los desplazamientos diarios son perfectamente realizables andando, en bici o en transporte público?

Biodiesel, bioetanol, hidrógeno, energía eólica, solar… son tipos de energía que son muy marginales, pero no porque no sean rentables, si no porque el consumo de productos derivados del petróleo es tan fácil y cómodo, que nos ha convertido a todos en adictos a ellos, y a las petroleras, en nuestros “camellos”.

Mas vale que nos pongamos los “machos” y abandonemos en lo posible nuestro vicio, porque el “mono” que se nos avecina será de los que hagan historia.

Mad Max no iba tan desencaminado.




¿Y ahora tendré que ir a por el pan andando?

miércoles, abril 19, 2006

Curiosidades

Cuan curioso resulta que mientras Bush declara que no descarta el uso del armamento nuclear contra Irán en caso de seguir éstos adelante con sus "uraniadas", los chinos, primero se entrevisten con Bill Gates y después con el pseudo-presidente estadounidense.

Por algo están subiendo como la espuma.

martes, abril 18, 2006

Talonarios de consciencia.

Está visto que ni por pasiva, ni por activa, la gente sigue muriendo en las carreteras como moscas contra los parabrisas de los coches: a puñados. Las campañas de concienciación no sirven de nada por muy duras que estas sean y la gente no les hace ni el más mínimo caso. Ante esta tal perspectiva, ¿se puede hacer algo más que no sea afectar a lo que realmente duele a la gente, es decir, el bolsillo? Desgraciadamente, no.

La gente, se queja una y otra vez de las multas, que son abusivas y que el carnet por puntos es una barbaridad, y que en vez de mirar por recaudar, lo que tenían que hacer las administraciones era invertir en buenas carreteras. Tal vez tengan algo de razón, pero lo que es totalmente cierto, es que todo esto lo único que pretende es eludir la responsabilidad DIRECTA de quien conduce en su propia seguridad vial. La culpa no es mía, es del otro. Pues va a ser que no.

Quienes conducimos habitualmente por estas carreteras de Dios, hemos visto de todo y de cualquier forma y te sorprendes de lo poco que llega a ocurrir: giros de 90º con una mano en el móvil, cruzarse el semáforo en rojo gratuitamente, gente que cruza las autopistas andando, parar en medio de una curva para hacer ves a saber que, coches que vuelan bajito en calles estrechas y llenas de gente, pasos de peatones que están para hacer bonito… y un largo etcétera que te ponen los pelos de punta solo de pensar lo que puede suceder si la gente no tuviera una manada de ángeles custodios a su alrededor. Es una pena que casi tengamos que agradecer que solo haya habido 108 muertos.

La gente cuando monta en su bonita lata con ruedas se trasforma pensando que está montado en un auténtico tanque indestructible, cuando en realidad vamos montados encima de un cacho de cartón pintado. La sensación -ojo, y digo sensación- de seguridad es impresionante. Así se entiende que pensemos que dentro de nuestro cubículo rodante con música no nos va a pasar absolutamente nada y asumamos unos riesgos absolutamente descabellados y pensemos que estamos por encima del bien, y sobre todo, del mal… que podamos recibir o proporcionar. La culpa es de la administración, no de los conductores. El ciego que no quiere ver.

Si la administración hace los deberes y hace unas carreteras de nosecuantos carriles, con un asfalto super adherente y con las últimas tecnologías… ¿alguien va a ir a 100 kms/hora cuando la sensación es de una seguridad absoluta, y que yendo a esa velocidad vas parado? No. La gente, en esta situación, pisa el acelerador hasta sacar el pedal por el faro de delante y a la primera curva o reventón, el coche se convierte en un puzzle de 10000 piezas y sin muestra para poderlo montar. Y vuelta a empezar en las reivindicaciones de los conductores.

¿Concienciación vial? Para concienciarse la gente tiene previamente que pensar, y eso de pensar queda muy, pero que muy grande a una inmensa mayoría de la gente. Solo queda entonces dar allí donde más duele, en el bolsillo, y que la gente tema al aspecto pecuniario de la situación ya que no es capaz de hacer el más mínimo pensamiento por la seguridad de todos. Seguro que habrá justos que paguen por pecadores, pero mientras que la gente se obstine a no hacer ni puto caso de los más mínimos códigos de conducta y continuar esta tonta sangría sin sentido, veré bien que pongan multas a diestro y siniestro y que enjuaguen deudas consistoriales a costa de nosotros.

Al fin y al cabo, mi abuelo ya lo decía: sólo quien la hace, la teme.



Este, parado seguro que no estaba.

sábado, abril 15, 2006

Miedo Made in USA

Peligrosa subida de tensión entre Irán y Estados Unidos por el asunto del enriquecimiento de uranio por parte de Irán, que está llevando a los EE.UU. a pedir represalias de la ONU si no da marcha atrás, ya sean restricciones económicas o incluso una intervención militar. El control del petroleo pérsico, la clave.

¿Por qué será que me dan más miedo los yankis que los iraníes?

jueves, abril 13, 2006

¡Campeones!

Por una vez, y sin que sirva de precedente, mi equipo, el R.C.D. EspaNYol -la ñ dejó hace bastante tiempo de estar en el nombre oficial del club-, ha ganado la Copa del Rey del 2006. Ya era hora que nos llevasemos alguna alegría, porque realmente no estamos acostumbrados a ellas y bastante mal lo estamos pasando este año en la liga.

Gracias a todos los que nos han apoyado y a los 28.000 seguidores pericos que han podido ir a verlo en directo, así como a los seguidores maños, que a pesar de la derrota han sido un digno rival, solo que les ha faltado la suerte que no solemos tener nosotros habitualmente.

¡Ah! Y recordar a los cuatro fachas de siempre que utilizan nuestro nombre exclusivamente por cuestiones políticas que hoy, ni ha ganado España, ni ha ganado Catalunya... Hemos ganado LOS DEL ESPANYOL. Y al que le pique que se rasque con una lija del siete, que hoy, como dicen los argentinos, "hemos campeonado" y me la repanpimfla ampliamente.

Un abrazo para todos, y un apretón de manos a los perdedores. Tambien sabemos lo que es estar en el otro lado.

Memento Mori, sí, pero hoy vale la pena decir: CARPE DIEM.



¡Campeooones! ¡Campeooones! Oe, oe, oeeeee!

miércoles, abril 12, 2006

Churretes rodantes en extinción.

Esta mañana ha llegado a mis oídos una noticia que puede ser la bomba entre todo el mundo de la conducción como dé que se extienda su implantación por todo el mundo: En Moscú los coches que estén sucios serán multados. ¡Si señor! Ya era hora que los gobiernos dedicasen partidas presupuestarias para algo que sea de utilidad y no para chuminadas del estilo la seguridad ciudadana o la sanidad pública.

Ustedes no se han dado cuenta la cantidad de coches los cuales, con más mierda que el rabo de una vaca, van dando un espectáculo más que lamentable por nuestras carreteras. Disfruten de ese coche negro con sus admirables y siempre estéticos churretes de fango seco, o de ese coche blanco que tras pasar la noche bajo un árbol transformado en improvisado hotel pajaril ha sido rebozado de residuos cual croqueta de bar barato, ya que de aquí a cuatro días si no lo lleva limpio como una patena (Plato pequeño de oro u otro metal en el que se coloca la hostia durante la misa. De nada.), las autoridades le van a embargar hasta las zapatillas de estar por casa -sí, esas que tienen la suela despegada.

Y digo yo… ¿Nadie ha pensado en el papel crucial que tiene la mierda en la seguridad de los coches? ¿No les ha dado a nadie por pensar la cantidad de coches que se han salvado de ser brutalmente robados porque la suciedad no dejaba ver la belleza del auto y ha repelido a los ladrones? Es, realmente para tenerlo en cuenta.

En Rusia, por lo visto, esta mugre defensiva hace daño a la vista porque ya hace tiempo que perdió su función protectora, y no han creído oportuno que sea muy del gusto de los visitantes ver como un vehículo cochambroso y guarro se pasea incólume por las calles de la ciudad. Ahora, eso sí, si te pilla un guardia y te endosa una multa de esas que te ponen habitualmente con su habitual tronío y salero, pero tienes a tres personas que piensan que ese coche está limpio, el guardia ha de retirar la multa. La democracia llevada al extremo de las sanciones municipales: se hace una votación y quien más votos saca, ese tiene la razón. ¡Hay, si Stalin levantara la cabeza!

Total, que además de no poder fumar, ni hablar por teléfono, ni correr por las carreteras, ni hablar con el acompañante, ni olvidarnos el recibo del impuesto de la circulación, ni llevar las ruedas bajas, ni ir sin triángulos, ni cadenas, ni chaleco reflectante, de aquí a poco ya no nos van a dejar ni el placer de llevar nuestros automóviles llenos de guarrería hasta la antena de la radio. ¡Hombreeee!

Por suerte que yo tengo mi bicicleta engrasada y a punto por lo que pueda pasar… eso si, les aseguro que no pretendo limpiarla en la vida.

¡Que se jodan!




¡No!¡No me obligareis a pasarlo por la máquina!

martes, abril 11, 2006

Tortilla, sol y realidades.

Que el diario gratuito Què! es lo más parecido que hay al extinto “El Caso” es una cosa ya sabida desde hace tiempo, pero con según qué temas, este diario roza el histrionismo y la ridiculez. Las portadas suelen estar encabezadas por titulares vacíos y sensacionalistas que traspasan ampliamente la delgada línea roja de la demagogia, pero que por una razón u otra a la gente acaban por gustar. Posiblemente, el hecho de que no se tenga que pagar por él tenga bastante que ver. Hoy, siguiendo en su línea, el titular central de la publicación es un casi amenazante “Como aquí no se vive en ningún sitio” y, hombre, que quieren que les diga, yo, que llevo 37 años viviendo “aquí”, puedo decir que se vive bien si, pero tampoco tiremos muchos cohetes, ni tan gratuitamente.

Una de las justificaciones que utiliza el tal diario para semejante afirmación es un ranking hecho por una consultora de Recursos Humanos internacional entre las condiciones de calidad de vida de diferentes ciudades del mundo. La sorpresa -o no- ha sido ver que en el tal ranking Barcelona está en el puesto 44 y Madrid en el 45. ¿Dónde queda entonces el “como aquí no se vive en ningún sitio”? porque por lo pronto hay 43 ciudades donde se vive mejor. Pues el periódico nos deja patidifusos un poco más adelante: “Digan lo que digan los ranking… como en España no se vive en ningún sitio.”. Hombre. ¡No me jodas!

Los redactores intentan justificar su titular con toda una serie de razones que, vistas desde un punto de vista objetivo, no hacen más que reír. Aquí van algunas de ellas:

-Nuestro país es uno de los primeros destinos turísticos del mundo y miles de europeos lo eligen como el lugar ideal de jubilación. (Y de todos los españoles también, ¡a ver quien es el guapo que sale del país con las jubilaciones que se cobran en este “paraíso”!)

-Nuestros jóvenes cuando tienen una ley que no les gusta, no se dedican a quemar coches y a apedrear policías como hacen en Francia. (No, aquí la juventud traga lo que les caiga, y para olvidar van de porros y de botellón.)

-La siesta nos permite afrontar las tardes con otro ánimo y salir por la noche. Recuperamos la energía para divertirnos. (Eso, aquí nadie curra por las tardes y nos vamos todos los días de juerga.)

-El resto de socios de la UE no saben lo que es el tapeo y la cantidad de relaciones sociales que hacemos en los bares. (Como venga uno y lo exporte nos han jodido…)

-La fama de la tortilla de patatas, el cocido, la paella y el jamón serrano traspasan fronteras. Entre los 10 mejores restaurantes hay tres españoles. (Pues yo diría que no hay tanto guiri como para llenar tanto McDonald y Burguer King.)

Total, que estamos en el lugar cuarenta y tantos, media Europa nos supera en mejores condiciones básicas de vida tales como la sanidad, el ambiente social, la vivienda y el ocio, -por no nombrar en condiciones salariales-, y resulta que somos los mejores del mundo porque tenemos paella, sol y siesta. ¿Lo peor? Que hay gente que lo cree a pies juntillas y diarios sensacionalistas dispuestos a proclamarlo.

Así no hay forma de avanzar.



¡Qué buena está sin un euro en el bolsillo!

lunes, abril 10, 2006

El pueblo ha hablado.

La sociedad francesa acaba de alejarse un poquito más si cabe de la sociedad española. La polémica ley de primer empleo sostenida a machacamartillo por el gobierno de Villepin será sustituida por una serie de leyes de ayuda a los jóvenes con problemas laborales. Los sindicatos y los estudiantes han vencido. La lucha social ha conseguido hacer retirar una ley que permitía que el joven que fuese empleado estuviera durante los dos primeros años “en prueba” y pudiera ser, por tanto, despedido sin necesidad de dar explicación ninguna. En Francia, quien manda es el pueblo, no el gobierno.

En una sociedad avanzada, el pueblo es soberano y no ha de estar pendiente de las veleidades o intereses de sus representantes, y como tal en Francia se han expresado. Los estudiantes de universidades e institutos, junto con los sindicatos han echado un pulso al gobierno, el cual, sin negociar con los interlocutores sociales la aplicación de la ley, pretendía hacerla efectiva y con la excusa de ayudar a los jóvenes, beneficiar los intereses económicos de las grandes empresas. Le ha salido mal y Villepin ha tenido que rectificar tras las presiones incluso del mismo Chirac.

Resulta muy chocante comprobar cómo, mientras que en el país vecino, la sociedad civil obliga a imponer su doctrina a la clase política, aquí sean los militares los que crean que tienen el sacrosanto deber de proteger a la ignorante sociedad civil española, en una escandalosa reedición del “todo para el pueblo, pero sin el pueblo” del despotismo ilustrado de finales del siglo XVIII. Igual, la diferencia radique en que nuestros vecinos galos ya dejaron este concepto bastante claro a sus gobernantes hace ya unos siglos tras hacer rodar unas cuantas cabezas.

Sea lo que fuere, la realidad es que mientras que aquí, los gobiernos hacen oídos sordos a todo lo que dice el pueblo (véase las manifestaciones contra la guerra de Irak), en Francia no les dejan pasar ni una. Si se tiene que parar un país con una huelga general, se para (allí no tienen servicios mínimos como aquí), pero no se dan cheques en blanco a sus gobernantes. Dominique de Villepin ha salido muy tocado y pone en grave crisis al actual gobierno francés en espera de las elecciones del año que viene. Tan solo el 25% de la población está a favor de su gestión.

Una sociedad que sabe lo que quiere y que está convencida de que el poder real de un estado se encuentra en ella, tiene muchos visos de estar entre las sociedades más avanzadas del planeta. En España el poder del pueblo se ejerce con una litrona en una mano y un porro en la otra.

Buen camino llevamos.




Macrobotellón a la francesa.

domingo, abril 09, 2006

Subvenciones: buenas si no se necesitan.

Debido a mi trabajo, mantengo desde pequeño una estrecha relación con todo tipo de asociaciones, clubs y colectividades sociales diversas. Esto me ha permitido vivir de múltiples formas lo que significa la vida asociativa, que me llevó incluso a ser fundador de una asociación cultural dedicada a los bailes de salón. Dentro de este mundillo he visto la parte divertida y agradecida, pero también la más amarga y mísera, relacionada casi siempre con la vertiente económica. Robos, problemas de financiación, usos personales o malos usos del dinero de las asociaciones por parte de sus responsables... todo un cúmulo de situaciones que más de una vez ha hecho hundir un club. No obstante, existe una cosa que nunca olvida una asociación: pedir subvenciones. ¿Por qué? Todo el mundo lo ve como una cosa muy positiva, pero yo no lo tengo tan claro. Nada claro.

Normalmente, a una asociación siempre le faltan “cuatro pelas para el duro”, las cuotas son bajas y no permiten muchas alegrías en el momento de hacer según que actividades, entonces, las subvenciones parecen el maná fácil para poder llegar a fin de mes sin muchas dificultades y las juntas directivas no dudan lo más mínimo a lanzarse a la solicitud de la subvención, i no tendría que ser así. Como mínimo hasta el momento en que no le hiciesen falta a la asociación que las pide. Chocante, pero desde mi punto de vista, cierto.

Actualmente, si se pide una subvención ello significa que necesita de ayuda económica exterior para sobrevivir y, por tanto, que la asociación en cuestión no genera suficientes recursos propios como para autofinanciarse. Si llegado este momento se recibe la subvención que se solicita, lo que acostumbra a pasar es que el funcionamiento de la entidad pasa a adaptarse al ritmo de las cantidades que se reciben, entrando en el círculo vicioso de que “si con esto ya llego, no hace falta hacer más”, estancando la situación y enquistando los verdaderos problemas que han llevado a la necesidad de subvención. Pero eso es peligroso, y más de lo que puede parecer.

Al hacer de las subvenciones una de las fuentes básicas de financiación, la asociación gana en comodidad, pero pierde un acicate que induzca a hacer más cosas por la entidad y, sobretodo, pierde independencia propia respecto la administración. Si, por lo que sea, se pierde la subvención obtenida, la asociación se halla atenazada a aquella financiación y el problema vuelve a ser el mismo del comienzo, pero con una situación estancada de mucho tiempo atrás y de muy difícil arreglo. Se han dado no pocos casos de desaparición de clubs por la pérdida o reducción de subvenciones.

De la independencia respecto las administraciones (ya sea local, autonómica o estatal), el hecho de recibir las subvenciones implican que se ha de entrar quieras o no en un quid-pro-quo con ellas. Quid-pro-quo en el que casi siempre tiene más a ganar las administraciones que las asociaciones, ya que han controlado la base del sostén de la entidad. Imaginen una asociación de vecinos que se ha de oponer a unas obras del ayuntamiento ¿qué fuerza podrá hacer si la subvención que recibe de él es básica para su mantenimiento? Poca por no decir nula, claro. Pues esto es un ejemplo bien real.

Lo ideal para una asociación sería organizar correctamente las actividades pecuniarias siendo imaginativo y aprovechando al máximo las no pocas posibilidades que acostumbran a ofrecer los estatutos de las entidades. Con eso no estoy diciendo de cobrar MAS a los socios, bien al contrario -el socio tendría que pagar el mínimo imprescindible o incluso nada-, ni entrar en conflicto con los profesionales del ramo, sino desarrollar actividades complementarias que sean de un cierto interés para el no asociado y que sirvan de anzuelo tanto para la obtención de nuevos socios, como para aprovechar el capital humano de las asociaciones y evitar que sean los dos burros de siempre los que tiren del carro. Si se consigue esto, la asociación habrá conseguido una fuente de recursos importante, un aumento de la actividad -y por tanto interés- social y habrá estabilizado el futuro de la entidad.

Alcanzado este punto, en que no es necesaria una subvención, la directiva puede arriesgarse a pedirlas, ya que no dependerá de ellas y , además, serán unos recursos añadidos para aquella asociación, que aún podrá desarrollar nuevas actividades que la hagan más grande, pero nunca antes.

Una asociación no puede ser, ni de lejos, una empresa, pero sí que ha de seguir un método de funcionamiento muy parecido al de ella. En tanto que así sea, las posibilidades de éxito de una entidad aumentarán ostensiblemente.

Ya sea de parchís o de Bonsái.



Típica situación en una asociación.

jueves, abril 06, 2006

La cara factura de la manipulación.

No, si al final resultará que en realidad, al Talibán de Sacristía y al resto de adláteres que desbarran y demonizan cada día desde las ondas a todo lo que no sea un acto de fe sobre su ideología nacional-catolicista, lo escuchan cuatro y el cabo -de la Guardia Civil, of course. Ayer, el organismo encargado de hacer las encuestas oficiales de audiencia radiofónica (AIMC) ha decidido por una amplia mayoría expulsar a la COPE del Estudio General de Medios en represalia a haber manipulado las encuestas de opinión, y -como tonto- barrer para casa. Así se entiende que tuviesen tantos y tantos millones de personas como oyentes y después tú preguntes a la gente y nadie lo oye. ¡Que jodíos!

Los Coperos se han defendido diciendo que era “un trabajo de investigación” para destapar la falta de control por parte del AIMC de las encuestas. No obstante, esto que pudiera parecer un loable proceder en beneficio del bien general se troca en sospecha mayúscula, porque si se ha descubierto este pastel… ¿desde cuando no llevarán manipulando las encuestas? La duda es, como mínimo, razonable.

El hecho de manipular las encuestas del EGM, no es baladí, ya que estas encuestas son la base principal que utiliza el sector publicitario para organizar sus campañas de marketing audiovisual. Hinchando estas encuestas, se aseguran una fuente de financiación suplementaria, ya que según sea su audiencia así pesarán en el ánimo de las empresas para gastarse el dinero. En definitiva, que si no te oye nadie, nadie te va a elegir para gastarse un duro.

Pero la cosa no queda aquí, ya que al modificar los datos obtenidos está dándose una notoriedad y una repercusión entre el resto de medios que posiblemente no mereciera. En el EGM de 2005, la COPE sale en segunda posición a mucha distancia de la SER (asociada popularmente a los socialistas), que es la primera con diferencia, y a muy poca distancia de Onda Cero y RNE. Ahora bien, si sabemos que los datos a partir de los cuales se ha obtenido este estudio han sido falseados con premeditación, alevosía y una mala leche que te cagas ¿en que puesto quedará realmente? ¿Segundo? ¿Tercero? ¿Decimonoveno?

Todo tipo de encuestas son susceptibles de ser interpretadas y modificadas en proporción al interés -pecuniario, evidentemente- que se tenga de los resultados extraídos. Los propios medios han hecho, hacen y harán sus propias trampas para arañar un puntillo que otro que le permita ganarse los parabienes de los anunciantes, por lo que tampoco se puede hacer mucho caso a los tantos por ciento de los demás competidores. Pero en este caso, el mal es doble, ya que la COPE actúa como brazo tonto de la ley del Episcopado.

En un país en que en diez años ha caído en picado el sentimiento religioso -siempre según las encuestas- ya era curioso que se marcase una subida de la audiencia de un 16% de una emisora que de laica no tiene nada. Ellos verán qué ganaron haciendo trampa pero ahora son los anunciantes los que les van a pasar factura. Ya lo dice el dicho, gana más el perro lamiendo que mordiendo.

Y estos, de lamer, no tienen ni idea.

miércoles, abril 05, 2006

¿Derecho a la indignidad?

Que vivimos en un mundo deshumanizado, egoísta y corrupto es algo sabido, pero sin embargo la sociedad vive en la poco honrosa situación del ciego que no quiere ver. Ahora ha salido a la luz la enésima detención de padres por maltratos a sus hijos, y tras el revuelo inicial, pasará a formar parte de la estadística de víctimas. La consciencia colectiva volverá a su estado letárgico hasta que un nuevo caso de violencia contra el menor vuelva a remover los cienos de la moral humana.

Yo, todavía no me explico que es lo que lleva a unos padres a maltratar a una indefensa criatura que no es culpable de nada y que actúa de chivo expiatorio la mayoría de las veces de las decepciones, vicios, amarguras e ignorancia de los progenitores. En el caso hecho público hoy, el bebé -de tan solo 45 días- tenía restos de cocaína en la orina. No se dice, pero lo más seguro es que los padres no encontraron forma más cómoda de hacer callar a la pobre criatura. Poca sesera y menos decencia como personas.

Este caso ha sido resuelto en primera instancia de forma eficiente por los órganos administrativos competentes, los cuales se han puesto las pilas tras el último incidente en que fallaron estrepitosamente, pero la pregunta que nos deberíamos hacer todos es ¿Cuántos casos de maltrato a niños y niñas no llegan a ser denunciados jamás? Y lo que es peor ¿Cuántos llegan a morir sin formar parte de ninguna estadística? De los que han sufrido algún tipo de maltrato psicológico sin llegar a extremos de violencia sangrienta, mejor ni comentar.

Vista la tesitura, lo que realmente me sorprende son aquellos movimientos llamados “pro-vida”, que se entestan en una política antiaborto y contra los anticonceptivos escudándose ante todo en el alienable derecho a la vida humana, y que sin embargo callan como putas cuando nos encontramos ante circunstancias como las que nos atañen, en las que niños de corta edad son apaleados, quemados, drogados o violentados sexualmente. ¿No fuera mejor que esa criatura no hubiese nacido antes que tener que sufrir tal calvario gratuito durante toda su vida?

Parece que hay gente a la que el llanto y el sufrimiento de un niño le importa un rábano. Mal camino llevamos para arreglar el problema.



Esto no es una pelota antiestrés.

martes, abril 04, 2006

Llámenme malpensado.

Aún a riesgo de cometer injusticia y hacer pagar justos por pecadores, pero se ha de reconocer que en política solo unos poco románticos son los que trabajan con la creencia cierta de que en sus manos tienen el bienestar y el orden necesario para el día a día de la sociedad. Quien más y quien menos se mete en política con la intención de encontrar en ella su fuente de sustento diario. Unos con más honradez y otros con menos, pero es inútil negar que esa realidad existe. Solo tenemos que ver los continuos ejemplos que la vida política nos ofrece a diario para convencernos de ello.

El estar en un puesto de responsabilidad en los ayuntamientos -el que sea- implica que se tiene contacto con los intereses económicos y sociales de la población. Los intereses sociales de la población se manifiestan muy puntualmente, mientras que los intereses económicos se manifiestan constantemente en pro de solventar sus necesidades, y los políticos o funcionarios de responsabilidad media están ahí. Se encuentran entonces el hambre con las ganas de comer y si te has metido para solventarte la vida ¿alguien dejará el bocado apetitoso de un quid-pro-quo sin apenas riesgos? El concejal del PP de Marbella, por lo visto si, pero más me da la impresión que o bien no se enteraba de que iba el asunto o bien los otros no le dejaron probar bocado. Llámenme malpensado.

El dinero mueve la política, o sino que se lo digan a los de ERC, que con su particular impuesto revolucionario iban reclamando los favores prestados a aquellos a los que enchufaron en mayor o menor medida. ¡Y ojo! Resulta curioso destacar la poca sangría que ha hecho del asunto el resto de partidos políticos. Normal, los demás ya llevan muchos años de experiencia y como mínimo saben como se han de hacer las cosas para que no sean tan evidentes. Estos han entrado como un toro en una cacharrería y se les ha visto el plumero. Cuestión de “Savoir faire”.

Como dije en el post de ayer, el 90% de los ayuntamientos, si se mirase con lupa tendrían que ser disueltos como el de Marbella, pero unas veces por miedo y otras por decencia las cosas no se han salido de madre y ello permite que sigan adelante sin muchos altibajos y dejarlo todo como en una corrupción de elementos puntuales. El caso de Marbella es que ha sido de tal descaro que la Justicia y el poder político central han tenido que actuar.

Dinero, dinero y más dinero. O si no, pregúntele a algún responsable del gobierno Vasco si cambian que en su estatuto se definan como “nación vasca” por abandonar el concierto económico. Alguno se luxaría el codo de tanto hacerle “butifarras” como respuesta a su pregunta. Y es que siempre primero el dinero, y después la nación.

Eso es la política.

lunes, abril 03, 2006

Pájaros de Alta Velocidad

Al final, lo han aprobado. El ayuntamiento de Barcelona ha dado la aprobación de la perforación del túnel que ha de llevar el AVE desde la estación de Sants a la Sagrera, justo a unos pocos metros al lado de los cimientos del templo de la Sagrada Familia. “Inconsciencia”, una vez más, se ha hecho sinónimo de “políticos”.

Hace un año ya traté este mismo problema en otro post al respecto de este sindiós, pero está visto que en el consistorio barcelonés, hay intereses que han apostado muy fuerte en un sentido que es totalmente diferente de las necesidades reales de la de la población y del sentido común.

¿Por qué esa obstinación enfermiza en taladrar un túnel que ponga de patas arriba una arteria vital para Barcelona como es la calle Mallorca? ¿Por qué se mantiene infrautilizada la estación de Francia, mientras que la de Sants se convierte en un auténtico embudo ferroviario? ¿Por qué se prefiere hacer 6 kilómetros de túnel por medio de la ciudad a 2 kms de túnel en la periferia? ¿Por qué se prefiere poner en riesgo toda la población a no ponerla en absoluto? ¿Cuál es el beneficio real que tiene el ayuntamiento en ordenar unas obras con unos altos costos y molestias evidentes teniendo una opción económica y exenta de riesgos? Son muchas más las preguntas oscuras que las respuestas claras que se nos ofrecen.

La semana pasada metieron en prisión a casi todo el Ayuntamiento de Marbella por corrupción galopante, ladronerío y sinvergüencería e incluso se especula con la posibilidad de suspender el consistorio. Como a la fiscalía le de por estirar un poco seriamente de la manta, el 90% de los ayuntamientos de España tendrían que seguir el mismo camino.

Y el de Barcelona no creo que fuera de los últimos.



¡Vaya un pájaro, Sr. Clos!