Publicidad

lunes, noviembre 27, 2006

Otra manta al vuelo.

Ya tenemos la segunda Marbella, y las que caerán… Ya lo dije en su momento, que como empiecen a tirar de la manta en serio los jueces, no queda un solo ayuntamiento en pie, y cada día que pasa cada vez me va dando la razón. Y todo tiene su lógica.

Ahora le ha tocado a Andratx, pero en cualquier localidad en que se esté construyendo de forma más o menos obsesiva, es seguro que hay material donde los juzgados pueden pegar un buen bocado. El hecho de pertenecer a uno u otro partido resulta irrelevante porque con las manos manchadas de cemento hay gente de todos los colores.

El cemento es, ante todo, dinero seguro para los constructores y para los regidores de urbanismo que de una forma u otra se ven beneficiados por los parabienes más o menos lícitos de las compañías constructoras. Desde el jamoncillo de Jabugo, pasando por el viajecito a las Bahamas pagado, las donaciones altruistas a las arcas municipales, o ya directamente por los tres por ciento o las cuentas en Suiza, de una forma u otra, los munícipes se ven agraciados por los pingües beneficios que destila la construcción al por mayor.

Los precios desorbitados aseguran el negocio redondo a quien se le recalifica y a quien recalifica un terreno. La excusa es la demanda, pero en este sentido lo que no explican es que la demanda viene inducida por una clientela cautiva a la que se obliga a pasar por el aro quiera o no. No hay pisos de 5 millones de pesetas que hagan la competencia a los de 60 y la gente los ha de comprar quiera o no, so pena de vivir como en la posguerra, es decir, catorce en un piso y aceptando realquilados.

Lo peor de todo es que en esta situación lo que funciona es la ley de hechos consumados en la que resulta casi imposible deshacer lo que ha sido mal hecho. No hay ninguna sentencia en la que se obligue a destruir toda una urbanización por haber sido recalificada de forma fraudulenta. Eso los funcionarios prevaricadores lo saben, y los ayuntamientos también, por el beneficio directo de los primeros y por la vista gorda a cambio de las cuotas de la contribución de los segundos.

Hoy ha sido Andratx y el PP -que raro, ellos que son unos santos siempre-, pero más vale que no se estire mucho de la manta, o no habrá suficientes gestores para llevar los municipios corrompidos.



Si no llegan a fin de mes, normal que busquen ayudas.

domingo, noviembre 19, 2006

Lo siento.

Que si el castellano es lengua oficial en Catalunya y se discrimina su uso por la administración, que si hay gente que quiere escolarizar a sus hijos solo en castellano y no se lo permiten, que si el español está en peligro en su propio país en beneficio del catalán… sandeces de este tipo estamos hartos de escuchar desde Madrid y desde los círculos más anticatalanes de Catalunya. Sandeces que nada tienen que ver con lo que vivimos en el día a día por estas tierras y que ponen muy de manifiesto cómo hay gente que lo único que quiere hacer es revolver el río para poder sacar partido de él. Pero… ¿qué pasaría si la situación fuese exactamente al revés? ¿Se sostendría todo el discurso que venden para Catalunya? Esa situación no es utopía, existe en realidad, y se llama Puerto Rico.

Puerto Rico fue anexionado a las bravas por EE.UU. en 1898 durante la guerra de Cuba, después de 400 años de pertenencia española. A los americanos les faltó tiempo, como hicieron en Filipinas, de intentar eliminar el idioma castellano de toda la vida pública y privada de la isla. El inglés se decretó única lengua oficial. En Filipinas les funcionó a la perfección y el castellano lo habla de nacimiento menos de un 0'1% de la población (2658 hablantes nativos en 1990). Sin embargo, en Puerto Rico, el pueblo llano se negó a perder su lengua e incluso los profesores, obligados por ley a dar las clases en inglés solo lo hacían cuando los inspectores yanquis hacían las inspecciones.

Con el tiempo, y visto que no se conseguía el propósito original de eliminar el castellano, se decidió dar el estatus de lenguas cooficiales al español y al inglés, produciendo de facto una sociedad bilingüe, cuyas bases desean hacer del castellano el único idioma oficial, y una élite pro-estadounidense que desea continuar con la situación de cooficialidad. El espectro político es complejo, existiendo los unionistas, los autonomistas e incluso un partido independentista puertorriqueño que incluye en su programa electoral la siguiente premisa:

"Derogar la ley de los idiomas oficiales y restaurar el español como idioma oficial de Puerto Rico, como símbolo vivo de nuestra identidad y nuestro orgullo nacional."

Qué curioso. Cambien los nombres de las lenguas, inglés por español, y español por catalán, y tenemos una situación calcada a la que estamos viviendo en Catalunya, pero, mientras que aquí el catalán es el malo, allí el castellano es el bueno. ¿Por qué?

¿Por qué los medios españolistas eluden sistemáticamente la existencia de Puerto Rico y su problemática lingüística? ¿Por qué allí la resistencia de la lengua propia es encomiable y aquí la resistencia de la lengua catalana se ve como una subversión? ¿Por qué allí un partido independentista y un lema del tipo “Somos el único país de Hispanoamérica que todavía es colonia.” son aplaudidos y aquí, por el contrario, son vistos como el peor de los demonios? Si en Catalunya ciertos padres reclaman el derecho a una educación exclusivamente en castellano de sus hijos…¿se puede negar una educación exclusivamente en inglés en Puerto Rico?

Una vez más, y como tantas veces, no es lo mismo dar que recibir. Los imperialismos son deleznables los vistamos del color que sea y las injusticias son las mismas ya sean que nos afecten o las produzcamos. Sin embargo…¡qué bonito es ser los buenos en cualquier situación! Pero va a ser que no.

Eso sólo ocurre en las películas yanquis. Lo siento.

sábado, noviembre 11, 2006

Tecnología punta, toponimia franquista.

Hace unos días decidí abrir una cuenta con Google Analytics, dado que el sistema de estadísticas de Miarroba.com está más parado que el motor del Titanic. Después de unos días de funcionamiento me di un paseo por entre las múltiples opciones que proporciona Google, entre ellas las de los nodos de origen de mis visitantes. Me llamó la atención un nombre raro: “San Quírico”. Revisé la lista, y cual fue mi sorpresa al poder constatar que la mayoría de poblaciones catalanas de las que recibo visitas están inscritas con el nombre castellanizado que se les daba antes del advenimiento de la democracia. Tecnología punta con toponimia de hace 30 años. Curioso, curioso.

Así me encuentro con ejemplos tan chispeantes e histriónicos como el de “San Quírico Safaja” (con acento en la i) correspondiente a Sant Quirze Safaja, el de Sant Mateu de Bages que se denomina “San Mateo de Bages”, Torrellas de Foix (Torrelles de Foix), Hostalrich (Hostalric), El Bruch (El Bruc), San Cugat del Vallés (Sant Cugat del Vallès), Fontanillas (Fontanilles), Casería El Arrabal De Coll D'Arbos (Raval de Coll d’Arboç) o Casería Valldenen ( Valldeneu), entre otros muchos.

El porqué de este desaguisado no lo alcanzo a comprender. O bien se han guiado con mapas absolutamente desfasados, lo cual no hablaría muy bien de los técnicos que los han utilizado, o bien ha habido una intención clara de utilizar topónimos catalanes castellanizados preconstitucionales a sabiendas de que esos nombres, simplemente, no existen, lo cual aún sería peor. Preguntados sobre el particular, Google simplemente ha respondido con la callada. Muy elocuentes los niños.

El hecho de traducir los topónimos catalanes al castellano se dio durante el franquismo con el fin de reducir el uso del catalán en Catalunya, aún más si cabía tras la represión de posguerra. Así se tradujeron nombres de poblaciones como “San Baudilio de Llobregat” (Sant Boi de Llobregat), San Justo Desvern (Sant Just Desvern) , San Vicente de Calders (Sant Vicenç de Calders), Vich (Vic) o el de Vilanova i la Geltrú, traducido a “Villanueva y Geltrú”.

El caso más llamativo de esta “limpieza toponímica”, fue un pico de los Pirineos que se llama en catalán “ El Pic dels tres hereus” (El pico de los tres herederos) que como al funcionario de turno le sonaba mucho al francés “très hereux” (muy felices) le endiñó el nombre de “Pico de los Muy Felices”. O si no, el de una cascada que se conocía como el “Saltant de Grameneres” por el “salto” de agua que había y que algún cachondo oficial bautizó con el de “Sultán de Gramaneras”.

En fin, despropósito tras despropósito, y que treinta años después aún se siguen produciendo a pesar de estar trabajando con tecnología punta y de última generación. Y es que hay ciertos tics que cuestan de extirparse a pesar del tiempo…

…y gente amante de ellos.


No se si ir a Monteserrado este finde, mira...

viernes, noviembre 10, 2006

Dos ruedas de cinismo.

Hoy, el ayuntamiento de Barcelona en un momento de lucidez postelectoral (qué curioso que no lo haya aprobado hace un par de semanitas), ha decidido poner freno al incivismo sobre la bicicleta. Multas de hasta 450 euros por atar una bicicleta en un farol, señal o árbol. 450 euros puesto que se toma como “leve” porque como sea tomado como “grave” te pueden caer hasta 1800. Una regulación se necesita, ciertamente, pero esto es algo que sólo un político que no conoce lo más mínimo la realidad de la bicicleta urbana puede elucubrar.

El hecho de ir habitualmente con bicicleta por Barcelona ya de por sí merece un premio. La cantidad de obstáculos que puede llegar a encontrar alguien que vaya en bici por una ciudad es de tal calado que hacerlo habitualmente es un auténtico dispendio de valentía, serenidad y principios, ya que la vida te la juegas cada vez que sales a la calle.

Yo no lo hago para ir habitualmente, pero sí lo hago los fines de semana, cuando el tráfico es menos intenso y me encuentro con una verdadera selva de incivismo no tanto por los ciclistas y sí, la mayoría de las veces, para con los ciclistas. Que multen a un ciclista por dejar la bici atada a una señal, y no se multe por poner la vida de un ciclista en peligro, es un auténtico disparate.

Los carriles bici están llenos de obstáculos, gente paseando por ellos, mobiliario urbano, salidas de metro, desaparecen súbitamente, señalizaciones de locura, coches que aparcan encima, semáforos eternos… un conjunto de cosas que hacen prácticamente imposible una circulación fluida y segura por ellos.

Si te bajas a la calzada tienes los coches émulos de Farruquito, los que giran sin mirar, el que abre la puerta a la buena de Dios, los que te pitan para que te apartes porque ir a 30 para ellos es ir como las tortugas, los que como ven que eres una bicicleta no dudan en salirte al paso cinco metros antes de llegar a ellos, los rebufos de camiones y autobuses, los…

Y mira tú por donde, lo que molesta en Barcelona, no son los carriles bici inexistentes, ni los hechos con el culo, deprisa corriendo y mal porque son una medalla para el regidor de turno que en su vida los va a pisar porque para eso tiene coche oficial. No. Lo que molesta es el pobre usuario de la bici que tiene que dejar su bici atada a un poste jugándose a cada momento que se la “vuelen” antes de que llegue a atar el candado. Eso sí, aumentarán las plazas de parking para bicicletas, que como sean como muchas que hay en las que no se puede atar la bicicleta de lo bien que están puestas, también van a servir de mucha ayuda.

¿No será que lo que realmente quieren con esta norma es hacer borrar de un plumazo el problema del robo continuo de bicicletas en las calles? Problema que pone de manifiesto la inutilidad de la Guardia Urbana en resolver el problema, así como las nulas intenciones de aumentar el presupuesto para solventarlo. Si no hay bicis en la calle, no hay ladrones de bicis, y si no hay ladrones, la seguridad ciudadana aumenta y el regidor y alcalde de turno se pueden poner las medallas tranquilamente. La ecuación cuadra a la perfección.

Es duro el decirlo, pero a los ayuntamientos no les interesa promocionar en lo más mínimo las bicicletas. Las excusas son de lo más variado, pero mientras que de los coches obtienen unos réditos infinitos que les ayuda a pagar los caros caterings consistoriales a cargo del erario público, de las bicicletas no obtienen nada más que gastos y dolores de cabeza. Y si bien el problema del coche en la ciudad es acuciante, lejos de tomar medidas estrictas que lo arreglen, se hacen los suecos y prolongan en lo posible su circulación de cara a que una supresión súbita del transporte motorizado privado no les haga caer en la bancarrota a más de un ayuntamiento.

Eso, sí, como ates tu bici a un árbol, 450 euros del ala.

Es que no les sales rentable, claro.


Delincuentes en acción. Tanto pagas, tanto vales.

miércoles, noviembre 08, 2006

Brumas Montillanas.

Hoy, al fin ya tenemos confirmación de la reedición del Tripartito, pero esta vez llamado “Govern d’Entesa” (Gobierno de Entendimiento). ¿Otra temporadita vamos a tener a Carod, Saura y Montilla en el gobierno de Catalunya? Pues si, no creo que lo hagan ni mejor ni peor que otros, porque al fin y al cabo no hay un político que trabaje bien para la ciudadanía, sino para bien de los lobbys a los que representa. Ello ha significado que en CiU estén que muerdan ante la situación.

CiU se había confabulado con Zapatero para ventilar a Maragall de la poltrona y meterse ellos, y aún a pesar de ser el partido político más votado no puede chupar del bote. Se han encontrado con un anodino Montilla -antítesis del payasete de Maragall- que se ha pasado por el forro lo que le han dicho desde Madrid, para desesperación del guaperas Mas, explotando votando en contra de Zapatero en el Parlamento de Madrid. Una pataleta, vamos.

¿Unión de perdedores? Si…,¿por qué no?. Imagínense que todos los pobres del mundo se uniesen, los ricos tendrían poco a hacer. Pues en esto ha pasado igual. Lo impensable, la hecatombe para la burguesía catalana ha sucedido: los perdedores se han unido y como son más que los “ganadores” pues hala… a cascarla por tiempos.

La primera en la frente. El poder une, la oposición desune, y el verdadero peligro de la situación actual es para la propia CiU. ¿Serán capaces de mantenerse unidos Convergencia Democrática de Catalunya con Unió Democrática de Catalunya estando en la oposición sin chupar ni una mala cartera, ni una mala comisión después de 25 años siendo el ombligo, los tesoreros y los jefes de Catalunya? Tres años, se podían soportar, y más confabulando con los socialistas españoles en contra de los catalanes pero…¿siete? Brumoso horizonte se les plantea.

Montilla no es Maragall. Es un hombre gris que pienso que dará mucho que hablar, pero poco que mostrar. No lo va a hacer mejor que nadie -no sería político entonces- pero si hemos de guiarnos por su etapa de Ministro de Industria, nadie se va a enterar que existe, pero el que se entere, no lo va a olvidar. Y CiU teme eso, que en medio de la niebla gris todo se difumine, se pierda, se apague… se eternice.

El primer tripartito fue un remake de los Payasos de la Tele en una televisión de plasma panorámica con sonido dolby- “ensordao”. Este segundo, será un telediario en una funcional televisión en blanco y negro y con sonido el justo y “mono”.

Esta vez no creo que los ciudadanos de a pie nos divirtamos tanto, pero otros habrán que lo harán menos.

Si lo hacen.


Las transparencias no van a estar de moda .

jueves, noviembre 02, 2006

¿Todos ganaron? No, pero casi.

Curioso cuando menos se puede calificar el resultado de las elecciones catalanas de este 2006. CiU ha ganado ampliamente (48), pero sólo ha sacado 2 escaños más que la otra vez. El PSC (37), se ha pegado un importante batacazo, perdiendo 6 escaños. ERC (21), que se preveía otro al que le iban a caer unas cuantas castañas de medio lado sólo ha perdido 2 escaños, gracias en parte al buen trabajo en Madrid de Puigcercós; El PP (14) ha perdido 1 respecto el 2003, cuando pensaban que algo iban a poder arañar de tanta Maragallada; ICV (12) ha ganado 3 desde el 2003 a pesar de formar parte del Tripartito y el partido del tío en pelotas, Ciutadans (perdón, “Ciudadanos”) ha sacado unos sorprendentes 3 escaños. Al menos, Carod ha reconocido que ellos no han ganado.

Con un reparto así, resulta que el Tripartito puede ser reeditado para gracia y disfrute de los convergentes y derecha en general, que se encuentran otra legislatura sin poder chupar del bote. CiU, como juró que no se aliaría con el PP, está condenado a chupar oposición otros cuatro años. Mas, definitivamente, no es el mejor recambio de Pujol.

El Tripartito, con 70 escaños sumados, obtendría otra vez la mayoría absoluta y puede volver a la Generalitat, con la novedad de que las diferencias entre las formaciones se han equilibrado. Los más potentes, PSC y ERC, han perdido ellos solos 8 escaños, mientras que ICV ha ganado 3. El “Alegría de la Huerta” Montilla, tendrá que sacar su gris mano izquierda para poder hacer alguna cosa. Maragall era más divertido, lo echaremos de menos.

El incongruente PP por su lado (curiosa su propaganda electoral en que en castellano decía una cosa diferente que en catalán), sigue quedando al margen de todo y de todos, con sus fieles perdiendo pistonada y con el peligro que representa el partido no nacionalista -pero castellanista a tope- Ciutadans (perdón, “Ciudadanos”), el cual amenaza con dividir el voto españolista que hasta ahora concentraba el PP, robándole el escaño que pierde y obteniendo dos más en la zona metropolitana de Barcelona, sobre todo en las poblaciones y barrios más “pijos”. El ejemplo está en Sant Jaume de Frontanyà, (el pueblecito más pequeño de Catalunya, con 29 electores),donde el único votante del PP en las elecciones del 2003 ha votado a Ciutadans (perdón, Ciudadanos) este año. Es un ejemplo.

En fin, que en Catalunya, en contraposición al bipartidismo que se ha instalado en el gobierno del Estado, se está produciendo un multipartidismo que obliga a todos los partidos a mantener negociaciones con todos, lo cual desde el punto de vista del ciudadano no es nada malo en absoluto. El espíritu “fenicio” que nos atribuyen a los catalanes sale a la luz en todos los aspectos, incluso en la política.

Aunque no guste a algunos, se ha de reconocer que somos un pelín diferentes ¿no?.


Lo que va a fardar en su pueblo, ¿ein, jefe?