Publicidad

domingo, diciembre 31, 2006

Esperanza para un año nuevo.

¡Mis mejores deseos para este 2007!

Os adjunto un vídeo de un rapero francés llamado Kery James y la letra -traducida- de lo que dice la canción. Vale la pena verlo y reflexionar.

Esperemos que todo el mundo escuche su mensaje, a pesar de la sordera profunda que toda la sociedad mundial parece que padece.

Esperemos.

-Ireneu-





La letra original la podeis encontrar aquí.


Mensaje de amor incluso en tiempo de guerra
Mientras que algunos avivan las pasiones
Yo rapeo para los Negros, los Árabes y los Blancos
Que sepas que no soy de esos a los que la diferencia asusta
Tu color de piel no hace para mi ninguna diferencia
No hay color para amar, no hay color para sufrir
No hay color que te impida morir
No hay color para amarse, no hay color para sonreír
No hay color para llorar (lo sabes)
En nuestras diferencias estamos unidos
Nuestras apariencias no son siempre el reflejo
de lo que contienen nuestros corazones y es eso lo que importa
No hay color para que la muerte se te lleve
No hay color para hacer trampas, no hay color para engañar
No hay color para herir o matar
No hay un color que te inmunice contra el dolor
No hay un color que te haga superior (¡que lo sepas!)
Mi hermana no tiene color para llorar
Tu ves hermano, no hay color para amar
No hay color para sufrir
No hay color para sonreír
No hay color para llorar
No hay color para ser estúpido, ignorante, racista y limitado
No hay un color dedicado a la absurdidad
No hay un color que pruebe tu inteligencia
No hay color que testimonie tu tolerancia
No hay color que te impida sentirte solo
Fulminado, superviviente de un amor fallido
No hay color que te proteja de la pobreza
No hay color que garantice tu honestidad
No hay color que te proteja del error, hermano
No hay color que te proteja del miedo, hermana
No hay color que te absuelva de toda injusticia
Ningún color garantiza tu éxito.
Conozco las fechorías del racismo y lo que provocan
Cuando la exclusión se vuelve rabia, llega el choque
Incluso en tiempo de guerra mientras la paz agoniza
Yo reanimo el amor puesto que su ausencia me agota
No hay color para llorar
No hay color para amar
Mensaje de amor incluso en tiempo de guerra
No hay color para llorar
Yo digo que no hay color para amar
Mensaje de amor incluso en tiempo de guerra
Yo rapeo para los Negros, los Árabes y los Blancos
Yo no estoy allí para decirles lo que ellos quieren escuchar

sábado, diciembre 30, 2006

Felicidades.

Felicidades a todos aquellos a los que la paz les es insoportable, a aquellos a los que les molestan más la libertad de pensamiento que la sangre, a aquellos a los que la vida humana diferente de la suya les importa un carajo, a aquellos que con tal de que otro enciegue son capaces de entuertar, a aquellos que hacen prevalecer sus intereses personales a los intereses de la comunidad, a aquellos que no han dudado ni un momento en poner todas las trabas habidas y por haber para conseguir la paz, a aquellos que necesitaban un muerto para tener la razón, a aquellos que sacan réditos electorales del dolor ajeno, a aquellos que anteponen un trapo a una persona, a aquellos para quienes las armas son el mejor diálogo, a todos ellos…

…felicidades.
Mis más sinceras felicitaciones.

viernes, diciembre 29, 2006

Escrúpulos clonados.

Ha saltado a la palestra informativa la intención de los EE.UU. de dar permiso a la venta de ganado clonado para el consumo humano, y ya se ha armado el gran revuelo. Cuestiones morales y científicas se utilizan como arma arrojadiza a favor y en contra en los distintos foros de opinión. Sin embargo, nadie parece darse cuenta que estamos hartísimos de comer alimentos clonados y todo el mundo lo encuentra lo más natural del mundo. ¿Por qué nos rasgamos las vestiduras entonces? Ignorancia, sin duda.

Clon, ésta es la palabra que pone los pelos de punta a más de uno, que se asocia a monstruos de cuatro cabezas que expelen azufre por sus fauces y que vete tú a saber lo que te pasaría si te lo comieras. Curiosamente casi nadie sabe que proviene del griego “klón” y significa, simplemente, retoño. Ya no es lo mismo, ¿no le parece?

Un clon, según el diccionario, es un individuo reproducido de manera perfecta, en el aspecto fisiológico y bioquímico, a partir de una célula originaria. Y si bien, a partir de una en concreto no hace mucho que se ha conseguido, a partir de un grupo de ellas, la sociedad se ha cansado de hacerlo desde hace miles de años y no le estoy tomando el pelo.

O sino...¿cómo piensa que se consiguen esas manzanas de casi un kilo, esas magníficas peritas de San Juan, esas bellísimas rosas amarillas, o esas olivas sevillanas? Efectivamente, cada vez que usted coge un esqueje de un geranio y lo planta en su maceta está creando un clon, un ser exactamente igual al original pero que no es el original. Sin ir más lejos, esas naranjas sin pepitas que usted acostumbra a comer en invierno tienen su origen en un único naranjo que se encontraba en una plantación de Bahía (Brasil) a finales del siglo XIX y que, por casualidad, daba naranjas más jugosas y sin pepitas. Como no tiene pepitas no se puede reproducir sexualmente, por tanto la única forma de reproducirla es mediante esquejes o injertos, es decir, clonándolo.

El debate que nos concierne hoy viene provocado por el hecho de que estamos hablando de consumir el resultado de hacer crecer un “esqueje” de oveja, vaca, cerdo o cualquier otro animal de corral. Para un frutal no hay ningún problema porque es sencillo y llevamos muchas generaciones haciéndolo habitualmente llegándose a considerar hasta “natural”, pero no así para los seres superiores, de los cuales hace bien poco que se conoce el sistema de reproducción asexual y ello nos llena de dudas. Si además confundimos la clonación con la modificación genética, el rizo ya está rizado.

La modificación genética es peligrosa dado que estamos introduciendo un cambio en el ADN de una célula el cual, por “efecto mariposa”, puede tener consecuencias impredecibles a largo plazo tanto en la salud humana como en el medio ambiente. En la clonación, por el contrario, no tiene lugar ninguna modificación genética, sino que se hace crecer asexualmente un organismo por alguna característica que nos interesa. Dicho de otra forma, si encontramos en una granja un pollo con cuatro muslos y sacamos un “esqueje” de él y lo reproducimos no nos va a pasar nada. Lo realmente peligroso puede ser comer un pollo al cual hayamos inducido en un laboratorio a que tenga cuatro muslos. No conviene confundir los términos.

Total, que no tiene porqué significar ningún problema el hecho de consumir animales clonados, pero me hacen gracia estos hipócritas escrúpulos, cuando el hombre es un ser omnívoro que puestos a comer, se come hasta las cucarachas tostadas, los saltamontes al gratén y hace competiciones para ver quien se come más ostras crudas en menos tiempo.

O como dijo José Maria García en su momento de los ínclitos correveidiles de la federación: es que nos comemos el Niño Jesús y nos bebemos el Ebro.

Eso sí, nos da asco que sea carne clonada.

jueves, diciembre 28, 2006

Cobardes.

La impresión de que nuestros políticos cada día que pasa están más desquiciados, más que una sensación personal se está convirtiendo en un axioma universal. Y para muestra, dos botones: por un lado, la desastrosa ley antitabaco que a un año vista de su implantación se ha convertido en la absurdidad más grande que ha parido político alguno, y por otro lado la aún más absurda si cabe normativa para el control de la calidad de las “estatuas vivientes” de la Rambla de Barcelona. Ambas para mear y no echar gota.

La Ley antitabaco, en principio estaba pensada para proteger al no fumador y a los trabajadores de los “tubos de escape portátiles” de una parte de la población e intentar congeniar los intereses de los diversos colectivos afectados por la ley. Un año después ¿qué se ha conseguido? Se ha conseguido que un 90 por ciento de los bares sean exclusivamente para fumadores y los usuarios no fumadores no tengamos ni derecho a reclamar porque ya sabemos donde nos metemos; que los restaurantes de más de 100 m2 hayan separado las zonas de no fumadores con simples biombos, lo cual no sirve absolutamente para nada pero les ahorra las multas; que en Catalunya se hayan hecho 6000 inspecciones y solo se hayan incoado expediente a 30; que los restauradores estén de uñas entre ellos ya que unos se ven obligados a poner zonas de fumadores y otros no y, en el summum de la efectividad, que tan solo un paupérrimo 2% de la población fumadora haya dejado el vicio del tabaco. Se han lucido.

Los lumbreras de nuestros dirigentes, en su denodada obsesión por dejar a todos contentos y guardarse las espaldas electorales, han dejado todo enmerdado al no atreverse a coger el toro por los cuernos y, directamente, suprimir el uso de tabaco en espacios cerrados como hubiera sido lo más lógico, ya que de esta forma no se generarían guettos de fumadores/no fumadores, todos los restauradores tendrían las mismas oportunidades sin generar agravios comparativos ni gastos por adaptaciones y la ley sería realmente efectiva. El mandar tiene el problema de que no siempre puedes ser el bueno de la película, pero ser el malo tiene consecuencias electorales y -para desgracia de la ciudadanía- quien vive del cuento no está dispuesto a asumirlos.

Sin embargo, esas mismas mentes clarividentes, no tienen ningún complejo en promulgar una normativa para controlar a los que se ponen en una rambla o paseo ejerciendo como estatuas vivientes. En el colmo del despropósito municipal, se pretende hacer un control “de calidad” al “arte” que ejercen estas personas y ¿quién va a ser el encargado de hacerlo? ¿Un especialista en artes escénicas? Pues no, el municipal de turno, que si no tiene bastante con controlar los grafiteros, las putas, los trileros, los coches mal aparcados, los atracos, los perros cagadores y las personas meadoras, ahora, además ejercerán de críticos de arte con la opción de que si no les gusta y el pobre “estatua” se ha comprado una careta y no se la ha hecho él mismo, será desahuciado del sitio en que se ha puesto. Acojonante.

Contra esto sí pueden ejercer con mano dura nuestros próceres, total, por una vez no van a perder votos por actuar de forma despótica, ya que los afectados son unos pobres desgraciados. A lo otro, nadie quiere ponerle el cascabel al gato.

Cobardes.
Crítico Municipal de Artes Escénicas

domingo, diciembre 24, 2006

¡Feliz Navidad!

Desde estas lineas quiero desearos a todos los que alguna vez habeis pasado por esta página...

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Si son buenos tiempos para ti, disfrútalos como mejor te parezca. Si no los son tanto, no padezcas demasiado, no hay mal que cien años dure... ni cuerpo que lo aguante, claro... jejejeje!

¡Un saludo a todos!

Diversidad de opiniones ante estas fiestas.

sábado, diciembre 23, 2006

Brindis diferenciales.

Hoy, como hace ya la tira de años, se ha vuelto a celebrar el conocido día de la Salud, en que gran parte de la población en viendo que no se ha llevado ni una linda del sorteo de Navidad y en un claro ejercicio del conformismo español que nos hace famosos más allá de nuestras fronteras, se resigna con no perder la salud en el camino en vista de la suerte esquiva. Sin embargo, cada año hay unos pocos que han podido celebrar que la suerte ha llegado a su hogar (overbooking de papeletas vendidas, aparte), celebrándolo cada uno como puede, pero sin faltar la apertura de la oportuna botella de cava… o no, según la zona.

Resulta muy curioso ver la distribución de los premiados, el producto que utilizan y el color político que manda en esa comunidad, o si no, vean unos ejemplos:

-Onil, Alicante (Valencia): PP, sidra.

Fuenlabrada (Madrid): PP (pero PSOE en la alcaldía), sidra y cava catalán.

-Gran Canaria : PP, sidra.

-Málaga (Andalucía): PSOE, cava catalán.

-Oviedo (Asturias): PSOE, cava catalán.
En la cuna de la sidra, celebran con cava de Sant Sadurní d’Anoia. Curioso, curioso…

-Sevilla (Andalucía): PSOE, cava catalán.

-Valencia : PP, pero como es en la sede del PSOE, cava.

-Zaragoza (Aragón): PSOE, cava.

-Bilbao (Euskadi): PNV, cava.

-Almazán, Soria (Castilla-León): PP (alcaldía del PP empatada a ediles con el PSOE), cava catalán.

-El Prat de Llobregat, Barcelona (Catalunya): Tripartito PSC-ERC-IC, cerveza.

Saquen ustedes sus propias conclusiones, las que quieran. Les puedo asegurar que a cualquiera de los fotografiados hoy, su opinión, les va a importar bien poco.

Y bien que hacen... ¡qué coño!

lunes, diciembre 18, 2006

Mentiras y todo.

Hace unos días, en una televisión belga, la RTBF, se produjo una noticia que revolucionó a toda la sociedad belga. En riguroso directo se afirmaba que el parlamento de Flandes había votado a favor de la independencia de esta región y que por consiguiente daba por finalizado el actual reino de Bélgica. En esas mismas noticias, se aseguraba que el Rey de Bélgica había huido del país y se había exiliado al Congo (antigua colonia belga). La gente empezó a colapsar las líneas de la televisión y se les advirtió que era una broma, una noticia mordaz que no tenía nada que ver con la realidad. La población había caído en la trampa como lo había hecho anteriormente Orson Wells con su “Guerra de los Mundos”. El revuelo que se ha formado en el país de Fabiola (que siempre nos ayudaba en Eurovisión regalándonos algún puntillo), ha sido de órdago.

Sin embargo, aquí prácticamente no se ha hablado nada de esta noticia y ha pasado de rasquillón en los diarios. A nadie le ha interesado dar su opinión y no ha pasado de la anécdota, pero… ¿qué hubiese pasado si esa misma patraña, con unos visos de verosimilitud muy elevada, hubiera sido emitida por Euskal Telebista o TV3, anunciando la independencia de Euskadi o Catalunya? Miedo me da el pensarlo, pero seguro que los grupos más exaltados y, por tanto, los más cerriles, no se hubiesen quedado quietos y se habría armado la de San Quintín.

¿Exageraciones? No lo crean tanto. Tanto se está estirando de la cuerda nacionalista por parte del PP, con tantas mentiras vertidas y tanto revolver el río de los sentimientos nacionalistas de los españoles, creando un estado de opinión que sea propicio para los intereses electorales de sus ambiciosos “capos”, que sólo habrá que esperar a una mínima chispa para desencadenar lo impensable.

Nuestros políticos están jugando con fuego cada día que abren la boca, creyéndose que no se pueden quemar. Más vale que una osada parodia no les haga una mala pasada.

Aquí somos tan zopencos que nos creemos mentiras y todo.

domingo, diciembre 10, 2006

La hipócrita falta de calidad.

Usted necesita unos zapatos nuevos, y cuando va a comprarlos, ve que los precios son de un disparatado solo comparable a los precios de los pisos. A estas alturas, encontrar un par de zapatos por debajo de los 30 euros es una auténtica utopía. Cualquiera que sea la zapatería, y por cochambroso que sea el zapato, los precios oscilan entre los 50 y los 150 euros. Sin embargo, es curioso que las zapaterías regentadas por chinos, los zapatos más caros se estén cotizando sobre los 20 euros. Los comerciantes autóctonos alegan que los zapatos chinos tienen muy poca calidad y que por eso son más baratos, pero la realidad es bastante diferente.

Actualmente, todo, absolutamente todo, viene de China: televisores, ordenadores, mp3 , aparatos audio, ropas, calzado, artilugios para la cocina, juguetes, artículos de papelería… todo. Sin embargo, el consumidor, muchas veces no se fija donde está hecho sino en la marca que lo ampara. No es lo mismo una chaqueta Nike o Adidas, confeccionada en China o en Vietnam, que la misma chaqueta de marca impronunciable fabricada en esos mismos países. Mientras que las unas son “Nike” de casi 200 euros, las otras son unas vulgares “chinas” que no llegan a 30, sin darnos cuenta que hay muchas posibilidades de que las mismas manos sean las que las han confeccionado.

En el caso de los zapatos pasa exactamente lo mismo. Las grandes marcas ya llevan decenios trabajando con los países del extremo oriente, y sin embargo nadie se ha exclamado por llevar unas Reebok confeccionadas en Pakistán o en Indonesia, ya que lleva unas “Reebok”. La única diferencia estriba en que durante muchos años, sólo las grandes marcas han sido las que han podido comerciar con estos países, pero ahora el mercado se ha abierto de tal forma que cualquier pardillo puede comprar y vender productos chinos o coreanos, para desgracia de los confeccionistas de calzado locales, que han visto que han tenido que reducir plantillas y reducir costes por la bajada de las ventas.

Curiosamente, estas mismas empresas abocadas a la clausura se han tenido que despabilar y han pasado de ser confeccionistas a dedicarse a importar. Sus mismos productos, confeccionados en China, les salen a un tercio del precio que les costaba confeccionarlos aquí, y convenientemente personalizados no hay nadie que sepa diferenciar donde han sido confeccionados. La empresa española vende producto español vendido a precios españoles, pero confeccionado y comprado a precios chinos. El negocio redondo.

Sin embargo, el gran problema se les viene encima cuando comerciantes chinos venden productos -entre ellos zapatos- chinos, a precios chinos en España. Es en ese momento cuando los mismos que se aprovechan de los precios chinos pero a escondidillas (si su producto español sospechosamente no pone Made in Spain en ningún sitio, puede tener la completa seguridad de que es “chino”), hipócritamente lanzan el bulo de que esos productos tan baratos son malos, creando a propósito una opinión mala hacia ellos. La lucha contra la competencia es feroz.

La naturaleza humana es la que es y no se puede hacer nada contra ella. Si a los cuatro días esa zapatilla Adidas se le parte en siete trozos, es “una que les ha salido mala”; Si es una de marca española, “qué raro, mira que son de aquí”, pero como sea una “china”, lanzaremos un peyorativo “¿Qué puedes esperar de los chinos?”. Lo gracioso del asunto es que las mismas manos que han hecho unas pueden haber sido las que han hecho las demás, pero con marcas diferentes..

La compra, como muchas veces he comentado no es un acto sensato, sino más próximo a la ludopatía que a un acto de reflexión y necesidad. O si no, fíjese en las fechas que se nos aproximan, en que el acto de filantropía navideño ha quedado reducido a consumir tanto como podamos.

Normal, es que lo ha dicho el Corte Inglés…


El zapato es el mismo. Cójalo como quiera.

sábado, diciembre 02, 2006

Imbecilidades letales.

Ayer fue el Día Mundial contra el SIDA, día institucionalizado para recordar a todo el mundo que más de 40 millones de personas están infectadas de este virus. Sin embargo, y a pesar de los constantes llamamientos, el número de infectados sigue creciendo: 4.3 millones de personas se han contagiado durante el 2006, la mayoría de ellos heterosexuales que no han usado preservativo. ¿Por qué?

Una de las causas la hemos de encontrar en la propia irresponsabilidad y zoquetería humana. Si sabiendo que el preservativo te inhibe en gran medida del contagio ¿qué excusa banal se puede utilizar para, justamente, no utilizarlo? ¿El placer? ¿Racanear en su compra? ¿Orgullo de machito? Evidentemente, cuando se han dado cuenta de que han sido infectados, se acuerdan de Santa Bárbara, pero la cuenta atrás ya ha comenzado. El riesgo es el riesgo. Se siente.

Por otro lado, el hecho de que una gran proporción de los infectados esté en países en desarrollo (África e India principalmente) implica que la falta de una economía mínimamente desarrollada haga imposible la llegada del preservativo a una parte importante de la población mundial, creando una bomba de relojería en forma de foco de infección endémica que no hace más que irradiar afectados al resto del mundo. De poco sirven las políticas de prevención en los países desarrollados si su gente no se está de echar un “polvito” a pelo con lo primero que se mueva. La pobreza, por tanto, mata... al rico también .

Sin embargo, lo que tiene más delito es la posición de la Iglesia Católica, la cual, aún a sabiendas de las graves consecuencias de esta pandemia, niegue conscientemente el uso del preservativo o de cualquier método de contracepción. Por lo visto, la curia vaticana quiere que aumenten su “socios” a toda costa. Que estén todos infectados y que vivan menos que un gato callejero les trae sin cuidado. Aunque si lo miramos bien, resulta hasta lógico: como ellos “eso” lo usan poco, pues con ellos no va la cosa. Vaya jeta.

Total, que en el tiempo que le haya llevado leer este texto se habrán infectado 15 o 20 personas en el mundo, y a pesar de saberlo, aún habrá inconscientes que no usen el preservativo porque “quita sensibilidad” y otros aún más inconscientes todavía que demonicen el preservativo porque va contra la “ley de Dios”.

La ignorancia es atrevida. La imbecilidad, letal.


Depende exclusivamente de tí.