Publicidad

jueves, marzo 22, 2007

Resistencia.

Desde la derecha aragonesa siempre se ha buscado la confrontación con Catalunya en relación a lo que se ha dado a llamar Franja de Ponent (Franja de Oriente, para los maños), una zona limítrofe a Catalunya en la que a pesar de no haber sido jamás catalanes, hablan en catalán desde la Reconquista.

Los métodos que han utilizado han sido los que secularmente ha utilizado el poder españolista en todas las zonas del país donde el castellano no es la lengua predominante: denigración y desprecio de la lengua y cultura propias de la zona (se dice que hablan "chapurreao" e incluso que es un dialecto del aragonés), prohibición expresa de la utilización de la lengua propia, acoso mediático y político de los movimientos de defensa de la cultura de la Franja, todo ello para romper los lazos culturales que los unen con Catalunya. El conflicto del Museo Diocesano de Lleida y el arte de la Franja es simplemente un llamativo ejemplo de la situación. Situación tan aberrante como que la extrema derecha aragonesa no ha dudado en poner en la picota a la misma lengua aragonesa siguiendo los mismos procedimientos que con el catalán en la Franja.

En este marco de confrontación cultural inducido desde las altas esferas de poder, ha salido un grupo de rock llamado Los Draps que defienden a ultranza la lengua que hablan (el catalán) y lo que es más importante, su indudable aragonesismo, ya que consideran que en Aragón se hablan tres lenguas y no se está haciendo absolutamente nada para defenderlas desde el gobierno autonómico aragonés.

Tal es el ímpetu que ponen en sus letras estos 7 jóvenes del Matarranya -único grupo musical que canta en catalán en Aragón- que el PP aragonés los ha denunciado por llamarlos "fascistas" e "hijos de puta" en una de sus canciones, más concretamente en esta.

La Franja, además, se ha convertido en campo de batalla entre los nacionalistas españoles y los nacionalistas catalanes, sin tener demasiado en cuenta que las gentes del lugar tienen mucho que decir, y estos chavales lo dicen y bien clarito: quieren defender su lengua y su cultura de los ataques directos de quien la desprecia, pero también quieren defender su propia independencia como aragoneses. Un bravo por ellos.

De verdad que creo que ya va siendo hora de una vez de que seamos todos conscientes de que la realidad española, guste o no, es algo más que el castellano, los toros y las castañuelas.

No los harán callar.

1 comentario:

Sergio Fidalgo dijo...

¿Cuándo dedicarás un post a los productos DIA?