Publicidad

martes, mayo 22, 2007

Colores de guerra.

Ya están aquí las elecciones, y las máquinas de los partidos han empezado a ponerse en marcha de la forma más maquiavélica posible para cargarse a sus contrincantes. La poltrona tiene mucha tirada y no se escatima para conseguirlas. O si no...¿porqué piensan ustedes que el PP ha cambiado su tradicional color azul por un color anaranjado? ¿Por azar? ¿por cambiar?. La jugada es sibilina, pero bastante efectiva.

En las últimas elecciones, la única formación que consiguió chupar protagonismo a los peperos y de paso arrebatarle votos fue Ciutadans, que curiosamente, utilizaron como color representativo uno diferente al que se estaba utilizando hasta entonces, el naranja. Ciutadans, visto el éxito de su partido, decidió extender su campaña al resto de España, con lo que los PP's empezaron a inquietarse y no poco.

Sin embargo, jugaba a su favor la capacidad económica del partido popular y la poca implantación del nuevo partido. ¿Forma de ahogar a Ciutadans? Inundar España entera de propaganda del PP del mismo color que la de su contrincante. Ciutadans no tiene capacidad para hacer lo mismo, y al estar formado hace poco, un cambio de colores no haría más que confundir a su incipiente pero importante electorado, por lo que ha de asumir el órdago que le han endosado los populares.

Antes los colores de Ciutadans destacaban, ahora, con un simple cambio de color del PP han conseguido que pase totalmente desapercibido para el grueso del electorado. Los peperos han ahogado la voz que les molestaba y ahora las disensiones y las ambiciones internas dentro de Ciudadanos harán el resto.

El PP ha hecho el jaque. Ciutadans se hará el mate.

Sublime.

¡El naranja es tu color!... o no.

1 comentario:

Mr.Celofan dijo...

Asquito me dan todos.