Publicidad

lunes, mayo 14, 2007

Eurovisiva envidia con Denominación de Origen.

Bueeeno... en la vigésima posición: España. Mis quinielas estaban en que quedaban entre el 20 y el 25 y no me he equivocado un pelo. Ahora, todos los "analistas" se quejan de que si se tiene que hacer un festival para los países del Este, que si se votan entre ellos, que si se tiene que volver a un jurado profesional que evalúe las canciones, que si patatín que si patatán... total, que menos reconocer que la canción que llevaron era una auténtica castaña, todo. Una reacción muy típica española: la culpa siempre de los demás.

La indignación recorre todo lo largo de la geografía patria, repasando que los paises de más allá del antiguo Telón de Acero solo se votaron entre ellos y que los países occidentales quedaron todos entre los últimos. La actuación de los "D'Nash" (curiosa la adición de la D' ) para estos histriónicos críticos de opereta, fue insuperable, genial, tremendamente innovadora e injustamente perdedora. El summum del pecado fue que Andorra ¡NO NOS VOTÓ! Hasta aquí llegáramos. Lo que realmente pica no es que los demás se voten, sino que NADIE nos votó. Es decir, pura y dura envidia con Denominación de Origen Española.

Portugal nos dio 8 puntos y Albania, un sorprendente 12 que casi me lanza al traste mi augurio, y sin embargo, nadie ha hecho mención al respecto. El paupérrimo puntillo de Grecia dolió como una patada en los mismísimos y el 20 puesto, como si hubieran tirado ácido sulfúrico a más de uno.

Señores, seamos francos, con la URSS estábamos mejor. Los países occidentales, hacíamos lo que queríamos e imponiamos nuestra ley... musical. Una ley musical que casi hunde al Festival por lo quico, repipi y cursi de sus canciones, y no fue hasta la entrada de los países orientales que la cosa se volvió a rehacer, pero al gusto de los occidentales, evidentemente, no.

La gente vota con sus móviles la canción que más le gusta y al que le cae más simpático. Aquí llevaron a Eurovisión a cuatro papanatas, allí dieron los votos a quien mejor les pareció. Totalmente democrático ¿no? pues no, porque lo que han dejado en evidencia es que los países del Este, a pesar de todo, son más amigos entre ellos que amigos entre ellos son los países occidentales. Aquí el odio ancestral se demuestra en votos. Un francés jamás votará un inglés, un español no votará un francés y un inglés jamás votará un alemán. Estamos solos, no tenemos amigos que nos voten, no tenemos "coleguillas" ni aliados. Y que te repasen eso, eso si que duele.

Suerte tienen de que como pagan, participan directamente en la final, que si no... Los Ucranianos llevaron una canción disparatada y desmadrada que casi les hace ganar (quedaron segundos) ; España, Francia y la Gran Bretaña, con canciones grises y tópicas, quedaron del 20 para abajo. El Occidente conservador se ha estancado, el Este innovador arrasa.

¿Seguirán en la misma línea el año que viene? Seguro, aquí no se aprende ni a ostias.

¡Otra vez nos han "levantado" la camisa!

3 comentarios:

Haters dijo...

Europa del Este es superinnovadora en música y en las listas de venta de todo el mundo arrasa. Está clarísimo.

Vamos pericos!

Tbo dijo...

Pues yo pienso que el sistema de votación es un autentica M, y lo puedo demostrar. Antes de las votaciones en las páginas de apuestas deportivas, pude ver que Servia era la gran favorita y algunas más que quedaron entre las primeras. Haber como se puede saber el resultado antes de comenzar las votaciones. Muy sospechoso. No me gusta.

Sergio Fidalgo dijo...

Podrían hacer la clasificación con un bombo de lotería...