Publicidad

viernes, julio 27, 2007

Gente con principios.

Aunque parezca mentira aún existen hombres íntegros sobre la faz de la Tierra. No como esos que acusan al gobierno del apagón de Barcelona, pero para los que Fecsa-Endesa no ha tenido la menor culpa.

Tendríamos que aprender de esta gente sencilla. Posiblemente este mundo sería el verdadero paraíso que muchos deseamos.



Un australiano renuncia a 3.650 millones de euros por mantener la tradición en sus tierras

El australiano Jeffrey Lee no pierde ni un segundo de su tiempo pensando en el elevadísimo valor del uranio, a pesar de que la cotización de este metal podría convertirle en uno de los hombres más ricos del mundo. Y es que la firma energética francesa Areva está dispuesta a pagar más de 5.000 millones de dólares (unos 3.650 millones de euros) por extraer 14.000 toneladas de uranio de un terreno propiedad de Lee, según informa el diario Sydney Morning Herald.

Lee es miembro del clan Djok y el principal responsable de un depósito de uranio de Koongarra. Él asegura que nunca accederá a las pretensiones de las empresas que le asedian. "Hay sitios sagrados, especiales que están bajo mi responsabilidad. No estoy interesado en las ofertas del hombre blanco. No me importa el dinero, ya tengo un trabajo y puedo ir a pescar y caza. Eso es todo lo que necesito", afirma el hombre, de 36 años.

Sometido a una gran presión

"Estoy sometido a una gran presión y durante mucho tiempo no quise hablar ni pensar en Koongarra. Pero ahora quiero hablar públicamente sobre esto tengo miedo por el futuro de mis tierras", ha dicho. "He aprendido todo lo que sé a la sombra de mi abuela. Oí todas las historias y aprendí todo lo referente a esta tierra, y ahora deseo transmitirlo a mis hijos", ha subrayado al rotativo australiano.

Areva pretende extraer uranio en su explotación de 12,5 kilómetros de superficie, aprovechando el gran incremento del precio del uranio en el mercado internacional. Pero la negativa de Lee añade una gran presión al Gobierno Federal para incorporar estas tierras al Parque Nacional de Kakadu, con lo que cambiaría su estatus y pasaría a ser un territorio protegido. La opinión pública sigue el caso con gran expectación.

El futuro relevo

El Gobierno de Howard ha mantenido siempre que no aprobaría la creación de ninguna mina nueva en el territorio sin el consentimiento de los dueños de las tierras. El Ejecutivo trasladó a la Unesco que facilitaría la integración de las tierras al parque de Kakadu si así lo solicitaban sus dueños.

Lee, que trabaja como guardabosques en Kakadu, ha declarado que si Koongarra forma parte de dicho territorio él respirará tranquilo. "Así, las leyes, las costumbres, los árboles, las plantas y el agua de este lugar permanecerán igual que cuando me fue traspasada la responsabilidad de su cuidado por mi padre y mi abuelo", ha declarado. Lo que no tiene tan claro es a quién traspasará el relevo para defender este territorio: Lee es soltero y no tiene ningún hijo. "Es algo sobre lo que todavía tengo que reflexionar," se limita a decir.

No todo el mundo tiene tan sólidos principios.

1 comentario:

Mr.Celofan dijo...

Tarde o temprano se harán con el uranio, triste pero inevitable.