Publicidad

miércoles, marzo 05, 2008

Excusas de fiera herida.

Hace un poco de tiempo, leíamos con cierta esperanza el cariz que tomaban el asunto de los secuestrados por las FARC. Las negociaciones iban viento en popa y parecía que incluso el icono de los secuestrados, la política Ingrid Betancourt, secuestrada desde hace más de 6 años, pudiera salir de su cautiverio gracias a las negociaciones que se llevaban a cabo gracias al ínclito Chávez. Sin embargo, ahora, de golpe y porrazo y sin venir a cuento, el presidente colombiano no se le ha ocurrido otra cosa más que meter el ejército en terreno ecuatoriano y, al mejor estilo israelí, dar caza al número 2 de las guerrillas del FARC, Raúl Reyes, echando al traste todas las negociaciones que, por fortuna, tan buenos resultados habían dado y provocando el estado de guerra en la zona. Parafraseando a Hamlet, algo huele a podrido en este asunto.

Sin embargo, si vemos los actores y la obra que están representando, la cosa se vuelve mucho más trasparente: El gobierno colombiano, con el liberal Álvaro Uribe al mando, tiene como mayor valedor el gobierno de Estados Unidos, de quien recibe todo el apoyo militar y logístico; por el otro lado, Venezuela y Ecuador con sus respectivos gobiernos de izquierda populista (Hugo Chávez y Rafael Correa), que son el temor más grande del Tío Sam. Si a esto añadimos que con las negociaciones de liberación, Chávez y Correa se están poniendo las medallas a capazos, ya tenemos todo el teatro montado. En esta situación, no interesa la vida de los secuestrados ni, hasta cierto punto, las actividades de las FARC, ya que todo es un juego de estrategia geopolítica norteamericana.

Washington, desde siempre, ha visto Sudamérica como un jardincillo de su propiedad y ha campado por él a sus anchas. Sin embargo, últimamente le están creciendo los enanos, ya que hay un montón de países que han entrado dentro de una órbita de izquierdismo anti-yanqui más o menos contraproducente para sus intereses: Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú... y la cosa parece que no tiene visos inmediatos de parar.

En esta tesitura, la negociación por el asunto de los secuestrados está dando publicidad a Chávez (y de paso a Francia) y se está volviendo en contra de los intereses estadounidenses en la zona, por lo que era simple cuestión de tiempo de que se boicoteara de alguna forma la liberación de secuestrados, y hela aqui. Utilizando los sistemas que utilizan los asesores norteamericanos con Israel y los palestinos, han cazado al 2º de las FARC en territorio ecuatoriano y ha provocado a los otros. Para el márqueting norteamericano, el mundo ha de tener claro que los malos no son ellos, sino Chávez y compañia. La excusa es lo de menos, y en esas estamos.

El dolar en caída libre al igual que su economía, un mundo globalizado donde la información vuela, economías de centro-izquierda en plena expansión (caso del Brasil) y la gente que cada vez es menos tonta, están poniéndoles las peras a cuarto en su propio terreno. No hay nada peor que una fiera herida.

Miedo me dan.


¡Mira que les gusta enmerdarse a los hijos de Bush!

1 comentario:

Lado C dijo...

hola... pasaba por aqui y no pude evitar dejar un comentario...

Es raro que si los gobiernos de Chavez y Correa son tan pésimos, tan "populistas", tan torpes, sean los que más preocupan a EEUU...

Los paises desarrollados pretenden en base a descalificaciones y motes como "populismo", privarnos a los pueblos sub desarrollados de las politicas nacionales que hicieron grandes a quienes hoy son desarrollados... fuerte intervención estatal, politicas subsidiarias, protección pararancelaria...

Claro, nuestros recursos deben estar primero al servicio del primer mundo, y nuestros gobiernos no deben ser más que admnistradores de estos territorios donde vuestras empresas y ciudadanos puedan venir a explotar y turistear...

Avanza, avanza, despierta y camina, la lucha popular por América Latina...

Saludos desde Chile, hermoso territorio con vista al mar, administrado por sus dueños... las trasnacionales!!!

atte

Rodrigo Guerra