Publicidad

jueves, julio 10, 2008

Buitres, trepas y pirañas.

Muchas veces han dicho de los "pericos", que tenemos una casa de putas en vez de una entidad deportiva, dados los problemas internos de poder de la familias que tradicionalmente había tenido el club. Sin embargo, si lo nuestro es una casa de putas...¿como tendríamos que definir al F.C. Barcelona actualmente? Con el culebrón Laporta, con moción de censura incluida, el Barça está siendo una auténtica casa de lenocinio en que los bidés están llenos de pirañas, los armarios de avisperos y las habitaciones de buitres. Por suerte, yo estoy viendo los toros desde la barrera.

Si hemos de ser sinceros, a mí, el hecho de que esté Laporta en el Barça, ya me está bien. Será el interfecto más soberbio y trepa que se pueda encontrar, pero como seguidor del Espanyol no puedo por menos que reírme un rato de las desgracias ajenas, ya que bastante lo han hecho ellos con nosotros, y siempre está mal que siempre sean los mismos los que se rían. Es este sentimiento que me pone un poco a favor de la continuidad del polémico "Jan".

Sin embargo, este mismo posicionamiento me permite ver que sí, que es posible que el actual presidente del Barça, sea un ser prepotente que solo utiliza a su club como trampolín para su proyección personal. Pero no nos engañemos. Los que tiene a su alrededor... ¡son tanto o más trepas y manipuladores que él! Ahora se ha abierto la veda, y el trepa máximo se está viendo acosado por sus propios "Brutos" que quieren su piel a toda costa, y lo que es más importante... su poltrona.

El Barcelona es -todavía- una ONG, al ser una entidad deportiva sin ánimo de lucro (juasjuasjuas!) y, por tanto, cualquier mamotreto con alguna influencia que quiera un altavoz gigantesco para hacerse con una cuota de poder en este país, puede llegar -a base de traiciones, cianuro y puñaladas traperas (de buen rollo, eso sí)- a estar en lo alto del trono azulgrana. El club es lo de menos, y los colores los sienten en proporción de sus intereses. Lo siento por aquellos culés de corazón que darían su alma por el club, porque estos malmascas no tendrán ningún pudor en destruirlo si tienen algo que ganar.

El RCD Espanyol, fue el hazmerreir de los culés porque fue obligado por decreto a dejar de ser una ONG, para transformarse en una S.A.D. (Sociedad Anónima Deportiva). Era una bajada de categoría. No obstante, esto mismo ha estabilizado el club y lo que le permite prosperar, ya que ha aclarado quien es el que manda: el que tiene más cuartos. Y eso va a misa. Las otrora omnipotentes "familias" han intentado hacer de las suyas para romper el club a su favor, pero como no juntan cuatro duros, han tenido que achantar.

En el Barça, por su parte, esto no es posible, y cualquier mindundi ambicioso puede -y de hecho están haciéndolo- aprovecharse de la infraestructura del club para escalar en el escalafón social. El club, lo de menos; los intereses económicos y personales siempre delante.

El Barça próximamente nos va a dar mucho espectáculo, pero témome que no será futbolístico.

Nueva directiva del Barça. ¿O es la vieja?

No hay comentarios: