Publicidad

miércoles, julio 09, 2008

Ese es el problema.

Si alguien viene por Barcelona y pasea por sus calles, que vaya con cuidado que vendrá una patrulla de los Mossos d'Esquadra (La policía autonómica catalana), y como te pillen hablando castellano, te van a dar de hostias hasta en el carnet, te llenarán de grilletes y dentro de una celda con los barrotes rojo y amarillo te obligarán a cantar el Virolai hasta que te salga con acento de Vic. Esto es lo que gusta de escuchar - y propagar- a las alas más carcas y reaccionarias de la derecha española, es decir a nuestros amigos Fede y Pedro "Tanga" Ramirez. ¿Lo peor? que hay gente que en su ignorante y cegato nacionalismo, sin haber pisado tierra catalana en su puta vida, se creen a pies juntillas estas soberanas "paridas".

Por si fuera poco esta tragicomedia con visos de vodevil, no se les ocurre otra que el sonado "manifiesto" para la defensa del castellano. ¡Como si una lengua que tiene unos 500 millones de hablantes, siendo la segunda lengua más estudiada del mundo, tuviera algo que temer de una lengua de 7'7 millones de hablantes de los cuales la gran mayoría son analfabetos de facto en su propia lengua!. Hombre...¡no jodamos!

El motivo de esta soberana gilipollez se ha de buscar en los posicionamientos de poder dentro del Partido Popular, donde el sector más franquista se está viendo desplazado a marchas forzadas de todos los órganos de poder que poseía. El chivo expiatorio le ha tocado, una vez más, a la lengua catalana, excusa recurrente y muy versátil del antinacionalista nacionalismo español para hacer ruido y dar por culo al personal de su propio partido y al ajeno. Y aunque aquí ya estemos curados de espanto, coñe... sentir tanta mentira y tan repetida, ya toca la huevada.

Yo lo he dicho durante estos tres últimos años por activa, por pasiva, y por soleares... yo no soy ningún mártir por escribir en castellano en Barcelona, ni emulo a Matrix porque esté hablando en castellano en mi casa, ni en la calle, ni en la red. Nadie me obliga a escribir, ni a hablar, ni a pensar en ningún idioma... ¡ni nunca lo han hecho! Y eso es tal vez, lo que les duela a estos carcamales, porque como dijo Ovidi Montllor...

T’adones amic? Hi ha gent a qui no agrada que es parle, s’escriga o es pense en català. És la mateixa gent a qui no els agrada que es parle, s’escriga o es pense.

(¿Te das cuenta, amigo? Hay gente a la que no le gusta que se hable, se escriba o se piense en catalán. Es la misma gente a la que no les gusta que se hable, se escriba o se piense.)

Ese es el problema.

La cultura siempre da miedo.

2 comentarios:

cosmofonio dijo...

La frase de Ovidi Montllor es genial, para enmarcarla.

Y tu post, estupendo (ya se echaba de menos). ¿Sabes qué? Ese debate NO está en la calle, por mucho que insistan los politiquillos.

Ireneu dijo...

Gracias Cosmofonio!

El riesgo está en que de tanto escucharlo, la gente acabe por creerselo, y entonces SI que tendremos el problema.

Por suerte, la gente tiene más seso que algunos gilipollas.