Publicidad

jueves, diciembre 25, 2008

Feliz Navidad!

Nuestra familia es peculiar y como buena familia mixta catalano/castellana aquí no nos estamos de nada y hacemos todas las fiestas habidas y por haber. La Navidad comienza con la cena de Nochebuena, se sigue con la comida del día de Navidad y posteriormente hacemos la comida del día de Sant Esteve (San Esteban). Una típica castellana (Nochebuena), una típica catalana (Sant Esteve) y una común (Navidad)... ¿Quien dijo que aquí había confrontación?

Ya hemos superado la primera con buena nota, es decir, sin necesidad de Alka Seltzer ni Bicarbonatos varios y nos aprestamos a comenzar la segunda, la comida de Navidad. Espero que el estómago llegue a San Esteban en ciertas condiciones, porque si no...

Sin embargo, en nuestra familia hay algo peculiar, ya que si bien hay costumbre que en la Nochebuena se canten villancicos por Castilla, el hecho de que nosotros cantemos una canción que se cantaba en la Guerra Civil se sale de la norma. Esta canción que transcribo a continuación la cantaba mi abuelo (muerto en el 1993) cuando estaba en el frente en el bando republicano. Cada Nochebuena se añadía al repertorio de Villancicos y desde su muerte ya hace 15 años ha seguido cantándose en recuerdo suyo y creo que, a poco que podamos, seguiremos cantándola por lo de recuerdo de la memoria histórica tiene. Yo me acuerdo de haberla oído toda la vida.

Dedicada a todos aquellos que, sin estar, continúan estando de forma indeleble en nuestra memoria.


El que quiera comer bien
Que se vaya a Guadarrama
El que quiera comer bien
Que se vaya a Guadarrama

Que el hijo puta de Mola
Tiene puesta una posada
Que el hijo puta de Mola
Tiene puesta una posada

El primer plato que dan
Son granadas rompedoras
El primer plato que dan
Son granadas rompedoras

Y el segundo de metralla
Para recordar la historia
Y el segundo de metralla
Para recordar la historia.


Sentimientos inolvidables.