Publicidad

martes, mayo 19, 2009

Contubernios eurovisivos.

Al acabar el programa de Eurovisión, y vista la posición en que había quedado España (la 24 de 25), mi pareja se preguntó cual sería la reacción en el debate que se iba a celebrar después. Mi respuesta fue clara: la culpa ha sido de los demás. Y efectivamente, la culpa de que quedáramos penultimos tan solo a un punto por encima de Finlandia, fue del resto de Europa, o al menos así lo expresaron los contertulios. Un ínclito Uribarri tuvo la desfachatez de pedir a España que reclamara... ¿el qué?

Somos un país de orgullosos que nos quejamos del chovinismo francés o inglés simplemente porque somos exactamente iguales que ellos, pero en pobretón, y no somos capaces de ver que hemos hecho las cosas mal. No existe una capacidad de autocrítica que nos haga avanzar y, seguimos entestados en hacer lo mismo de siempre y de la misma forma, es decir abocados al fracaso.

Soraya no lo hizo mal y por entrega y calidad de la artista no hay nada que objetar, pero tal vez fue la única que no lo hizo, porque todo el resto fue, como mínimo, decepcionante. Nos olvidamos una y otra vez que Eurovisión es un concurso de videoclips en directo, y vamos a nuestra puta bola.

Le echamos la culpa a la posición, a los países que se votan entre ellos, que lo español no gusta, que nos están castigando, al sistema de votaciones, al contubernio judeo-masónico, al... pero a Noruega 17 países le dieron un 12 y salió en el puesto 20. Algo habremos hecho diferente, ¿no? Pues para la ceguera de la gente, no.

Repito, Soraya no lo hizo mal, pero la puesta en escena no estuvo a la altura. ¿A quien se le ocurre vestir de azul a todo el conjunto cuando TODO el escenario era combinado en azul? ¿A quien se le ocurrió hacer una coreografía apelotonada, cuando el escenario era gigantesco? ¿a quien se le ocurrió llevar a dos tíos más altos que la Torre de Hércules y a tres tías más bajitas y más morcillonas que Soraya? ¿Nadie se dió cuenta que el truco de magia pasaba totalmente desapercibida entre la melodía y la coreografía? ¿Nadie vio que no quedaba claro quien cantaba en medio del mogollón? Pues no, como le gustó al que la montó no pensó en los que tenían que votar... total como íbamos a perder. Típico de un país donde la vocación de servicio al cliente, simplemente no existe.

Al pobre noruego en España lo han puesto de vuelta y media, que si mirada de cordero degollado, que si música carrinclona, pero miren el vídeo si pueden, y miren cual era la disposición en el escenario: El cantante en el medio, claramente diferenciado, mientras que los 3 chicos haciendo sus bailes en el extremo derecho y las chicas en el extremo izquierdo... igual que los españoles (y eso que llevábamos un ruso infiltrado, Alexei).

En Europa tienen unos gustos que aquí no se llegan a comprender, pero corcho... si les gusta las canciones melosas...¡pues llévalas! (Gran Bretaña, este año quedó 5º, después de quedar últimos en 2008) Pero no. Hay que hacer comulgar a Europa con lo que nos apetece, y después si no gusta, la culpa es de que se votan a los amiguitos y no nos entienden. ¡No jodamos! ¡Que Azerbaiyán quedó tercero con una rumba!

Encima este año, con 4 millones menos de espectadores ¿Mala planificación de TVE?, no, sencillamente el producto que se llevó no llamó la atención al público español, ni más ni menos como lo hizo al resto de Europa. ¿Premonición o matemáticas?

En fin, más de lo de siempre, y la gente que pide que España se retire de Eurovisión como hizo Italia...¡si señor! ¡política de avestruz, que si no juego seguro que no pierdo!

¡País!

Y sigue... y sigue...

2 comentarios:

dezaragoza dijo...

Me parece una entrada acertadísima y excelente. De verdad pienso que muy objetiva.

Solo añadiría que mientras en España se dé tanta importancia a algo como "Eurovisión" en lugar de empezar a pensar en cosas bastante más serias (esto es, más importancia a la estética y el qué dirán en Europa que a hacerlo bien) entonces sí que más que riesgo de tropezar lo que hay es riesgo de seguir siendo el país de pandereta y de guerra civil que fue y sigue siendo España. Así va el asunto.

Anónimo dijo...

Bueno, creo que en tu valoración falta añadir que si solo se hubieran tenido en cuenta los votos de los jurados de cada país, fueraparte del voto del público, hubieramos quedado los últimos.
Así que me parece que SÍ hubo complot, totalmente merecido por parte de TVE, pero para nada merecido por parte de la cantante, quién hace bien en quejarse.