Publicidad

miércoles, marzo 24, 2010

Dos frentes, una locura.

Si hay algo que llama la atención es cómo, de repente, Francia se ha puesto las pilas a la hora de atacar el terrorismo de ETA. Llama la atención por la virulencia verbal súbito contra los terroristas -cuando durante más de 40 años no había hecho demasiados aspavientos en contra- simplemente por el hecho de que ha muerto un gendarme a manos de la banda. Curioso cuando menos.

Sin embargo, lo que ahora vemos es el claro exponente de que ETA, ya no es aquel grupo de los años 70, que con sus acciones antifranquistas se granjeaba las simpatías de la población española demócrata. Aquello ha ido degenerando progresivamente con el paso de los años en una vulgar banda de atracadores albano-kosovares con chapela, de la que, con la excusa de la liberación del pueblo vasco están viviendo muchos perrofláuticos. La muerte del gendarme francés ha sido el culmen de esta degeneración.

Si algo tenían muy claro los etarras históricos era el hecho de preservar Francia como su santuario, ya que mientras no tuvieran altercados de sangre con los franceses, estos los iban a castigar con pluma de oca. El llevar siempre una pistola encima implicaba el evitar la extradición a España y por tanto, tener un juicio en Francia por cargos leves. Y ha sido por esta estrategia que nuestros vecinos nunca han visto al terrorismo de ETA como una grave amenaza. ETA es problema de España, y como tal han actuado durante 40 años... hasta hoy.

El desquiciamiento de los restos de ETA, debido al continuo acoso a la cúpula, ha hecho que los "machacas" hayan tenido que ponerse al frente de la organización, sin experiencia alguna, sin una ideología ni conocimiento de estrategias, y con la única intención de vivir del miedo a la antigua ETA a través de su impuesto revolucionario. Tal grado de improvisación y desapego les ha llevado a cometer un error que jamás, a ningún etarra, se le había osado cometer: matar a un francés... y menos por robar un coche.

Los mafiosos se han abierto, ellos solitos, un frente que tenían cerrado desde el principio, y quien sabe algo de historia militar, conoce que quien lucha por dos frentes, o es un superejército o acaba destruido. La potentísima Alemania nazi cometió el mismo error y así acabó. ETA, por el contrario, lo ha hecho estando en sus horas más bajas.

El hundimiento del bunker etarra está a punto de producirse y, aunque pueda parecer lo contrario, muchísimos abertzales lo están deseando.

Amén.


Ya sólo es cuestión de esperar.

4 comentarios:

malaputa dijo...

Ojalá.

cosmofonio dijo...

Apunta otro "amén".

Ireneu dijo...

Apuntado queda! ;-)

dezaragoza dijo...

No lo sé. Cachorros no faltan para continuar la tradición de sangre, pero me gustaría ser optimista y que se cerrara el tema de una puta vez.