Publicidad

martes, mayo 25, 2010

Nada para el pueblo, pero con el pueblo.

Yo no se porqué a estas alturas, se preocupan los políticos por las próximas elecciones. Después del espectáculo denigrante y barriobajero que sus señorías han protagonizado en el Senado, si esperan que la gente irá a votar será la clara señal de que la clase política de este país vive en los mundos de Yupi de la inopia más absoluta.  
Nuestra clase política está tan ciscada en salir de la crisis manteniéndose en la poltrona todo lo que sea posible, que su único objetivo está en restar votos al contrario utilizando todos los medios posibles a su alcance. El primero y más macabro, el sufrimiento de toda la sociedad española ante la crisis.
No les importa que el paro se haya desbocado, que la gente no tenga un duro para comprar nada, que las hipotecas se coman el poco salario que reciben, que las empresas estén al borde de la quiebra, que los bancos hayan aprovechado todo el dinero ofrecido por el estado para limpiarse de mierda de los chanchullos realizados o que los políticos se hayan llenado los bolsillos a espuertas a base de las concejalías de urbanismo... no. Eso, a ellos, no les importa más que si les puede reportar estabilidad en su aprehendida poltrona y les permite vivir sin la más mínima crisis durante los próximos cuatro años. Entonces sí que les importa.
El gobierno está gobernando a base de coscorrón de los países ricos y de improvisación continua ante la crisis. No quiere tomar ni una medida impopular con el único fin de no hacer peligrar su ya más que cuestionada situación. Posiblemente a Rita Barberá no le falte razón cuando ha desbarrado contra Zapatero, pero no es que sea exactamente la mejor para dar lecciones de moral y buen hacer político a nadie. En estas bancadas no hay futuro, en aquellas, tampoco.
Un gobierno inútil con una oposición más inútil todavía están llevando a este país al pozo más absoluto, entestados en un juego de "tócame Roque" que solo sirve para sus intereses, prescindiendo total y absolutamente del bienestar de sus gobernados, desarrollando un neo-despotismo ilustrado donde el dicho "todo para el pueblo, pero sin el pueblo" se deforma cínicamente en un "nada para el pueblo, pero con el pueblo".
Y después tendrán la desfachatez de pedirnos que les votemos y todo.
No se engañe. No luchan por usted.

3 comentarios:

dezaragoza dijo...

Y la gente votará en masa. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Ireneu dijo...

Otra cosa no se, pero la izquierda se irá en masa a la playa como haga buen dia. Eso es matemático!

dezaragoza dijo...

Correcto tb Ireneu, y la derecha votará religiosamente llueva o haga sol (amén). Siempre y cuando sen izquierda y derecha que en España hay una empanada mental de mucho cuidado.

¿Cómo era?, sí, que cada pueblo tiene lo que se merece. Triste pero es así.