Publicidad

jueves, junio 03, 2010

Asesinos de ideales.

He de reconocer que eso de estar a favor de algunas tesis cercanas a la derecha liberal siempre me mantiene con la mosca tras la oreja, pero si bien estoy totalmente de acuerdo con el estado del bienestar y la defensa de las clases más humildes, he de reconocer que se ha de poner limitaciones a los excesos que por parte de algunos trabajadores hacen de las prestaciones al desempleo. Posiblemente el hecho de ser un autónomo y que si me quedo sin trabajo, no cobraré ni un duro me de otra visión del asunto.

A nadie nos gusta trabajar para llevar el pan de cada día a la mesa, y siempre está mejor que nos lo traigan a casa -nadie somos tontos-, pero el hecho de depender “ad eternum” de las prestaciones del desempleo a cargo del Estado, no lo encuentro ni mínimamente ético. Es cómodo, claro que sí, pero nos convertimos en un mero parásito de la sociedad.

Los subsidios tienen la finalidad de ayudar a los trabajadores en paro a no vivir en la indigencia mientras encuentran un nuevo trabajo, pero todo el mundo conocemos a trabajadores en paro “espabilados” que apuran los dos años de prestación para no pegar un palo al agua, y cuando están a punto de caducar se ponen a buscar como desesperados. Es una opción legal, pero no lo considero ni medio bien, máxime cuando yo, trabaje o no, tengo que pagar de mis paupérrimos bolsillos mi cotización a la Seguridad Social, de la cual salen buena parte de estas prestaciones.

Duran i Lleida lanzó la piedra, y creo que no le falta razón, ya que si pedimos que los más ricos paguen más, en esta época de crisis nosotros tenemos la obligación de también poner de nuestra parte y reprimir a quien rechaza una tras otra las diferentes ofertas de trabajo que les propone la INEM con el solo hecho de vivir del trabajo ajeno. Si no queremos que nos explote la patronal, tampoco hemos de querer que nos exploten nuestros iguales y se tiene que poner remedio.

La medida es sumamente impopular, sobre todo para los sectores de la izquierda que son más papistas que el Papa y todavía no han visto que muchas de las posiciones radicales que en otra época eran legítimas, ahora son del todo contraproducentes para la misma clase trabajadora.

Los abusos matan los ideales... se tendrán que limitar, ¿no?

Que te sablee la patronal, duele, pero que te sableen los tuyos...

3 comentarios:

malaputa dijo...

Alguno, hace años, decía "programa, programa, programa", yo últimamente no me canso de decir "gestión y control, gestión y control".
Pero vamos, soy pesimista, vamos a pagar los de siempre y nos van a joder vivos y sin lubricante ni condón, haciendo daño, vamos.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, pero siempre y cuando se haga una reforma profunda del sistema, no solo de aquello que, en un momento dado, beneficia a los de siempre.
Hay gente que agota los 2 años de desempleo, que por otra parte es un derecho adquirido por el trabajo diario, por vaguez, pero hay otra gente que busca empleo y en el INEM, por su mala gestión, no lo encuentra ni con un detector, y el que le asignan, no tiene nada que ver con experiencia, formación, etc. Y como esto, muchas cosas.
Por cierto, los autónomos vais a tener prestación también.

Ireneu dijo...

Malaputa: Eso ya lo sabemos, que el desgraciado y el pobre, siempre las paga dobles,hija, pero si la gente no se menea -y conste que una huelga general lo único que será es un dia de fiesta a cargo de los trabajadores- pues no saldremos del pozo ni queriendo.

Anónimo: El Inem falla más que una escopeta de caña, pero si la gente no es capaz de hacer un esfuerzo por salir del pozo, no tiene derecho a que los demás le mantengamos el chiringuito a expensas de que encuentre su trabajo ideal.

Ah! Y seguro que tendremos cobertura... si pagamos más. No es lo mismo que te descuenten algo de la nómina a que tengas que pagarlo. Te aseguro que no es lo mismo.