Publicidad

viernes, julio 16, 2010

Ellos verán.

Si el viernes antes de las 14h, no se han puesto todos los partidos catalanes de acuerdo para consensuar un texto para la resolución del Estatut, es que tienen menos vergüenza que un piejo y no se han enterado de nada de lo que les dijeron el millón y pico de personas de la manifestación del 10-J: unidad de acción.

Catalunya ya está harta de que cada formación política no haga más que mirarse el ombligo -y su poltrona- y que con la tontería se dejen de lado los verdaderos problemas de la ciudadanía catalana. Nadie ha dicho que sea fácil de resolver, pero si existe una cierta unidad siempre será más factible llegar a un buen puerto. Y esto, que fue uno de los mensajes más claros que se lanzó a los políticos catalanes en la "mani", parece que no lo están queriendo escuchar... o como mínimo se están haciendo el remolón a la hora de atender, como el estudiante que se pone a hacer los deberes añorándose de la "play" que se está dejando en el comedor.

Incluso Zapatero ha dedicado nuevamente unos comentarios al asunto -siempre es un detalle democrático reclamar que no se tape la boca a quien piensa diferente-, aprovechando la circunstancia de un Rajoy que tenia cosas mejor que hacer que estar en su puesto de trabajo en un debate sobre el Estado de la Nación. Estado de la nación, que al primero que no le interesa un pimiento es a él si no puede sacar rédito electoral, como ha dejado patente con su desplante. 

De todas formas, algo falla profundamente en la política del "Imperio" cuando ZP, tras los insistentes vapuleos de CiU, ERC y Iniciativa con el tema del Estatut y la manifestación, ha de remarcar que se ha de respetar el hecho de que haya partes que tengan un pensamiento diferente sobre España. Que después de 30 años de democracia aún haya gente que vea el pensamiento único español como la única verdad absoluta, significa que de Democracia (con mayúsculas), en España, la justa, mientras que de hipocresía se sacan las espuertas llenas.

Ahora la pelota está en el Parlament. Veremos si mañana el tripartito y CiU son capaces de llegar a algún acuerdo, porque si no lo hacen, el tirón de orejas va a ser de los de órdago. El pueblo olvida, pero no perdona, y las elecciones están a tiro de piedra. Ellos lo saben, y de ellos depende. 

Ellos verán.

O sardana, o "Ball de Bastons". Ellos deciden.

No hay comentarios: